SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.19 número51Red innovemos. un medio para contribuir al cambio educativo en américa latina índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Bookmark

Cuadernos del Cendes

versión impresa ISSN 1012-2508

CDC v.51 n.51 Caracas set. 2002

 

Los planes nacionales de Educación para Todos. Un compromiso compartido

 

    Con los antecedentes de la Declaración Mundial sobre Educación para Todos, acordada en Jomtien a comienzos de la década de los noventa y del Foro Mundial sobre la Educación, celebrado en abril de 2000, los gobiernos adquirieron el compromiso de impulsar las metas de una Educación para Todos. En el mismo año, en la reunión de Santo Domingo, los países de la región definieron de acuerdo con sus particularidades los alcances y los medios para darle cumplimiento a estas metas. La reunión de La Habana, realizada en noviembre del presente año, concluyó con la aprobación del Proyecto Regional de Educación para los próximos quince años.

    Como se quiera, con auspicios de una extensa red mundial de instituciones internacionales y locales y la coordinación de la Unesco, la tarea ha ido tomando forma en el marco de los planes nacionales de Educación para Todos (EPT) y experimentando formas de asociación y movilización novedosas desde los espacios de acción de las sociedades. Ciertamente, con ritmos y resultados diferentes, los países latinoamericanos han revisado y adecuado sus agendas de reforma educativa, al mismo tiempo que gestado interesantes zonas de intercambio y debate, procurando la participación de la diversidad de actores que concurren a la vida educativa. Con variantes, a las iniciativas se han sumado agencias gubernamentales, organizaciones ciudadanas, asociaciones comunitarias, grupos de padres, movimientos pedagógicos, sindicatos magisteriales, universidades, y con ellos han prosperado simultáneamente grupos regionales dedicados a impulsar el debate, la consulta y el monitereo de los acuerdos. Tal es el caso, por ejemplo, del Pronunciamiento Latinoamericano y de la misma Unesco, que recientemente emprendió la iniciativa de un foro regional.

    En un curso que ha sido irregular por la complejidad de las dinámicas de los países latinoamericanos, sin embargo, el mérito ha sido el de volver a otorgarle a la educación importancia en la agenda política y abrirla a la responsabilidad de todos.

    Con la proximidad de la finalización de la etapa dedicada al diseño de los planes nacionales se hace necesario reiterar la difusión de la tarea que está en juego y de los medios previstos para su cumplimiento.

Objetivos de los planes nacionales de una Educación para Todos

    Extender y mejorar la protección y educación integrales de la primera infancia. La educación inicial. Las políticas nacionales deben garantizar la protección de los derechos de niños y niñas, incluyendo el derecho a la educación. Esto quiere decir que antes del año 2015 todos los niños, y sobre todo las niñas y los niños que se encuentren en situaciones difíciles y los pertenecientes a las minorías étnicas, tengan acceso a la educación.

    Considerando que la educación empieza con la vida y que el sistema educativo debe comprenderlo así, debe otorgársele atención a las comunidades pobres, las zonas rurales y en general a los grupos más vulnerables. Para ello, la responsabilidad y obligación del Estado es decisiva, procurando ofrecer servicios de calidad, mejorando la inversión en la educación de 0 a 6 años y apoyándose en iniciativas no formales y no convencionales, propiciando la participación de la familia, la comunidad.

    Acceso y culminación universal de la educación básica. Junto a la educación inicial, el Estado debe comprometerse en la garantía efectiva de la obligatoriedad y la universalidad de la educación básica, incluyendo las necesidades de minorías étnicas, poblaciones dispersas, desplazadas e indigentes.

    Con tales propósitos, debe asegurar el acceso al primer grado de la enseñanza básica, extender las oportunidades territoriales para que todas las regiones y poblaciones del país dispongan de educaciones básicas completas y permitir que ésta sea cubierta en las edades correspondientes. Para ello deberán emprenderse iniciativas dirigidas a mejorar los resultados de aprendizaje de manera equitativa, prestándosele atención a la transformación de los desempeños de escuelas y maestros.

    Satisfacción de las necesidades básicas de aprendizaje de jóvenes y adultos. En los diseños de política educativa y en las reformas educativas en curso deberá atenderse las necesidades de alfabetización, educación básica y secundaria de jóvenes y adultos, dirigiendo la atención a la formación permanente, integración al trabajo y preparación para la vida activa de grupos con serias carencias.

    Con esta intención deberán aprovecharse los programas de capacitación laboral, de alfabetización y de educación existentes, vincular las ofertas públicas y privadas convencionales y no convencionales en la provisión de servicios, asegurando el acceso y la permanencia.

    Tal como fue acordado en Dakar, se deberá dar a todos los jóvenes la oportunidad de recibir una educación permanente. Para los que dejan la escuela o la terminan sin adquirir la competencia necesaria en lectura, escritura, aritmética y habilidades prácticas, deberá haber múltiples opciones para que prosigan su aprendizaje. Esas oportunidades deberán ser interesantes y adecuadas a su medio y necesidades, ayudarlos a ser activos para forjar su futuro y transmitirles aptitudes útiles para la vida laboral.

    Ampliar los niveles de alfabetismo adulto reduciendo al menos la mitad del número de analfabetos. De la misma manera, se deberá ampliar y diversificar de manera considerable la educación continua y de adultos e integrarla en todas las estrategias nacionales de educación y de reducción de la pobreza.

    Para ello deberá haber un mayor reconocimiento del papel esencial que desempeña la alfabetización en el aprendizaje a lo largo de toda la vida, ingresos sostenibles, buena salud, ciudadanía activa y mejor calidad de vida para los individuos, las comunidades y las sociedades. La alfabetización y la educación permanente son primordiales para lograr la emancipación de la mujer y la igualdad entre los géneros.

    Asegurar la equidad. La Educación para Todos valora la diversidad como un factor enriquecedor de las personas, las sociedades y la educación.

    Siendo así, la equidad educativa deberá ser entendida como un medio para romper las barreras de discriminación, sean del tipo que sean: culturales, lingüísticas, religiosas, sociales, étnicas, de género o de capacidades individuales. Igualmente no sólo como igualdad de oportunidades en el acceso, sino también en la calidad de la oferta y en los resultados de aprendizaje.

    Entendida de esta manera, la educación debe ser asumida como un derecho humano irrenunciable. Para hacerla efectiva se deberá definir la educación bajo los conceptos de la inclusión social y la responsabilidad compartida.

    Asegurar la calidad de la educación y la relevancia de los aprendizajes. Con la equidad, los planes nacionales deben procurar elevar la calidad del desempeño de los servicios, expresada ésta en un aumento de los logros de aprendizaje básicos de todos.

    A los esfuerzos por ampliar la cobertura deberán sumarse actividades para mejorar la calidad de la educación, si se quiere atraer a los niños a la escuela, retenerlos en ella y lograr que obtengan resultados satisfactorios.

    Para ello, los gobiernos y los demás asociados con la Educación para Todos deberán colaborar. Para que un programa de educación tenga éxito hace falta: i) alumnos sanos, bien alimentados y motivados; ii) docentes bien formados y técnicas didácticas activas; iii) locales adecuados y material didáctico; iv) un plan de estudios que se pueda enseñar y aprender en una lengua local y aproveche los conocimientos de profesores y alumnos; v) un entorno que no solamente fomente el aprendizaje, sino sea, además, agradable, atento a las cuestiones de género, sano y seguro; vi) una definición clara y una evaluación precisa de los resultados esperados, entre ellos, los conocimientos, las competencias, las actitudes y los valores; vii) un gobierno y una gestión participativos; y viii) el respeto por la comunidad y la cultura local y participación en ellas.

    Como sea, para llevar a cabo los compromisos contraídos en los planes nacionales queda claro que los países deberán aumentar la inversión, proteger las condiciones de vida, formación y laboral de los docentes, servirse de las nuevas tecnologías de información y comunicación, articular la agenda educativa con la estrategia de desarrollo y establecer nuevos espacios de concertación y mecanismos de participación en la gestión de las políticas.

Los planes nacionales de Educación para Todos. Una responsabilidad compartida

    Ya se ha dicho que la tarea se concibe como una responsabilidad del Estado, pero igualmente como un compromiso de la sociedad. Y para hacerlo así se han venido proponiendo y activando un conjunto de medios y espacios que puedan permitir la incorporación de la ciudadanía a la discusión de las líneas de trabajo para cubrir los compromisos, la implementación de acciones y el monitoreo, y la evaluación del cumplimiento de las metas.

Entre éstos deben mencionarse:

i) La coordinación nacional del plan. Para hacer operativo el plan, los gobiernos disponen de una coordinación, representada por un miembro de la alta gerencia ministerial, con suficiente dedicación y con una trayectoria reconocida en el campo.
ii) El foro nacional. Entendiendo que se trata, como se ha dicho, de una responsabilidad compartida, se viene promoviendo la materialización de foros nacionales en tanto espacio para el intercambio y la cooperación entre el complejo universo público que toca a la educación y el diverso y extenso terreno de actores civiles relacionados con la misma.
Para hacerlo efectivo se ha recomendado que el foro en cuanto mecanismo, si bien debe ser lo suficientemente representativo de aquella diversidad, a la vez debe estar limitado en su tamaño, de modo que todos sus miembros puedan ser escuchados. El Foro de Dakar, en las directrices para la preparación de los planes nacionales, estima en 20 el número ideal de miembros y encarga a la coordinación nacional de organizarlo y motorizarlo.
El foro se concibe como un recurso de gestión dinámico, responsable por la sensibilización, la movilización de recursos, el seguimiento de la EPT, la circulación de información relevante y la difusión de sus propósitos.
iii) Los diálogos nacionales. Más que un espacio cerrado, se trata de un medio para la consulta abierta que permita la inclusión en el debate de un conjunto máximo posible de organizaciones e instituciones de la sociedad.
Muchos más amplios, deben permitir que diversos representantes de todos los sectores puedan participar del debate y la discusión.

Dónde obtener información sobre los planes de EPT y cómo vincularse a espacios regionales y nacionales

    Existe suficiente material disponible con información sobre la marcha de la Educación para Todos a la cual se puede acceder por las redes informáticas. Para enterarse de los compromisos, disponer de análisis comparados de la situación educativa latinoamericana, evaluar indicadores relevantes, hacer valoraciones prospectivas, detectar experiencias innovadoras en marcha y acceder a debates en curso, pueden consultarse:

    Satisfacción de necesidades básicas de aprendizaje. Una visión para el decenio de 1990. Conferencia Mundial de Educación para Todos. http://www.efa.unesco.cl/doc_esp/todo.htm

    Marco de acción regional: Educación para Todos. Marco de Acción para las Américas. Santo Domingo, 2000. http://www.efa.unesco.cl/doc_esp/todo.htm

    Declaración de Cochabamba y Recomendaciones sobre políticas educativas al inicio del siglo XXI. Promedia VII. 2001. http://www.unesco.cl/03.htm

    Situación educativa de América Latina y el Caribe, 1980-2000. Unesco. www.unesco.cl

    El futuro de la educación en América Latina y el Caribe. Unesco, 2001.http://www.unesco.cl/promed17/elfuturo.pdf

    Primer Estudio Internacional Comparativo sobre Lenguaje, Matemáticas y Factores Asociados en Tercer y Cuarto Grados de Educación Primaria. Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación. Unesco. Orealc. http://www.unesco.cl/pdf/programa/inflab2.pdf

    Estudio cualitativo sobre escuelas con resultados destacables. Laboratorio Latinoame¬ricanos de Evaluación de la Calidad de la Educación. Unesco. Orealc. 2002. www.unesco.cl

    Red Innovemos. http://www.innovemos.unesco.cl y http://www.cendes.ucv.ve

    Pronunciamiento Latinoamericano. http://ar.groups.yahoo.com/group ComunidadEducativa/

    Foro Regional de Educación para Todos. http://www.unesco.cl/ept y http://www. cendes.ucv.ve