SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.4 número3Participación ciudadana a través del Gobierno Electrónico Caso: Centro de Gestión Parroquial "Jesús Enrique Lossada"La radio como herramienta para la promoción de la lectura índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Bookmark

Enlace

versión impresa ISSN 1690-7515

Enlace v.4 n.3 Maracaibo dic. 2007

 

Socialización del conocimiento académico con el uso de tecnologías de información y comunicación (TIC)

Rixio Nava Muñoz1

1 Licenciado en Bibliotecología y Archivología, Universidad del Zulia (LUZ); Magíster en Informática Educativa, Universidad Rafael Belloso Chacín (URBE). Especialista en Información del Centro de Documentación, Información y Archivo de LUZ (CEDIA). Correo electrónico: rrnavam@hotmail.com / rixnava@luz.edu.ve / Rixio72@gmail.com. Venezuela.

Resumen

Este estudio está orientado hacia el conocimiento de los enfoques y tendencias, que en la actualidad interpretan muchos autores con respecto a la socialización del conocimiento académico y su relación sistemática respecto al uso de la tecnología de la información y comunicación. En el desarrollo del estudio se utilizó una metodología de carácter descriptivo cuya modalidad esta contemplada como proyecto factible. Asimismo, se mencionan literalmente las teorías que soportan y fortalecen los avances en el uso de las tecnologías dentro de las instituciones universitarias como estrategias funcionales y operativas para el intercambio de información académica e institucional. Los resultados revelan que de acuerdo a las tendencias y enfoques interpuestos por los autores consultados, se determina el soporte de esta tecnología para la socialización del conocimiento académico, situación analizada en función de la alta producción académica y capital intelectual en las instituciones de educación superior que escasamente puede ser transferida de manera estandarizada con el fin de establecer un proceso de socialización del conocimiento académico efectivo. En conclusión, debe preverse la estandarización en la transferencia sistemática de información institucional, en pro de asumir un proceso interactivo y efectivo para el suministro del conocimiento académico de la sociedad en general.

Palabras clave: tendencias y enfoques, socialización del conocimiento académico, tecnologías de información y comunicación, transferencia de información.

Socialization of Academic Knowledge Through the Use of Information and Communication Technologies (ICT)

Abstract

This study is guided towards the knowledge of approaches and tendencies that currently are interpreted by many authors regarding the socialization of academic knowledge and its systematic relationship with regards to the use of information and communication technology. During the study’s development, a descriptive methodology was used, whose modality is contemplated as a viable project. Also, theories that support and strengthen advances on the use of technologies within university institutions as functional and operative strategies for academic and institutional information exchange were employed. Results reveal that, according to tendencies and approaches put forward by consulted authors, the support for this technology towards knowledge socialization is determined, a situation analyzed given the high academic production and intellectual capital in Higher Education Institutions that may barely be transferred in a standard manner, with the goal to establish an effective academic knowledge socialization process. In conclusion, standardization in systematic transfer of institutional information must be viewed in advance, looking forward to assume an interactive and effective process towards the supplying of academic knowledge in society as a whole.

Key words: Tendencies and Approaches, Academic Knowledge Socialization, Information and Communication Technologies; Information Transfer.

Recibido: 25-04-07 Aceptado: 10-07-07

Introducción

Hasta el presente se han desarrollado innumerables investigaciones relacionadas con la mayoría de los sistemas y servicios de información en línea que en el tiempo han tratado de resolver múltiples inconvenientes exteriorizados en el proceso de la transferencia y recuperación efectiva de datos, y hoy en día es necesario adaptarlos ampliamente a las necesidades de información de las sociedades del conocimiento.

De acuerdo al estudio que se presenta, se destaca que al enunciar un proceso de socialización del conocimiento desde el punto de vista educativo es preciso delimitarlo dentro de un contexto de competitividad académica, para proporcionar estrategias de innovación, identidad, proximidad, proyección, desafío, traduciéndolo como la interiorización, combinación y exteriorización de la investigación, asumiéndola de manera eficiente en una sociedad del conocimiento, además de consolidar la incursión de las modalidades de investigación hacia una etapa de avances tecnológicos que posean un dinamismo y flexibilidad adecuado a los cambios del entorno.

Sin duda alguna las TIC han generado una inmensa popularidad en el sentido de simplificar las actividades que se realizan para la difusión sistemática y automatizada de la información. En este sentido como soporte y referencia a lo expuesto, se presenta una serie de tendencias que involucran el análisis e interpretación de las teorías consultadas y como se considera la fusión y utilización efectiva de la tecnología con relación al objetivo general de este estudio representado en determinar del grado de socialización del conocimiento académico a través del uso de las tecnologías de información y comunicación en las instituciones de educación superior.

En síntesis la investigación analiza cada una de las opiniones y teorías citadas en concordancia con lo que actualmente se expresa de manera objetiva en cada institución dentro del ámbito académico de acuerdo a la transferencia sistemática de información, con la finalidad de conocer e identificar cuál o cuáles de las teorías consultadas es la que más se aplica hoy en día y definir a ciencia cierta el grado de socialización del conocimiento académico mediante la aplicación efectiva de los avances tecnológicos, presentando además resultados del estudio a través de conclusiones objetivas y específicas para sincerar de manera tácita y explícita el entendimiento actualizado de los procesos en una interacción sistemática de la información dentro de las instituciones de educación superior, a través de la socialización del conocimiento académico mediante el uso de las tecnologías de información y comunicación (TIC).

Definición de socialización y socialización del conocimiento

De acuerdo a la interpretación realizada en varias opiniones de diversos autores consultados, la socialización del conocimiento puede delimitarse como un proceso de dominio o autoridad entre una persona y sus semejantes, cuya resultante se precisa en la forma de aceptar las pautas de su comportamiento social y de adaptarse a ellas. Este desarrollo se observa no sólo en las distintas etapas entre la infancia y la vejez, sino también en personas que cambian de una cultura a otra, o de un status social a otro, o de una ocupación a otra.

Según Milazzo (1999), la socialización se puede describir desde dos puntos de vista: objetivamente; a partir del influjo que la sociedad ejerce en el individuo; en cuanto proceso que moldea al sujeto y lo adapta a las condiciones de una sociedad determinada, y subjetivamente; a partir de la respuesta o reacción del individuo a la sociedad. Manifiesta además que la socialización es vista por los sociólogos como el proceso mediante el cual se inculca la cultura a los miembros de la sociedad, a través de él, la cultura se va transmitiendo de generación en generación, los individuos aprenden conocimientos específicos, desarrollan sus potencialidades y habilidades necesarias para la participación adecuada en la vida social y se adaptan a las formas de comportamiento organizado característico de su sociedad.

En este orden de ideas, hoy en día la tendencia objetiva de esta teoría se sigue presentando en algunos casos específicos orientados en la educación básica e intermedia, ya que existe personal docente, facilitadotes, tutores, entre otros que limitan el conocimiento del individuo evaluándolo sólo como requisito académico y no como posible solución de algún problema de investigación. Lo importante es la aceptación que el autor le da a la definición desde una perspectiva psicológica, ya que interpreta el deber ser del proceso de socialización del conocimiento académico desde un punto de vista subjetivo y eficiente.

Por su parte Salcido (2003), precisa que la socialización del conocimiento está basada en un proceso complejo de influencias, ambientes culturales, condiciones positivas y negativas y en medio de esa complejidad el individuo en su interacción social construye su propio conocimiento y lo comparte con otros individuos en la colectividad; sin embargo, para que surja un conocimiento, idea o pensamiento nuevo, siempre se constituye contra la presión social, en una zona de baja presión social o en un punto de encuentros y agitaciones de reglas; lo nuevo precisa condiciones socioculturales inmediatamente no represivas para no ser destruido.

Esta concepción es más específica de acuerdo al comportamiento del ser humano y tiende a presentarse, desde el punto de vista literal, al ámbito educativo, especialmente los niveles avanzados (diversificado, universitario, profesional) aludiendo al ambiente competitivo de la creación, desarrollo y distribución del conocimiento como eje primordial de transferencia de información.

Asimismo, López (2000) manifiesta que la necesidad observada de llevar los medios transportadores de conocimiento y de información al ambiente académico, mas específicamente a las aulas para entender mejor su papel en la sociedad global y para que éstos contribuyan a mantener los rasgos de identidad de los pueblos, lo que constituye un desafío que deberá afrontarse desde los ámbitos locales.

Señala además que mientras los medios remodelan las líneas de sus estrategias informativas, los ciudadanos siguen demandando información creíble. Ahora ya nadie duda de la necesidad de disponer de información para adoptar decisiones adecuadas en los distintos ámbitos de la vida. Cada vez el conocimiento está más mediatizado por los medios de comunicación y existe una mayor dependencia de ellos. Las tecnologías actuales han abierto nuevas ventanas para favorecer el flujo informativo, aunque no han conseguido poner fin a los desequilibrios y sobre todo, se ha avanzado poco en el camino de garantizar la calidad de la información hacia una socialización del conocimiento.

Tomando en cuenta estas consideraciones, es preciso señalar que se debe gestionar la información y el conocimiento estableciendo una escala que sirva de base para la empresa, institución u organización, añadiendo significados a los aspectos cotidianos de la sociedad para convertirlos en información con el propósito de interactuar permanentemente y alcanzar así un alto índice de competitividad.

De acuerdo a estas interpretaciones a continuación se presenta una serie de aspectos y enfoques más destacados con relación a la socialización del conocimiento académico y su relación con las tecnologías de la información y la comunicación.

Algunos aspectos y enfoques de la socialización del conocimiento académico

La sociedad de la información. Castells (2000), la considera como un nuevo tipo de sociedad, iniciada con la primera revolución industrial. Este tipo de sociedad apareció gracias a la relevancia que tienen los procesos informativos, la producción y el traslado de información, que son cada vez más importantes en lo económico y social. Esta nueva etapa de la evolución de la sociedad se caracteriza por una extraordinaria valoración de la innovación, alentada por el cambio tecnológico que explica la etapa de prosperidad que experimentan los países más desarrollados, recalcando una especial valoración al conocimiento.

El autor considera que el uso de la información es ahora el calificativo de toda sociedad y al igual que el conocimiento posee un carácter activo, ya que se muestra como una forma específica de organización social en la que la generación, el procesamiento y la transmisión de la información se convierten en las fuentes fundamentales de la productividad y el poder, debido a las nuevas condiciones tecnológicas.

En este orden de ideas se considera de manera categórica e inequívoca que las sociedades más avanzadas tienen en común una creciente valoración de la información, con consecuencias cada vez mayor en la gestión de la información para abordar en forma precisa, una multitud de temas multidisciplinarios que intervienen en el desarrollo de la sociedad.

Propiedades del conocimiento. Para Paredes (2005), las propiedades del conocimiento caracterizado en las instituciones de educación superior, se representa a través del componente marcado por la intensidad del conocimiento, el cual se constituye en el activo intelectual de cada uno de sus miembros quienes son los principales proveedores de los activos intelectuales generados por resultados de investigaciones, desarrollos de programas y proyectos que ofrecen a las instituciones un perfil distintivo más por su intensidad que por su extensión.

La autora manifiesta además que la gestión de las propiedades del conocimiento coadyuva a configurar la memoria del intelecto corporativo, con el fin de asumir nuevos retos competitivos con respecto a los sectores relacionados para ofrecer una mayor importancia en el sentido de comprender de manera sistemática las propiedades del conocimiento y gestionarlas con destreza y sabiduría.

En éste sentido, Muñoz y Riveola (2003) alternan en que el conocimiento es volátil por la naturaleza de almacenamiento en la mente de las personas que a su vez esta en constante evolución en función de los cambios acelerados que se producen en sus portadores. Otra propiedad que posee el conocimiento es que se fundamenta en el aprendizaje por lo que su desarrollo es una variable clave en la gestión eficiente del conocimiento considerada como un mecanismo de mejora personal

Por otro lado, los autores mencionan además que el conocimiento se transforma en acción por el impulso de la motivación para su eficaz uso y por último el conocimiento es transferido sin perderse donde se pueden mercadear las ideas y su capacidad de resolución de problemas existentes en un mundo globalizado.

Sin duda alguna, el conocimiento se está posicionando como el gran paradigma en el siglo XXI, pero debe afrontar la manera de convertirse en una disciplina práctica que contribuya a mejorar la gestión del capital intelectual que posean las instituciones.

Comunidades del conocimiento. Para AVANZA (2003), un grupo de investigación del área de la gestión del conocimiento en Cuba, éstas comunidades están consideradas como un proyecto de transformación social y cultural que a través de un portal Web diseñado y estructurado de acuerdo a las exigencias del entorno, permite a los actores involucrados construir "socialmente" conocimiento. Las comunidades de conocimiento son grupos de personas que comparten información, ideas, experiencias y herramientas sobre un área de interés común, en donde el grupo aporta valor. Se basan en la confianza y desarrollan una manera de hacer las cosas que es común, junto con un propósito o misión que también es común.

En éste sentido, se puede suponer que lo mas importante para una comunidad es tener una visión general de un contexto informativo amplio y específico, pero sobre todo la disposición de aprender enseñando, es decir, que los actores estén dispuestos a interactuar constructivamente con su ambiente, a ser abiertos a nuevos conocimientos, brindar sus conocimientos y a identificar desde la experiencia obtenida factores de éxito.

Desde el punto de vista tecnológico, estas comunidades están basadas en orientar a los usuarios a involucrarse e interactuar con otras personas a través de talleres con los que se busca entrenar a la población en conformar las comunidades de aprendizaje, hacia el manejo de equipos y sistemas virtuales, facilitando los procesos de construcción de conocimiento conjuntamente con la utilización efectiva de herramientas tecnológicas que permitan organizar y visualizar los resultados de las discusiones o análisis desarrollados, para determinar el nivel de discusión adelantado, evidenciar acuerdos y desacuerdos frente a los temas abordados, identificar temas o aspectos a ser discutidos con mayor detalle, generar propuestas como comunidad, entre otras razones.

Asimismo cabe destacar que su objetivo esencial es el intercambio de experiencias y el facilitar un contacto persona a persona entre los miembros de las comunidades y entre estas y a su vez, actores externos del orden nacional e internacional, como se evidencia en cada sector educativo especialmente dentro de las instituciones de educación superior.

Gestión del conocimiento. La Cruz (2003), señala que el conocimiento es el uso de los datos y la información en interrelación con el potencial de habilidades, competencias, intuiciones, y motivaciones de las personas. Por consiguiente, el conocimiento es más relevante para sostener los negocios que el capital, el trabajo o la tierra. Es esencial para la acción, el rendimiento y la adaptación y provee la capacidad para responder a situaciones nuevas. Desde un punto de vista holístico el conocimiento forma parte de las ideas, los juicios, los talentos, las relaciones, las perspectivas y los conceptos. Es acción, innovación focalizada, experiencia compartida, a través de las relaciones personales y alianzas, que en definitiva, son un valor agregado del comportamiento y las actividades.

En este sentido surge una interrogante ¿la administración del conocimiento determina el proceso mediante el cual se alimenta la creación, diseminación y uso del conocimiento, implicando la realización de una revisión del capital intelectual focalizado en los recursos singulares, las funciones críticas y los obstáculos que podrían amenazar el flujo del conocimiento para su uso diario?

Desde esta perspectiva se considera que la administración del conocimiento permite aprovechar tanto la experiencia como el producto del trabajo de todos los individuos, lo que supone ganar conocimiento a partir de la experiencia propia y la de otros para aplicar el cumplimiento de la misión establecida. No obstante, la gestión del conocimiento protege y conserva el conocimiento organizacional con el propósito de generar oportunidades para ampliar las posibilidades de decisión, mejora de los servicios y productos aunado a agregar flexibilidad a la organización. Así pues se deduce la respuesta a la interrogante, tomando como patrón la gestión informativa de cada institución en generar, diseminar y utilizar eficazmente su capital intelectual para favorecer no sólo su garantía en investigación y gestión del conocimiento; sino también, su capacidad de interactuar con su entorno de manera efectiva y permanente.

A este respecto complementa y potencializa Bañegil (2005), con iniciativas organizacionales como la administración de la calidad total y el proceso de reingeniería, proveyendo nuevos puntos de urgencia para sostener una posición competitiva. Señala además que otra de las distinciones determinantes de la gestión del conocimiento se centra en 2 grandes puntos de vista o caminos para una organización basada en conocimiento, en concordancia con las dos grandes esfinges del conocimiento interpuestas por Tissenn, Anderssen y Lekanne (2000):

Figura 1

Gestión funcional del conocimiento

Fuente: Tissen, Andriessen y Lekanne (2000).

a) Gestión funcional del conocimiento: las organizaciones, conscientes de la necesidad de distribuir información, están empleando una serie de técnicas de gestión funcional del conocimiento con la principal preocupación de conectar a las personas con el sistema que se utiliza para la distribución y la transferencia de conocimiento.

Figura 2

Gestión estratégica del conocimiento

Fuente: Tissen, Andriessen y Lekanne (2000).

b) Gestión estratégica del conocimiento: establece un equilibrio al vincular la creación del conocimiento de una compañía con su estrategia empresarial, prestando atención al impacto de la informática y a la necesidad de diseñar la estructura de la organización en consonancia con dicha estrategia.

De acuerdo a esta perspectiva, es importante no pecar de ignorancia con relación al mecanismo del conocimiento dentro de las instituciones universitarias, es decir, cómo se desarrolla el conocimiento conjuntamente con el procesamiento técnico de la información y finalmente, cómo se difunde estableciendo una socialización directa con su entorno.

Esta perspectiva obedece a la gran capacidad de determinar una gestión del conocimiento en las instituciones en la actualidad, con el fin de orientar esfuerzos para consolidar la interacción informativa como soporte estratégico radical, determinando una renovación continua de la base de conocimientos creando estructuras de soporte sólido y poner en marcha instrumentos de inteligencia tecnológica, haciendo énfasis en el trabajo de equipo y la difusión del conocimiento.

Definición de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC)

Las TIC constituyen una respuesta a las necesidades de la sociedad. Su rol se centra en las actividades informacionales de todos los individuos que de una u otra forma utilizan sus capacidades técnicas para sintetizar las funciones que anteriormente eran tratadas de manera manual, visualizando como eje central de su progreso la sistematización técnica de la información y el conocimiento.

Estos avances tecnológicos, han generado importantes cambios en todas las esferas de lo humano (cultural, social, político, económico, familiar, individual, académico, entre otros). El avance de las tecnologías hacia todos los ámbitos del desenvolvimiento humano se ha derivado en su inserción hacia los espacios privados de convivencia humana, como lo es el caso de la intimidad familiar del aprendizaje, el ocio y la investigación, entre otros.

En éste sentido Molina (2003), puntualiza que la incorporación de las TIC en la sociedad actual, genera diversos cambios en las formas de organización que éstas históricamente han presentado. Según el autor, las dinámicas sociales actuales presentan características diferenciadas de las que hasta hace unas cuantas décadas atrás eran consideradas propias del ámbito familiar en nuestra cultura. A éste respecto aparecen nuevas formas de relación entre sus miembros, con cambios en sus definiciones de roles en la estructura familiar, cambios en las pautas de crianza, en las relaciones de poder, en los espacios y dinámicas destinadas al contacto entre sus miembros.

Por su parte Berrios (2004), manifiesta que estas tecnologías expanden las posibilidades de la comunicación, generan nuevas culturas y posibilitan el desarrollo de nuevas habilidades y formas de construcción del conocimiento. Es necesario conocer y comprender en profundidad el uso que realizan de estas tecnologías, cómo las utilizan, para qué y con qué frecuencia lo hacen, así como la importancia que tienen en su vida cotidiana.

Es de suponer que a través del uso de las TIC las relaciones sociales se amplían, pero también obtienen nuevas características, que no se dan en el plano real de la comunicación interpersonal. En este aspecto, la influencia del anonimato ha sido uno de los elementos más estudiados, de acuerdo a la apreciación de los autores consultados, en relación con la identidad personal que las y los adolescentes construyen en los entornos virtuales.

Molina (2003) infiere en que la hipótesis de la presencia de las TIC como elementos perturbadores de las relaciones intrafamiliares pareciera perder fuerza ante tales hallazgos. Una explicación para comprender estos puede estar en su carácter, aún marginal, en la vida cotidiana de las personas. Al parecer la televisión tuvo un impacto más inmediato en las realidades familiares, no así Internet, el cual es aún considerado un elemento exógeno para la sociedad en general.

En este sentido, Romano (2000) puntualiza que esta es una realidad muy distante de la vivida en nuestro entorno, en el cual existe una valoración positiva con respecto a los espacios compartidos entre miembros de una sociedad en función del trabajo con las TIC. A diferencia de los que emerge de las recopilaciones bibliográficas, los sujetos de la investigación consideraban que gracias a Internet o a los computadores en general, habían encontrado un espacio para compartir experiencias y temas comunes, situación que se vive en la cotidianidad de los seres involucrados en la transferencia permanente e interactiva de la información.

Otro aspecto muy generalizado que interpreta Berrios (2004), está orientado a que en la actualidad la tendencia a usar las TIC se da en todas las edades. Sin embargo, en la adolescencia es donde se aprecia un mayor incremento, debido a que las han incorporado de manera habitual en su vida, utilizándolas como herramientas de interacción, información, comunicación y conocimiento. Las TIC se pueden analizar y clasificar en distintitos tipos. Desde esta perspectiva se consideran tres tipos de uso esenciales en la adolescencia: lúdico y de ocio, comunicación e información, educativo. En éste sentido no cabe duda que acceder a las TIC puede satisfacer necesidades tanto de tipo individual como social. Se sabe que estas tecnologías le aportan nuevos contextos de relación social, además de la interacción personal.

En el ámbito académico el uso de las TIC es netamente imprescindible en la actualidad. En las instituciones hoy en día se genera información de manera considerable y debe ser sistematizada a la par con los adelantos tecnológicos en materia de tratamiento de la información.

Vásquez (2002), menciona que en el proceso global de intercambio de información, se denota la codificación y la decodificación de la información que se entrega al canal de transmisión. Cuando se interconectan dos computadoras, la codificación y la decodificación de la información que intercambian pueden situarse en la propia computadora en la mayoría de los casos. Es de considerar la apreciación del autor hacia la manera práctica en que se interpreta éste fenómeno que representa el proceso sistemático de transferencia de información, donde los códigos que se utilizan para representar la información fungen como protectores frente a los posibles errores que se introducen en el proceso de transmisión a causa de fallos técnicos del mismo.

El autor contempla además que avanzando dentro del proceso de transmisión de información, el siguiente paso esta relacionado con la disponibilidad geográfica de información. En otras palabras, es necesario acceder a muchas fuentes de información para lograr a veces el conocimiento que se desea. Esta es la misión de las redes de comunicación, constituir el medio a través del cual se enlazan los diversos puntos que contienen o reclaman información, permitiendo la posibilidad de compartir los distintos recursos que forman parte de la red.

Algunos aspectos y enfoques relacionados con las Tecnologías de Información y Comunicación

Sistemas de información integrados. Al hablar de los adelantos tecnológicos con relación al desenvolvimiento oportuno en la enseñanza y el aprendizaje significativo por parte de los educadores, es preciso destacar que en la actualidad existen mecanismos y sistemas automatizados para promover e impartir dicha enseñanza hacia todos los sectores de educación, con la finalidad de adaptarse a un ambiente contemporáneo en el cual la tecnología está consolidándose como una herramienta necesaria y esencial para la educación del futuro.

Según Fernández (2004), un sistema de información integrado tiene como objetivos compilar, sistematizar, procesar y diseminar datos para integrar elementos en el análisis diagnóstico de una labor específica, apoyando el desarrollo e implantación de programas estratégicos hacia los procesos de toma de decisiones para la administración de los recursos informacionales y brindar información a los distintos actores involucrados.

En todos las instituciones de educación y más específicamente educación superior, existen los sistemas de información, que son los entes o servicios de información automatizados para brindar un bienestar hacia toda su comunidad en el sentido de satisfacer sus necesidades de información y orientan esfuerzos continuos para estar a la vanguardia de los adelantos tecnológicos relacionados con el tratamiento organizacional y operacional de los servicios de información.

Asimismo, determinan el funcionamiento sistemático de la información, a través de una estructura tecnológica efectiva que permita el acceso a las diferentes modalidades de información y conocimiento académico institucional. Otro aspecto que considera Fernández (2004) es que estos sistemas combinan la operatividad de la tecnología con la administración y manejo de archivos e información, basados en una plataforma orientada al acceso efectivo del conocimiento institucional. En este sentido es imprescindible en la actualidad el uso efectivo de una plataforma tecnológica que cubra las necesidades informacionales de las instituciones en general.

Infraestructura teleinformática. Todo tipo de institución en la actualidad debe contar con una infraestructura tecnológica acorde con su filosofía de gestión, para así satisfacer eficazmente sus necesidades y requerimientos en el tratamiento sistemático de la información. Agudo (2001), considera que una infraestructura teleinformática debe tener la capacidad de garantizar en forma paralela el desarrollo de los servicios teleinformáticos privados y comerciales, además de las distintas posibilidades de la población para que puedan acceder a servicios de información cívicos, escolares, académicos, científicos, técnicos y gubernamentales, ofrecidos, en principio, por la infraestructura tradicional de servicios de información teleinfomatizada.

Señala además que de manera paralela, alumnos, profesores, investigadores, gerentes políticos y funcionarios públicos en general, en sus lugares de estudio, investigación, tramitación o trabajo, puedan tener acceso a esa infraestructura teleinformatizada para usar, intercambiar y ofrecer información a través de Internet.

Seguidamente interpreta de manera gráfica la conjunción de redes particulares unidas entre sí para permitir una interacción efectiva y directa con los entes involucrados, estas redes se deben propiciar desde el punto de vista académico, educativo, gubernamental y público, con la finalidad de proporcionar un ambiente virtual idóneo para los requerimientos de la sociedad inmersa dentro de la cultura tecnológica que demuestra la nueva era de la transferencia de la información de manera virtual, soportado bajo un ambiente bidireccional e interactivo hacia una perspectiva de tratamiento sistematizado de la información.

De acuerdo a las consideraciones del autor, se precisa la viabilidad de la sistematización de la información de manera segura por la muy nutrida infraestructura tecnológica que poseen las instituciones de educación superior, donde se enfatiza la efectividad del desarrollo de los procesos de transferencia de información, mediante el acceso a la plataforma tecnológica con que se cuenta, garantizando el desarrollo de los servicios teleinformáticas para el efectivo proceso de socialización del conocimiento académico.

Herramientas Tecnológicas. Muchos son los autores que han definido las herramientas tecnológicas necesarias para la transferencia de información. En este sentido la cultura informacional radica en la tradición académica y científica compartida en las instituciones y está construida sobre la creencia tecnocrática en el progreso humano a través de la tecnología, asentada en redes virtuales dedicadas a reinventar la sociedad y materializada por una sociedad plena de conocimientos y destrezas de acuerdo al propósito de contribuir al desarrollo de información o productos informacionales.

A este respecto Valerio (2002), considera que estas herramientas están diseñadas para facilitar el trabajo y permitir que los recursos sean aplicados eficientemente con relación a la generación, acceso, almacenamiento, transferencia e intercambiando de información y conocimientos dentro y fuera de cualquier entono.

Es importante señalar que las instituciones no sólo reconozcan la relación que existe entre la administración del conocimiento y las herramientas tecnológicas, sino que además se saque provecho de ésta relación, en lo cual la selección adecuada de una herramienta es primordial, pero no por ello se debe caer en el error de adquirir tecnología antes de hacer un análisis de los procesos de administración del conocimiento de la institución.

El empleo de la tecnología Internet y su aplicación a nivel interno para uso comunicativo, (como Intranet) ha llegado a las instituciones universitarias en un momento en el que la información y las ideas se han convertido en recursos sumamente estratégicos para el éxito.

Por su parte Arribas (2003) afirma que el disponer de un eficiente y confiable mecanismo para la comunicación interna en las organizaciones, demandan cada vez más redes internas que respondan a la evolución de las organizaciones, aunque no debemos olvidar que en ocasiones la implantación de una Intranet puede estar sujeta a una moda, y su utilización y desarrollo no alcance el nivel deseado.

Desde esta perspectiva, el éxito de la implementación de una herramienta tecnológica depende mayormente de factores no técnicos, sino de factores como el recurso humano, los procesos organizacionales y la cultura. La cultura que incide en las herramientas tecnológicas radica en la tradición académica científica compartida y está construida sobre la creencia tecnocrática en el progreso humano, asentada en redes virtuales dedicadas a reinventar la sociedad y materializada por una sociedad plena de conocimientos y destrezas de acuerdo al propósito de contribuir al desarrollo de información o productos informacionales, de servicio, de ocio, entre otras cosas.

Educación a Distancia. De acuerdo al desarrollo de la investigación, el proceso que identifica la educación a distancia es comprendido por la relación exclusiva de la enseñanza por correspondencia. Según Álvarez (2005), se interpreta como una combinación de educación y tecnología para llegar a su audiencia a través de grandes distancias considerada como distintivo del aprendizaje a distancia. En este sentido funge como una modalidad que permite el acto educativo mediante diferentes métodos, técnicas, estrategias y medios, en una situación en que alumnos y profesores se encuentran separados físicamente y sólo se relacionan de manera presencial ocasionalmente.

Por su parte Jonquera (1999) deduce que la relación presencial depende de la distancia, el número de alumnos y el tipo de conocimiento que se imparte. Desde una perspectiva del proceso instruccional, esa modalidad permite transmitir información de carácter cognoscitivo y mensajes formativos, mediante medios no tradicionales. No requiere una relación permanente de carácter presencial y circunscrita a un recinto específico. Es un proceso de formación autodirigido por el mismo estudiante, apoyado por el material elaborado en algún centro educativo, normalmente distante.

Otro aspecto a considerar en la educación a distancia se refleja en la exigencia del profesor de una mejor organización en su actividad, ya que debe dejar plasmado en texto y con ayuda de imágenes la explicación correspondiente redactándola en un lenguaje asequible a los diferentes niveles de preparación del personal que sigue el curso. A éste respecto García (2001) manifiesta que a través de la red de comunicación o el empleo del correo electrónico, las personas involucradas tienen acceso a la formulación de sus dudas al profesor y la discusión colectiva de los diferentes tópicos tratados.

Una de las preguntas claves asociadas con la tecnología educativa es si este tipo de educación, contribuye o no al aprendizaje de los estudiantes. Se han utilizado dos enfoques principales para investigar a los medios de comunicación. Se compara el medio nuevo (radio, t.v. computadora), con un salón tradicional. En estos estudios se compara la educación a distancia con los métodos tradicionales utilizados en el salón de clases. De acuerdo a los autores consultados se ha demostrado que no existe diferencia significativa en los logros alcanzados como resultado de las comparaciones.

En este sentido se puede determinar que los estudios a distancia son un aporte fundamental para el establecimiento de una socialización del conocimiento académico, identificando los parámetros necesarios que intervienen en una interacción efectiva de la información con relación al proceso de enseñanza y aprendizaje virtual.

Algunas conclusiones y recomendaciones

La consolidación de la socialización del conocimiento académico se centra en brindarle un mayor rango de importancia a la producción intelectual que se extiende en las instituciones de educación superior a fin de consolidar el capital intelectual como valuarte fundamental dentro de la gestión académica y fortalecer el espíritu competitivo de las masas con relación a la investigación y creación de nuevas ideas, ofreciéndolas de manera sistemática hacia las necesidades de información de la sociedad en general.

Todo lo antes expuesto determina la posibilidad de llevar acabo el proceso de la transferencia de la información de manera sistemática, es decir, la transformación que debe ser objeto el conocimiento académico que poseen actualmente las instituciones de educación superior.

El fenómeno de las TIC se considera un tema de relevancia social emergente que aparece asociado a otros múltiples fenómenos y debiera incorporarse en una asignatura de análisis de la realidad social, dentro del periodo de especialización de la carrera profesional, con el fin de amortiguar la falta de juicio crítico de nuestros profesionales. Sin embargo, este juicio crítico debe ser una actitud constante en los profesionales que trabajan y operan en el entorno social dentro del ámbito académico y profesional.

Por otra parte se observa un amplio margen de entendimiento con relación a la comprensión directa de lo que significa el proceso de socialización del conocimiento académico en las instituciones académicas, en el sentido de conocer la existencia de la generación de productos y procesos informativos que están caracterizados por el uso efectivo de la tecnología, con la finalidad de suministrarlos de manera eficiente para el surgimiento de sociedades de información que permitan una vinculación aún mas directa con sectores externos. Además de hacer énfasis en la existencia de estrategias funcionales y operativas para una efectiva transferencia de la información y del conocimiento académico.

Cabe destacar que la generación de proyectos de creación de comunidades del conocimiento, influye de manera determinante para incentivar una competitividad institucional productiva a través de una concepción colectiva de nuevas ideas, fortaleciendo las debilidades que existen, en el intercambio efectivo del conocimiento académico y más aún con un alto índice de pertinencia social determinado por el valor agregado del capital intelectual que fortalece las instituciones cuyos resultados son analizados y profundizados.

Además de darle suma importancia al dominio de los conocimientos permanentes en materia de tecnología de la información por parte del componente humano que conforma estas instituciones universitarias, la gestión del conocimiento académico es clave determinante para la cristalización de su socialización, permitiendo maximizar y renovar de manera constante, la efectividad de la labor académica, caracterizada por un efectivo proceso de enseñanza y aprendizaje que se vislumbra como pilar fundamental en la generación de profesionales capaces de ilustrar sus pensamientos como factor estratégico para la efectividad de los desarrollos tecnológicos en la gestión del conocimiento.

Lo mas destacado es que las instituciones de educación superior tienden a persistir en el tiempo y su principal característica se centra en la capacidad de generación y consolidación de conocimiento como producto de la interrelación entre los usuarios y la tecnología. A este respecto, se vislumbra un mayor auge en la estructuración de diseños de sistemas de información en las universidades para garantizar de manera integral la gestión del conocimiento académico.

En definitiva las instituciones de educación superior poseen una formación de criterios similares para conocer e interpretar culturas informacionales de otras instituciones, pero la intención es pretender que se logre una interacción lógica y equivalente al proceso de la socialización del conocimiento académico dentro del entorno en un mundo globalizado.

Sin duda la característica principal del estudio es que la sociedad tenga la posibilidad de acceder a los centros y servicios de información desde cualquier lugar, para el desarrollo personal de cada individuo y de cada institución generadora de conocimiento, interactuando de manera uniforme y estandarizada para lograr la definición de un modelo estratégico soportado por las TIC con la finalidad de viabilizar la socialización del conocimiento académico, involucrando a toda la colectividad en general en un proceso de innovación constante y vertiginosa que crece a pasos agigantados.

Sin embargo, la posibilidad de que el conocimiento académico esté dentro de un ambiente de transferencia aceptable, es preciso destacar la consolidación de procesos que garanticen la socialización del conocimiento académico a fin de suministrar un sistema estandarizado de información que hable un mismo lenguaje con el objeto de ser transferido hacia la colectividad en general.

No obstante, se presenta interés en la generación de proyectos de creación de comunidades del conocimiento, incentivando así el ambiente competitivo de una concepción colectiva de ideas nuevas, fortaleciendo las debilidades que existen en la generación e intercambio efectivo del conocimiento académico con un alto índice de pertinencia social determinado por el valor agregado del capital intelectual que permita maximizar de manera constante, la efectividad de la labor académica caracterizada por un efectivo proceso de enseñanza y aprendizaje continuo.

La idea principal es que exista una consolidación y estructuración de sistemas de información estandarizados que permitan un lenguaje universal en el intercambio de información académica, con un alto grado de control analítico para establecer mecanismos necesarios derivados de una socialización del conocimiento académico institucional.

En este sentido, es preciso apuntalar hacia la generación de un modelo estandarizado de transferencia e intercambio de conocimientos con la finalidad de viabilizar una interacción uniforme con sectores tanto internos como externos, adaptando aptitudes de cultura académica competitiva que haga posible la consecución de estrategias necesarias para reconocer, valorar, interpretar y operar los sistemas tecnológicos informativos con el fin de adaptarlos a las exigencias del entorno orientado hacia una sociedad plena de información y conocimiento.

Asimismo, es necesario la continuidad de enfatizar la búsqueda de información relevante para desarrollar programas y proyectos futuritas relacionados al establecimiento de comunidades del conocimiento inmersos dentro de la concepción de la socialización del mismo, a través de las plataformas tecnológicas existentes y las que se desarrollan de manera constante, afianzando la gestión académica institucional dentro de los adelantos tecnológicos en materia de tratamiento de información.

Bibliografía

1. Álvares, M. (2005). Educación a Distancia ¿Para qué y Cómo?. Artículo de Investigación. Universidad Autónoma de Tamaulipas. México.        [ Links ]

2. Araya, Á. (2001). Infraestructuras de Información para América Latina. Investigaciones de la Comunicación. Nº 13, VOL. 2. Caracas: UCV, Facultad de Humanidades y Educación, pp. 124.        [ Links ]

3. Arribas, A. (2003). Intranet para la Gestión del Conocimiento y la Comunicación Interna. Tecnológico de Monterrey. Campus Estado de México, México.        [ Links ]

4. Bañegil, T. (2005). Gestión del Conocimiento y Estrategia. Universidad de Extremadura, España.        [ Links ]

5. Berrios, M. (2004). Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y Los Adolescentes. Algunos Datos. Universidad de Barcelona, España.        [ Links ]

6. Castells, M. (2000). Internet y la Sociedad en Red (En Línea). Lección inaugural del programa de doctorado sobre la sociedad de la información y el conocimiento. España.        [ Links ]

7. Fernández, V. (2004). Sistemas de Información Integrados. Internacional. Federation of Library Associations and Institutions. 2004 Division VI.        [ Links ]

8. García, H. (2001). Las Nuevas Tecnologías de la Información y su Impacto en la Formación de los Recursos Humanos. Universidad Centra "Marta Abreu" de Las Villas, Santa Clara. Cuba.        [ Links ]

9. GRUPO AVANZA (2003). Las Comunidades del Conocimiento. Filosofía de Gestión. Presentación en PowerPoint. Cuba.        [ Links ]

10. Jonquera, C. (1999). La Educación a Distancia. Artículo de Investigación. Universidad Católica del Norte. Santiago de Chile.        [ Links ]

11. La Cruz, M. (2003). La Organización Creadora de Conocimiento. Artículo de Investigación. Publicado en http://es.wikipedia.org. España.        [ Links ]

12. López, X. (2000). La Comunicación del Futuro se Escribió con la L de Local. Revista Latina de Comunicación, número 34, La Laguna Tenerife. España.        [ Links ]

13. Milazzo, L. (1999). Socialización. Universidad José María Várgas. Venezuela. http://www.ujmv.edu/sitiowebv2007/asp/default.asp        [ Links ]

14. Molina, B. (2003). Las TIC’s en los Espacios Familiares. Universidad de la Frontera, Chile. www.e-libro.com        [ Links ]

15. Muñoz y Riveola (2003) Del Buen Pensar y Mejor Hacer: Mejora Permanente y Gestión del Conocimiento. España. McGraw Hill.        [ Links ]

16. Paredes, A. (2005). Planeación Prospetiva para las Redes de Conocimiento Corporativo en las Universidades Públicas Venezolanas. Trabajo presentado como requisito para optar al Título de Doctora en Ciencias Gerenciales. Universidad Rafael Belloso Chacín. Maracaibo, Venezuela.        [ Links ]

17. Romano, E. (2000). Internet: Una Nueva Masa Artificial. Artículo de Investigación. Revista Actualidad. Buenos Aires, Argentina        [ Links ]

18. Salcido, G. (2003) La Socialización del Conocimiento Educativo en Internet. Simposio Virtual SOMECE. Coloquios de Informática Educativa.        [ Links ]

19. Tissen, R.; Andriessen, D. y Lekanne, F. (2000). El Valor del Conocimiento para Aumentar el Rendimiento en las Empresas. Madrid, España.        [ Links ]

20. Valerio, G. (2002). Administración de las Tecnologías de Información. Campus Monterrey. México. Pág. 1-6.        [ Links ]

21. Vásquez, D. (2002). Bases de la Teleinformática. Caracas, Venezuela. Artículo de Opinión publicado en www.monografias.com.        [ Links ]