SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.47 número2Sensibilidad a la insulina y función de la célula beta en los diferentes estados de tolerancia a la glucosaFenotipo y genotipo del doble heterocigoto para δβ Talasemia/βIVSII-849 Talasemia en una familia venezolana. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Investigación Clínica

versión impresa ISSN 0535-5133

Invest. clín v.47 n.2 Maracaibo jun. 2006

 

Niveles basales de insulina en una población del estado Zulia, Venezuela. 

Virginia Fernández1, Emilio Clavell2, José J. Villasmil2, Gustavo Calmón2, Xiomara Raleigh1, Luz Marina Morales1, Gilberto Campos1, Elena Ryder1 y Eglee Silva2. 

1Instituto de Investigaciones Clínicas “Dr. Américo Negrette”, 2Instituto Regional de Investigación y Estudio de Enfermedades Cardiovasculares “Dr. Tulio Alberto Sulbarán”, Facultad de Medicina, Universidad del Zulia. Maracaibo, Venezuela. Correo electrónico: vfernandez@luz.edu.ve; virfernandez@hotmail.com 

Resumen. El objetivo del presente estudio fue establecer los niveles basales de insulina en una población del estado Zulia. Se estudiaron 1703 individuos (1175 mujeres y 528 hombres) de 5 subregiones sanitarias del Estado Zulia (Maracaibo, Guajira, Perijá, Sur del Lago de Maracaibo, y Costa Oriental del Lago de Maracaibo). A cada individuo se le determinó peso, talla, circunferencia de cintura y cadera y presión arterial. Se calculó el índice de masa corporal (IMC, Kg/m2). Después de 12 horas de ayuno, se tomaron muestras de sangre venosa y se determinaron las concentraciones de glicemia, triglicéridos, colesterol total y HDL-C empleando métodos enzimáticos, e insulina por radioinmunoensayo. De acuerdo a los criterios del ATP III se establecieron 2 grupos: sin alteraciones metabólicas (138 individuos) y con alguna alteración metabólica (1565 individuos). El 84,8% de los sujetos sin alteraciones metabólicas y el 80,4% de los sujetos con alteraciones, se caracterizaron por ser de raza mezclada. Los individuos delgados (IMC < 25 Kg/m2) sin alteraciones metabólicas, presentaron los valores más bajos de insulina basal (p < 0,0001), comparados con los sujetos con sobrepeso del mismo grupo y con los individuos con alteraciones metabólicas. Este estudio propone considerar como puntos de corte para los niveles de insulina basal valores de 13 µU/mL para las mujeres y 11µU/mL para los hombres mayores de 20 años de la región zuliana. 

Palabras clave:  Insulina basal, valores de referencias, población adulta. 

Basal insulin levels in a Zulia state population in Venezuela.

Abstract. This study examines the basal insulin levels in a population from Zulia state (Venezuela). A total of 1703 subjects (1175 women and 528 men) from five different sanitary regions (Maracaibo, La Guajira, Perijá, Sur del Lago de Maracaibo, y Costa Oriental del Lago de Maracaibo) were studied. Weight, height, waist and hip circumferences, and blood pressure were determined. A blood sample was taken after a 12-h overnight fast to determine serum glucose, triglycerides, total cholesterol and HDL-C using enzymatic methods and insulin by radioimmunoassay. According to ATP III criteria two groups were established: a group without metabolic abnormalities (138 subjects) and a group with some metabolic abnormalities 84.8% of subjects of the non metabolic alteration groups and 80.4% of the group with some metabolic alteration were of mixed race. Non metabolic altered lean subjects (BMI < 25 Kg/m2) had the lowest (p < 0.0001) basal insulin levels compared to the ones with overweight from the same group and the obese with metabolic abnormalities. This study proposes to consider a cutoff basal insulin levels of 13 µU/mL for women and 11µU/mL for men, over 20 years of age, in the Zulia state region of Venezuela. 

Key words:  Basal insulin, references values, adult population. 

Recibido. 03-10-2005. Aceptado: 08-12-2005. 

INTRODUCCIÓN 

La insulina controla un gran número de procesos metabólicos que van desde la regulación de intermediarios del metabolismo hasta el control del transporte de iones a través de la membrana celular, promoviendo la síntesis de proteínas, la trascripción de genes y la proliferación celular (1). La insulina regula el metabolismo de la glucosa y de los lípidos (2), incrementa la captura de glucosa en músculo y grasa e inhibe la producción de glucosa hepática. La acción de la insulina sobre el hepatocito conduce a la reducción en la expresión de genes claves que codifican las enzimas responsables de la gluconeogénesis (3). Existen numerosos factores que interfieren con el mecanismo de acción de la insulina que pueden conducir al desarrollo de insulino resistencia. 

El término de insulino resistencia se emplea corrientemente para referirse a la incapacidad de una cantidad conocida de insulina endógena o exógena para incrementar la captura y utilización de la glucosa en un individuo (4). La importancia de esta definición es que es el efecto de la insulina sobre la captura y utilización de glucosa y no sus otras acciones lo que define la insulino resistencia. Todas las técnicas empleadas para medir insulino resistencia utilizan la relación entre administración de insulina y captura y utilización de glucosa. Dado que los niveles de glucosa en plasma regulan la secreción de insulina, los niveles de insulina en plasma reflejan la acción de ésta sobre la captura de la glucosa y su metabolismo. Un problema potencial sería la hiperinsulinemia compensatoria, la cual es necesaria para mantener el metabolismo normal de la glucosa en un estado de insulino resistencia, pero que puede conducir a un mecanismo de acción exagerado sobre el transporte de iones, síntesis de proteínas y/o procesos de crecimiento. 

Un estudio reciente (5) demostró que la elevación de los niveles de insulina plasmática en ayunas era un factor de riesgo independiente de todas las causas de mortalidad de pacientes no diabéticos con infarto al miocardio. Kragelund y col. (5) concluyeron que los futuros estudios deben tener como objetivo la reducción de la insulino resistencia y la utilización de la insulina en ayunas en intervenciones primarias o secundarias. 

Para evaluar la insulino resistencia se han empleado diferentes pruebas como el “clamp” hiperinsulinémico euglicémico (6), el test de supresión de insulina (7), y la prueba de tolerancia a la glucosa intravenosa con un modelo computarizado (8). Estas pruebas son costosas y son limitantes en estudios a gran escala. Las concentraciones de insulina en ayunas se consideran como un medidor indirecto de insulino resistencia en estudios epidemiológicos y se correlaciona bastante bien con la insulino resistencia medida con el “clamp” hiperinsulinémico euglicémico (r = –0,6) en sujetos no diabéticos (9). Laakso (10) ha propuesto que la insulina en ayunas puede considerarse como un medidor seguro de la insulino resistencia. 

Para poder determinar cuándo existe hiperinsulinismo en un sujeto, se plantea la necesidad de establecer valores de referencia. Este estudio tuvo como objetivo establecer los niveles de insulina en ayunas de individuos de diferentes regiones del estado Zulia con la finalidad de proponer puntos de corte. En este estudio se analizaron los niveles de insulina en las diferentes razas, esto permitió determinar el grupo étnico influyente en los valores de insulina encontrados en la región zuliana. 

SUJETOS Y MÉTODOS 

La muestra se seleccionó usando la técnica de muestreo estratificado al azar para cada una de las cinco sub-regiones sanitarias del Estado Zulia: Maracaibo, Guajira, Perijá, Sur del Lago de Maracaibo y Costa Oriental del Lago. Se analizaron los sueros de 2217 individuos, de estos fueron excluidos 23% por falta de datos antropométricos y/o de laboratorio (cantidad de suero insuficiente, o suero hemolizado). La muestra total analizada fue de 1703 individuos (1175 mujeres y 528 hombres) mayores de 20 años residentes del Estado Zulia. Las sub-regiones sanitarias del Estado estuvieron constituidas por poblaciones agrupadas que presentan características similares de acuerdo al estilo de vida, factores socios económicos, culturales y nutricionales. 

Todos los participantes recibieron información verbal y escrita del propósito y contenido del estudio, obteniéndose su aprobación 

A cada sujeto se le realizó una historia clínica, donde se obtuvo la información sobre sus hábitos tabáquico y alcohólico historia de enfermedad crónica, medicación, antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular y diabetes mellitus. Asimismo se tomaron las medidas antropométricas (peso, talla, circunferencia de cintura) y la presión arterial, la cual se midió en dos oportunidades con intervalo de 5 minutos, en el brazo derecho estando el sujeto en posición sentada y utilizando un brazalete adecuado según la circunferencia braquial del individuo con un Dinamap pro 100 (Criticon Vital Answer, Inc.). 

Se calculó el índice de masa corporal (IMC=Kg/m2) y los individuos se clasificaron de acuerdo al criterio de la OMS en normales (18,5-24,9), con sobrepeso (25,0-29,9) y obesos (> 30,0) (11). 

Para establecer los sujetos con alteraciones metabólicas se consideraron los criterios definidos por el NCEP/ ATPIII, (12) indicados a continuación: 

- Circunferencia de cintura: 

Hombres > 102 cm 

Mujeres > 88 cm 

- Triglicéridos ³ 150 mg/dL 

- HDL-C: 

Hombres < 40mg/dL 

Mujeres < 50mg/dL 

- Presión Arterial ³ 130/85 mm Hg 

- Glucosa en ayunas ³ 110mg/dL 

A cada individuo, se le tomó muestra de sangre venosa luego de un ayuno de 12 horas. Se obtuvo suero después de la centrifugación a 3000 rpm por 15 min y se determinaron los niveles de glicemia, triglicéridos, colesterol total, HDL-C, empleando métodos enzimáticos utilizando un equipo analizador automático de química sanguínea (CIBA-Corning, modelo Express plus 560) e insulina por radioinmunoensayo (RIA) en fase sólida (Coat-A Count Insulin, Diagnostic Products Corporation, USA). 

Los valores de referencia de insulina basal se determinaron a partir de los resultados obtenidos del grupo de individuos que no presentaron ninguno de los criterios el ATPIII, definidos como los individuos sin alteraciones. Se tomó la media más una desviación estándar para establecer los puntos de corte. 

Análisis estadístico 

Se clasificó la muestra en 5 grupos etarios: 20-29; 30-39; 40-49; 50-59 y ³ 60 años. 

Se procedió a analizar la distribución probabilística descrita por los valores de insulina en la población general y en grupos etarios mediante el análisis de asimetría de Kurtosis y se aplicó la prueba de normalidad de Kolmogorov-Smirnov, la cual determinó que no seguían la distribución Gaussiana y se procedió a la normalización de la muestra mediante la transformación logarítmica (logaritmo decimal) de estos valores. 

Para el análisis descriptivo, se utilizaron las medidas centrales y de dispersión: media y desviación estándar (DE). Se utilizaron las pruebas de diferencia entre medias, t de Student para dos factores y ANOVA para más de dos factores. 

Todos los análisis se realizaron utilizado el programa estadístico computarizado Statistical Análisis System (SAS). Se consideró una p < 0,05 como significativo. 

RESULTADOS 

Las características generales de la población estudiada en el Estado Zulia, clasificadas por sexo, aparecen en la Tabla I. No se observaron diferencias entre las edades de hombres y mujeres del grupo estudiado. Se encontraron diferencias significativas (p < 0,0001) entre los hombres y las mujeres en las variables peso, talla y cintura. Las mujeres tenían distribución de grasa central (cintura > 88 cm), a diferencia (p < 0,0001) de los hombres (cintura < 102 cm). Tanto los hombres como las mujeres tenían sobrepeso de acuerdo a su IMC. 

TABLA I

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA POBLACIÓN DEL ESTADO ZULIA 

Variables 

Sexo 

Mujeres 

Hombres 

1175 

528 

 

Edad (años) 

46,8 ± 15,2 

47,5 ± 16,2 

0,4 

Peso (Kg) 

67,4 ± 15,1 

77,3 ± 17,9 

0,0001 

Talla (m) 

1,55 ± 0,1 

1,67 ± 0,1 

0,0001 

Cintura (cm) 

91,9 ± 12,6 

97,4 ± 13,6 

0,0001 

IMC (Kg/m2

28,1 ± 5,9 

28,1 ± 5,4 

0,4 

Bioquímica (mg/dL) 

 

 

 

     Glicemia 

96,4 ± 26.5 

97,6 ± 24,7 

0,3 

     Colesterol 

180,2 ± 52,2 

174,0 ± 52,7 

0,005 

     HDL-C 

46,2 ± 13,6 

40,4 ± 12,9 

0,0001 

     Triglicéridos 

148,8 ± 79,3 

175,8 ± 100,2 

0,0001 

     Insulina (µU/mL) 

17,4 ± 2.5 

18,3 ± 2.5 

0,7 

Presión Arterial (mm Hg) 

 

 

 

     Sistólica 

130,9 ± 25,3 

138,1 ± 24,2 

0,001 

     Diastólica 

75,2 ± 12.6 

81,4 ± 13.2 

0,001 

Los valores representan las medias ± desviación estándar. 

Las principales alteraciones metabólicas observadas fueron HDL-C disminuida, tanto en mujeres como en los hombres (< 50 mg/dL en las mujeres y < 45 mg/dL en los hombres), y elevación de los niveles de triglicéridos en los hombres (> 150 mg/dL). 

Para obtener la distribución normal de la insulina, se procedió a realizar la transformación logarítmica de los valores de esta variable (logaritmo decimal). El valor de a3 fue de –0,194 y el de a4 fue de –0,017. La media de insulina basal fue similar entre mujeres y hombres. 

Las cifras de presión arterial tanto sistólica como diastólica fueron significativamente más elevadas (p < 0,001) en los hombres comparados con las mujeres. En los hombres los niveles de presión sistólica fueron superiores a 135 mm Hg. 

La población general se clasificó en dos grupos tomando los criterios definidos por el ATPIII: Grupo sin alteraciones metabólicas (138 individuos) y Grupo con alteraciones metabólicas (1565 individuos). 

Los niveles de insulina basal de los individuos provenientes de las sub-regiones sanitarias del Estado Zulia clasificados sin y con alteraciones metabólicas, se muestran en la Tabla II. Los individuos de la sub-región Guajira presentaron los niveles más bajos de insulina, tanto en el grupo sin alteraciones como en el grupo con alteraciones, al compararlos con los individuos de las otras sub-regiones (p < 0,0001). En el grupo sin alteraciones metabólicas, los sujetos de las sub-regiones Capital y Guajira mostraron niveles de insulina basal significativamente inferiores (p < 0,0001) a los encontrados en las sub-regiónes Costa Oriental del Lago, Sur del Lago y Perijá. Esta última, presentó los niveles de insulina basal más elevados. 

TABLA II

NIVELES DE INSULINA BASAL EN INDIVIDUOS PROVENIENTES DE DIFERENTES SUB-REGIONES SANITARIAS DEL ESTADO ZULIA. CLASIFICADAS POR ALTERACIONES METABÓLICAS 

Sub-región 

Sin alteraciones 

Con alteraciones 

*p < 

 Capital 

7,2 ± 1,8 (19)

14,4 ± 2,0 (402)

0,001 

 Guajira 

6,2 ± 2,0 (18)

11,0 ± 2,4 (272)

0,001 

 Perijá 

27,1 ± 1,8 (7)

18,1 ± 2,0 (62)

0,01  

 Sur del Lago 

13,0 ± 2,2 (14)

21,1 ± 2,0 (228)

0,001 

 COL 

14,1 ± 2,4 (80)

21,3 ± 2,6 (601)

0,001 

Valores expresados como media ± desviación estándar. En paréntesis el número de observaciones.    Insulina basal en µU/mL.    COL: Costa Oriental del Lago. Letras diferentes indican diferencias significativas con p < 0,0001 entre sub-regiones.    * p < indica diferencias significativas entre el grupo sin alteraciones y con alteraciones. 

El 84,8% (117/138) de los sujetos sin alteraciones metabólicas y el 80,4% (1259/1565) de los sujetos con alteraciones, se caracterizaron por ser de raza mezclada (Tabla III). Dentro de esta raza, los individuos sin alteraciones metabólicas presentaron un valor de insulina basal de 12,2 ± 2,6 µU/mL similar a los valores encontrados para los Negros y Guajiros. 

TABLA III

NIVELES DE INSULINA BASAL EN LAS DIFERENTES RAZAS DEL ESTADO ZULIA CLASIFICADAS POR ALTERACIONES METABÓLICAS 

Razas 

Sin alteraciones 

Con alteraciones 

*p < 

 Mezclados 

12,2 ± 2,6 (117)

17,6 ± 2,4 (1259)

0,001 

 Negros 

11,0 ± 2,5 (13)

18,2 ± 1,8 (169)

0,001 

 Guajiros 

9,9 ± 1,6 (7)

16,4 ± 2,2 (81)

0,001 

 Paraujanos 

4,5 (1) 

8,1 ± 2,2 (56)

 

Valores expresados como media ± desviación estándar. En paréntesis el número de observaciones.    Insulina basal en µU/mL.     Letras diferentes indican diferencias significativas con p < 0,0001 entre razas.     * p < indica diferencias significativas entre el grupo sin alteraciones y con alteraciones. 

De acuerdo a los resultados presentados en la Tabla IV, en las mujeres sin alteraciones metabólicas, se observó una disminución significativa (p < 0,0001) de los niveles basales de insulina en el grupo > 60 años de edad. En los hombres esta disminución fue evidente a partir de la cuarta década (p < 0,0001). Tanto las mujeres como los hombres con alteraciones metabólicas presentaron niveles basales de insulina más elevados que el grupo sin alteraciones metabólicas. En las mujeres con alteraciones metabólicas entre 40-49 años se observó un descenso significativo (p < 0,0001) de los niveles basales de insulina, mientras que en los hombres con alteraciones metabólicas este descenso se produjo en los > de 60 años. 

TABLA IV

NIVELES DE INSULINA BASAL EN LA POBLACIÓN DEL ESTADO ZULIA CLASIFICADA SEGÚN GRUPO ETARIO, SEXO Y ALTERACIONES METABÓLICAS 

Grupo etario (años) 

Sin alteraciones 

Con alteraciones 

Mujeres 

Hombres 

Mujeres 

Hombres 

*p 

A-C 

B-D 

20-29 

12,4 ± 2,2a (31) 

16,6 ± 3,6a (6) 

18,2 ± 3,6a (143) 

18,2 ± 2,4a (85) 

ns 

30-39 

12,6 ± 2,5a (26) 

10,7 ± 2,7b (7) 

18,2 ± 3,6a (183) 

22,2 ± 2,4b(68) 

40-49 

11,3 ± 2,2a (25) 

6,2 ± 3,0c (9) 

14,7 ± 2,2b (262) 

20,0 ± 2,4c(115) 

50-59 

13,2 ± 1,5a (5) 

9,9 ± 1,9b (6) 

18,2 ± 2,2a (250) 

16,4 ± 2,4d (99) 

> 60 

8,4 ± 2,6b (8) 

7,6 ± 2,0c,d (10) 

16,4 ± 2,4c (239) 

13,4 ± 2,2e (121) 

Valores expresados como media ± desviación estándar. En paréntesis el número de observaciones.    Insulina basal en µU/mL.     Letras diferentes indican diferencias significativas con p< 0,0001.    *p < 0,005. 

La Tabla V muestra los niveles de insulina basal en la población del Estado Zulia clasificada según el IMC en el grupo sin alteraciones metabólicas y con alteraciones. En ambos grupos los niveles de insulina basal aumentaron significativamente (p < 0,0001) a medida que se incrementó el IMC. Los valores de insulina basal más bajos (9,9 ± 2,3 µU/mL), se encontraron en los individuos sin alteraciones y delgados (IMC < 25 Kg/m2). El 28,6% de los individuos sin alteraciones pero con sobrepeso, de acuerdo al IMC, presentaron niveles significativamente (p < 0,0001) elevados de insulina (14,4 ± 2,4 µU/mL) comparados con los individuos de peso normal del mismo grupo. 

TABLA V

NIVELES DE INSULINA BASAL EN LA POBLACIÓN DEL ESTADO ZULIA CLASIFICADA SEGÚN EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL Y ALTERACIONES METABÓLICAS 

IMC (Kg/m2

Sin alteraciones 

Con alteraciones 

*p < 

18,5-24,9 

9,9 ± 2,3 (95)

13,4 ± 2,2 (499)

0,0001 

25,0-29,9 

14,4 ± 2,7 (38)b 

16,4 ± 2,4 (571)

0,0001 

30,0-34,9 

20,0 ± 2,2 (329)

 

35,0-39,9 

22,2 ± 2,4 (105)

 

> 40,0 

33,1 ± 2,7 (61)

 

Valores expresados como media ± valor estándar.  En paréntesis el número de observaciones.       Insulina basal en µU/mL.   Letras diferentes indican diferencias significativas con  p < 0,0001 ente grupos etarios.  * p < indica diferencias significativas entre el grupo sin alteraciones y con alteraciones. 

En la Tabla VI se muestran los valores de insulina de los individuos sin alteraciones clasificados por IMC y sexo. Tanto las mujeres como los hombres de peso normal presentaron los valores más bajos (p < 0,0001) de insulina basal comparados con los individuos con sobrepeso. Los valores de insulina basal de las mujeres delgadas fueron significativamente (p < 0,0001) más altos que el de los hombres con peso normal. 

TABLA VI

NIVELES DE INSULINA BASAL EN LA POBLACIÓN DEL ESTADO ZULIA. SIN ALTERACIONES METABÓLICAS. CLASIFICADA SEGÚN EL ÍNDICE DE MASA CORPORAL Y SEXO 

IMC (Kg/m2

Sin alteraciones 

*p< 

Mujeres 

Hombres 

18,5-24,9 

10,6 ± 2,2 (68)

 8,2 ± 2,4 (27)

0,0001 

25-29,9 

15,5 ± 2,2 (27)b 

11,8 ± 3,1 (11)

0,0002 

Valores expresados como media ± valor estándar.  En paréntesis el número de observaciones.      Insulina basal en µU/mL.  Letras diferentes indican  diferencias significativas con  p < 0,0001 entre las escalas de IMC.   * p < indica diferencias significativas entre  sexo. 

DISCUSIÓN 

Los resultados indicaron que los individuos de peso normal (IMC < 25 Kg/m2) sin alteraciones metabólicas, tenían una media de insulina basal de 10,6 ± 2,2 µU/mL para las mujeres y 8,2 ± 2,4 µU/mL para los hombres. Estos valores se encuentran dentro de los reportados por Ascaso y col. (13) en individuos sin obesidad abdominal (8,5 ± 4,1µU/mL), quienes consideraron como puntos de corte para establecer insulino resistencia un valor de insulina basal de 12 µU/mL. Kim y col. (14) reportaron en individuos con un IMC < 25 Kg/m2 un nivel de insulina en ayunas de 58,3 ± 26,6 pmol/L (9,7 ± 4,4 µU/mL) similar a los resultados obtenidos en este estudio en los individuos de peso normal sin alteraciones metabólicas (Tabla V). Si se comparan los valores de insulina basal obtenidos por nosotros en individuos normales, de acuerdo a su IMC, sin alteraciones metabólicas según al criterio del ATP III, con los reportados para individuos blancos, familiares de sujetos que intervinieron en el estudio Framingham y San Antonio (15) se observa que en estos últimos la media de insulina basal fue de 5,3 µU/mL y 6,8 µU/mL respectivamente. Estos valores fueron inferiores a los puntos de corte establecidos en este estudio para individuos de peso normal. 

De acuerdo a nuestros resultados (Tabla V) a medida que aumentaba el IMC se incrementaban significativamente (p < 0,0001) los niveles basales de insulina. Carnevale y col. (16) reportaron en individuos con tolerancia normal a una carga de glucosa y un IMC de 27,4 ± 5,2 Kg/m2, una insulina basal de 10,7 ± 5,6 µU/mL, superior a lo encontrado por nosotros en individuos con peso normal pero similar a lo observado en individuos con sobrepeso y obesidad. Asimismo, Ferrannini y col. (17) reportaron en grupo de individuos de la ciudad de México, con tolerancia normal a la glucosa, un valor de insulina basal de 120 ± 78 pmol/L (20 ± 13µU/mL) con un IMC de 30,2 ± 5,0 Kg/m2

De acuerdo a los puntos de corte mencionados en este estudio, el grupo de sujetos con alteraciones metabólicas podría clasificarse como hiperinsulinémico. La hiperinsulinemia es un marcador de baja sensibilidad a la insulina. Estudios prospectivos (18, 19) y transversales (20, 21), han establecido relación entre hiperinsulinemia y enfermedad coronaria. La insulinemia generalmente está inversamente relacionada con la sensibilidad a la insulina (22), esta relación no es lineal y está ausente en individuos diabéticos (10, 23) en donde una significante proporción presenta baja sensibilidad a la insulina (24) y otros estudios (25, 26), han demostrado que la baja sensibilidad de la insulina está asociada con ateroesclerosis. 

Palaniappan y col. (27) sugieren que la etnicidad puede contribuir en los niveles de insulina en ayunas. El efecto de la variación étnica en los niveles de insulina basal depende de la interacción entre los factores ambientales y genéticos que influyen en la obesidad y en la sensibilidad a la insulina. En ese estudio, tanto los hombres como las mujeres mexicano americanas con sobrepeso presentaron niveles de insulina basal más altos cuando se compararon con los hombres y mujeres blancas con igual índice de masa corporal. Este hallazgo sugiere el efecto de la obesidad sobre la sensibilidad a la insulina siendo diferente entre hombres y mujeres y para la minoría étnica mexicano americana. Haffner y col. (28) demostraron que los hispánicos y afro-americanos no diabéticos eran más hiperinsulinémicos e insulino resistentes que los blancos no hispánicos no diabéticos. Sin embargo, después que se ajustaron los resultados para las variables ambientales (IMC, relación cintura/cadera, actividad física, porcentaje de calorías provenientes de la grasa y fibra) las diferencias étnicas en los niveles de la insulina basal no fueron estadísticamente significativas, concluyendo que en los hispánicos la insulino resistencia puede estar relacionada con mayor adiposidad y factores ambientales. Sin embargo, Boyko y col. (29) previamente reportaron que al ajustar los resultados para obesidad y distribución de grasa corporal, tanto las concentraciones de insulina basal como las de las 2 horas fueron más altas en los hispánicos que en los blancos no hispánicos. 

Cuando se analizaron los niveles de insulina en las diferentes razas, se determinó que el grupo étnico influyente en los valores de insulina encontrados en la población del estado Zulia, era la raza Mezclada con características similares a los denominados hispánicos en los estudios antes mencionados. Sin embargo, los valores de insulina fueron superiores a los reportados para el grupo de mexicano americanos del Grupo de San Antonio (14), pero similares a los reportados por Ascaso y col. (13) en una población española. 

En los sujetos estudiados se observó una disminución de los niveles basales de insulina a medida que avanzaba la edad. Ryu y col. (30) consideraron a los valores de insulina, HOMA y el índice cuantitativo a la sensibilidad a la insulina (QUICKI) como índices indirectos de la sensibilidad de la insulina. De acuerdo a esta proposición, el descenso observado en los niveles de insulina en los individuos mayores de 60 años, pudiera ser un indicador de la disminución de su sensibilidad a la insulina. 

Según los criterios del ATPIII, sólo 138 individuos se encontraron que no tenían ninguna alteración metabólica, mientras que 1565 sujetos presentaron alguna alteración metabólica. Esto se consideró de suma importancia para determinar puntos de corte que permitieran el diagnóstico de hiperinsulinismo en la población adulta del estado Zulia. 

Basados en los resultados obtenidos en los individuos con peso normal y sin alteraciones metabólicas, este estudio propone considerar como puntos de corte para los niveles de insulina basal valores de 13 µU/mL para las mujeres y 11 µU/mL para los hombres mayores de 20 años. 

Tomando los valores de referencia ya mencionados, un alto porcentaje de la población del Estado Zulia (76,9%) presentó hiperinsulinismo acompañado de alteraciones metabólicas como obesidad, circunferencia abdominal elevada, hipertrigliceridemia y disminución de HDL-C lo que podría indicar que esta población presenta un alto riesgo para desarrollar diabetes y enfermedad cardiovascular. 

AGRADECIMIENTO 

Este estudio fue financiado por el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico (CONDES) de La Universidad del Zulia Nº 013301 y Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (FONACIT). Proyecto Nº 98-000328. 

REFERENCIAS 

1. White MF, Meyers MG Jr. The molecular basis of insulin action. En DeGroot LJ, Jameson JL (eds). Endocrinology. Fourth edition. WB Saunders Co. Philadelphia. 2001, p. 712-717.         [ Links ]

2. Saltiel AR, Kahm CR. Insulin signalling and the regulation of glucosa and lipid metabolism. Nature 2001; 414:799-806.         [ Links ]

3. Saltiel AR. Putting the brakes on insulin signaling. N Engl J Med 2003; 349:250-2562.         [ Links ]

4. Lebovitz HE. Insulin resistance: definition and consequences. Exp Clin Endocrinol Diabetes 2001; 109 (Suppl 2): S135-S148.         [ Links ]

5. Kragelund C, Snorgaard O, Kobeer L, Bengtsson B, Ottesen M, Hojberg S, Olesen C, Kjaergaard JJ, Carlsen J, Torp-Petersen C, On Behalf Of The Trace Study Group. Hyperinsulinemia is associated with increased long-term mortality following acute myocardial infarction in non-diabetic patients. Eur Heart J 2004; 25: 1891-1897.         [ Links ]

6. De Fronzo RA, Tobin JD, Andres R. Glucosa clamp technique: a method for quantifying insulin secretion and resistance. Am J Physiol 1979; 237:E214-E223.         [ Links ]

7. Shen DC, Shieh SM, Fuh MMT, Wu DA, Chen YDI, Reaven GM. Resistance to insulin stimulated glucose uptake in patients with hypertension. J Clin Endocrinol Metab 1988; 66:580-583.         [ Links ]

8. Hollenbeck CB, Chen N, Chen YDI, Reaven GM. Relationship between the plasma insulin response to oral glucose and insulin stimulated glucose utilization in normal subjects. Diabetes 1984; 33: 460-463.         [ Links ]

9. Saad MF, Anderson RL, Laws A, Watanabe RM, Kades WW, Chen YDI, Sands RE, Pei D, Savage PJ, Bergman RN. The Insulin Resistance Atherosclerosis Study Group: A comparison between the minimal model and the glucose clamp in the assessment of insulin sensivity across the spectrum of glucose tolerance. Diabetes 1994; 43:1114-1121.         [ Links ]

10. Laakso M. How good a marker is insulin level for insulin resistance? Am J Epidemiol 1993; 137:959-965.         [ Links ]

11. Clinical guidelines on the identification, evaluation, and treatment of overweight and obesity in adults: executive summary. Expert Panel on the Identification, Evaluation, and Treatment of Overweight in Adults. Am J Clin Nutr 1998; 68(4): 899-917.         [ Links ]

12. Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) expert panel on detection, evaluation, and treatment of high blood cholesterol in adults (Adult Treatment Panel III). Final report. Circulation 2002; 106:3743-3421.         [ Links ]

13. Ascaso JF, Pardo S, Real JT, Lorente RI, Priego A, Carmena R. Diagnosing insulin resistance by simple quantitative methods in subjects with normal glucose metabolism. Diabetes Care 2003; 26:3320-3325.         [ Links ]

14. Kim SH, Abbasi F, Reaven GM. Impact of degree of obesity on surrogate estimates of insulin resistance. Diabetes Care 2004; 1998-2002.         [ Links ]

15. Meigs JB, Wilson PWF, Nathan DM, D’ Agostino RB, Williams K, Haffner SM. Prevalence and characteristics of metabolic syndrome in the San Antonio Heart and Framingham Offspring Studies. Diabetes Care 2003; 52:2160-2167.         [ Links ]

16. Carnevale GP, Rossi A, Sainaghi PP, Maduli E, Batoli E. The significance of impaired fasting glucose versus impaired glucose tolerance. Diabetes Care 2003; 26:1333-1337.         [ Links ]

17. Ferrannini E, Nannipieri M, Willian K, Gonzales C, Haffner SM, Stern MP. Mode of onset of type 2 diabetes from normal or impaired glucose tolerance. Diabetes 2004; 53:160-165.         [ Links ]

18. Pyöräla M, Miettinen H, Laakso M, Pyöräla K. Hyperinsulinemia predicts coronary heart disease risk in healthy middle-aged men: the 22-year follow-up results of the Helsinki Policeman Study. Circulation 1998; 98:398-404.         [ Links ]

19. Eschwege E, Ducimetiere P, Thibult N, Richard JL, Claude Jr, Rosselin GE. Coronary Heart disease mortality in relation with diabetes, blood glucose and plasma insulin level: the Paris prospective study 10 years later. Horm Metab Res 1985; 15 (suppl):41-45.         [ Links ]

20. Després JP, Lamarche B, Mauriège P, Cantin B, Dagenais GR, Moorjani S, Lupien PJ. Hyperinsulinemia as an independent risk factor for ischemic heart disease. N Engl J Med 1996, 334:952-957.         [ Links ]

21. Stout RW. Insulin and atheroma: 20–year perspective. Diabetes Care 1990; 13:631-655.         [ Links ]

22. Kahn SE, Prigeon RL, Mcculloch DK, Boyko EJ, Bergman RN, Schawartz MW, Neifing JL, Ward WK, Beard JC, Palmer JP, Porte D Jr. Quantification of the relationship between insulin sensivity and B-cell function in human subjects: evidence for hyperbolic function. Diabetes 1993; 42:1663-1672.         [ Links ]

23. Ludvik B, Notan JJ, Baloga J, Sacks D, Plefsky J. Effect of obesity on insulin resistance in normal subjects and patients with NIDDM. Diabetes 1995; 44:1121-1125.         [ Links ]

24. Howard G, O’leary DH, Zaccaro D, Haffner F, Rewers M, Hamman R, Selby JV, Saad MF, Savage PJ, Bergman R. The insulin resistance atherosclerosis study (IRAS). Insulin sensitive and atherosclerosis. Circulation 1996; 93:809-1817.         [ Links ]

25. Watarai T, Yamasaki Y, Ikeda M, Kubota M, Kodama M, Tsujino T, Kishimoto M, Kawamori R, Hori M. Insulin resistance contributes to carotid arterial wall thickness in patients with non-insulin-dependent-diabetes mellitus. Endocr J 1999; 46:629-638.         [ Links ]

26. Wohlin M, Sundsttom J, Arnlov J, Andren B, Zethelius B, Lind L. Impaired insulin sensivity is an independent predictor of common carotid intima-media thickness in a population sample of elderly men. Atherosclerosis 2003; 170:181-185.         [ Links ]

27. Palaniappan LP, Carnethon MR, Fotmann SP Heterogeneity in the relationship between ethnicity, BMI, and fasting insulin. Diabetes Care 2002; 25:1351-1357.         [ Links ]

28. Haffner SM, D’Agostino R Jr. Saad MF, Rewers M, Mykkänen L, Selby J, Howard G, Savage PJ, Hamman RF, Wagenknecht LE, Bergman RN. Increased insulin resistance and insulin secretion in nondiabetic African-American and Hispanics compared with non-hispanic white. The insulin resistance atherosclerosis study. Diabetes 1996; 45:742-748.         [ Links ]

29. Boyko EJ, Keane EM, Marshall JA, Hamman RF. Higher insulin and C-peptide concentration in hispanic populations at high risk for NIDDM. Diabetes 1991; 40:509-515.         [ Links ]

30. Ryu S, Sung KC, Chang Y, Lee WY, Rhee EJ. Spectrum of insulin sensitivity in Korean population. Metabolism 2005; 12: 1644-1651.         [ Links ]

Autor de correspondencia: Virginia Fernández. Instituto de Investigaciones Clínicas "Dr. Américo Negrette", Facultad de Medicina, Universidad del Zulia, Apartado 23. Maracaibo, Venezuela. Fax: 0261-7597247. Correo electrónico: vfernandez@luz.edu.ve; virfernandez@hotmail.com