SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.9 número19Venezuela y las negociaciones agrícolas en la organización mundial del comercio: La participación de los actores privados (1999-2003)Consumer´s preferences for newness and innovation in fresh beef in Argentine índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Agroalimentaria

versión impresa ISSN 1316-0354

Agroalim v.19  Mérida jul. 2004

 

Perfil Competitivo del circuito hortícola en la parroquia Independencia del municipio FEDERACIÓN del estado Falcón, Venezuela

Henri Piña Zambrano1

Freyglin Sánchez2

1 Ingeniero Agrónomo, M. Sc. Gerencia Agrícola. Profesor adscrito al Departamento de Desarrollo y Producción Agrícola, Universidad Francisco de Miranda. Dirección Postal: Carretera Intercomunal Coro-La Vela, Complejo Académico «El Hatillo», Estado Falcón, Venezuela. Apartado postal 7524, Coro 4101. e-mail: henripina@unefm.edu.ve; henripina@cantv.net

2 Ingeniero agrónomo, egresado del Programa de Ingeniería Agronómica de la Universidad Francisco de Miranda (Venezuela). Dirección postal: Carretera Intercomunal Coro-La Vela, Complejo Académico «El Hatillo», Estado Falcón, Venezuela. Apartado postal 7524, Coro 4101.

Resumen

Actualmente se está imponiendo una nueva dinámica dentro del sistema agroalimentario que responde a una integración de tipo vertical de actividades productivas y de generación de bienes diferenciados, orientadas a consumidores en segmentos específicos de mercado. Ésta es denominada integración de valor y tiene en el enfoque de circuitos una herramienta de análisis. En esta investigación se utiliza la citada herramienta para caracterizar el circuito hortícola (pimentón, tomate y cebolla) en la parroquia Independencia del Municipio Federación en el Estado Falcón, con el propósito de construir su perfil competitivo en términos de las actividades ejecutadas y de los agentes participantes. La unidad de investigación la conformaron 45 productores asentados en el área de estudio. Al finalizar la investigación se evidenciaron como principales rasgos característicos del circuito hortícola, los siguientes: ausencia de un marco gerencial que oriente competitivamente la explotación hortícola, fomento de distorsiones perniciosas de competitividad, comportamiento errático de la producción, el dominio del mercado por un solo agente, uso intensivo de insumos y expectativas de ganancias en el corto plazo. Asimismo tienen significativa importancia los regímenes de tenencia de tierra y acceso al recurso agua, ya que cerca del 80% de la producción es generada bajo esquemas de arrendamiento a precios significativamente altos. Se concluye que la explotación carece de una masa crítica de factores competitivos y se acerca a modos tradicionales de producción, aunque puede ser orientada como un esquema de desarrollo y crecimiento sustentable de esta zona rural.

Palabras clave: hortalizas, circuito, Falcón, competitividad.

Abstract

Presently, a new dynamic within the agri-food system that responds to vertical type productive activities and the generation of differentiated goods oriented towards consumers in specific segment of the market is being imposed. This is called value integration and in a circuit approach is an analytical tool. This study utilizes this tool to characterize the cash crop circuit (green pepper, tomato, and onion) in Independence Parish, Federation Municipality, Falcon State in order to build a competitive profile in terms of activities carried out and participating agencies. The research unit consisted of 45 producers located in the study area. At the end of the research, the principle traits found to be characteristic of the cash crop circuit were the following: absence of a managerial framework to competitively orient cash crop exploitation, development of pernicious distortions in competition, erratic production behavior, market domination by one agent, intensive use of inputs and the expectation of profits on the short term. Likewise, the system of land tenure and access to water resources is significantly given important that 80% of the production is generated under a rental scheme at high prices. It is concluded that a circuit lacks critical group of competitive factors even though it can be considered a development and a sustainable growth scheme in this rural area.

Key words: vegetables, circuit, Falcon, competitiveness.

RÉSUMÉ

Dans ce travail on utilise l´ approche de filière pour caractériser la compétitivité de produits maraîchers (poivrons, tomates et oignons) selon les activités entreprises et les agents participants dans la paroisse Independencia, Municipalité Federación de l´État de Falcon. L´unité de recherche était constitué par 45 producteurs de ce milieu rural. Une fois la recherche terminée, on peut conclure que l´ exploitation est proche de modes feudaux de production et qu´il n´y n’a pratiquement pas de facteurs de compétitivité. Cependant le milieu peut être orienté vers un schéma de développement et de croissance.

Mots clés: produits maraîchers; filière; compétitivité; système

Recibido: 26-04-2004 Aceptado: 13-12-2004

1. Introducción

en los últimos años se ha observado una serie de profundas transformaciones que han originado cambios sustanciales en la industria alimentaria, en la agricultura y especialmente en los aspectos relativos a la circulación de los productos agroalimentarios en general. El estudio de tales transformaciones ha revelado que los enfoques tradicionales utilizados para analizar esta nueva y compleja realidad no resultan del todo satisfactorio (Antle, 1999; Boehlje, 1999).

Dada la importancia de este problema se han incorporado diversas corrientes de pensamiento al estudio de esta situación, entre las que destacan el agribusiness de la Escuela de negocios de la Universidad de Harvard (EE.UU.) y las filière del Instituto Agronómico Mediterráneo de Montpellier (Francia). Estas corrientes de pensamiento han convergido en el denominado Enfoque de Circuitos (Martín et al., 1999), a través del cual se realiza el análisis de un rubro (o grupo de rubros) desde su producción primaria hasta la mesa del consumidor, incluyendo las fases de transformación, comercialización (mercadeo) y transporte (Morales, 2000).

Esta actividad vista bajo un enfoque sistémico, el del sistema agroalimentario, corresponde a un sector ampliado donde se incluye la generación primaria de bienes alimentarios, la industria procesadora, las empresas relacionadas proveedoras de servicios e insumos, la red de distribución y al consumidor final, conformando un estratégico sector dinamizador del aparato económico (Herrera, 2000).

Tal sistema tiene una fuerte articulación a los lineamientos de política macroeconómica de manera de potenciar sus ventajas competitivas. Esta nueva concepción de productividad no sólo se plantea desde su perspectiva de eficiencia y eficacia, sino que lo supera para llegar a una relación directa con el consumidor final de manera de satisfacer las necesidades y demandas de éste, desde una perspectiva inteligente de asignación y uso de recursos (González, 2000).

Dentro de esta nueva concepción la actividad agropecuaria se define como un elemento clave de una nueva estrategia de desarrollo socioeconómico. La articulación entre cada uno de los agentes económicos del sistema agroalimentario es entonces primordial. La generación primaria de bienes debe articularse con un sector industrial y de transformación mediante el cual se agregue valor a esa producción primaria, en estrecha compatibilidad y convivencia con un criterio ambiental de sustentabilidad (González, 2000).

El cambio experimentado en el comportamiento de la actividad agropecuaria la ha llevado a evolucionar de una estructura eminentemente familiar, de pequeña escala de producción y relativa independencia de acción, hacia esquemas de integración orientados hacia una pronta y satisfactoria respuesta a las exigencias de los consumidores, focalización de servicios, junto a una consolidación de las relaciones entre la provisión de insumos y el componente industrial (Boehlje, 1999).

De acuerdo con este planteamiento se incorpora una nueva dimensión dentro del sistema agroalimentario: la integración de valor. Este concepto es el resultado de la reciente evolución del sistema agroalimentario donde destaca la integración vertical de actividades productivas y la generación (desde esa integración vertical) de bienes diferenciados destinados a satisfacer necesidades y requerimientos particulares de los consumidores en segmentos específicos de mercado (Hobbs et al., 2000; Boehlje, 1999).

De esta manera la integración de valor se transforma en una herramienta de apoyo y análisis del enfoque de circuitos al cual complementa al combinar en una estratégica dimensión las actividades, procesos y acciones individuales que componen esa cadena de valor desde el laboratorio de biotecnología hasta la mesa del consumidor final. En este sentido se entiende por integración de valor una estratégica alianza vertical entre un número independiente de negocios, organizados en una cadena de suministros (Hobbs et al., 2000).

La integración de valor surge cuando se tiene una única visión y meta dentro de un circuito agroalimentario. Por lo general esta visión y meta corresponde a la satisfacción de las necesidades del consumidor. Una integración de valor conlleva a asumir riesgos y a disfrutar beneficios de manera colectiva. Esta percepción del trabajo en conjunto implica un esquema inteligente de cooperación (alianzas estratégicas) para de esta manera brindar una fluida, segura y confiable corriente de información a lo largo de toda la integración. Es así que se da un importante porcentaje de valor agregado a la integración de los agentes del circuito como tal, diferenciándolo de manera sustancial de un simple esquema de integración vertical, acuerdos o contratos de cooperación.

Dentro del nuevo escenario donde le toca desempeñarse al sector agroalimentario la actuación de los agentes que lo conforman debe ir más allá de una simple relación comercial entre factores y/o actores de producción, procesamiento y distribución; en contraste debe responder a criterios gerenciales y metas comerciales comunes. En una integración de valor cada uno de los participantes involucrados difunden y practican acciones dirigidas a logros de resultados del tipo ganar-ganar, generados mediante la participación comercial conjunta y no en posiciones encontradas u opuestas, dándole así un giro al tradicional enfoque de relación entre agentes económicos dentro de un sector o circuito en particular.

Es entonces el enfoque de circuitos una herramienta de análisis económico de gran utilidad y su aplicación muy adecuada cuando se trata de estudiar el impacto que tienen diferentes políticas macroeconómicas y sectoriales sobre las decisiones de los agentes económicos que intervienen en el proceso que transforma la producción en alimentos para el consumidor. En este sentido la diversidad de relaciones que se pueden establecer a lo largo del circuito, la multitud de agentes que intervienen en los diferentes procesos y la sucesión compleja de etapas y actividades hacen que el estudio de circuito pueda ser utilizado desde numerosas perspectivas (Martín et al., 1999).

Este análisis implica por lo tanto tomar en cuenta múltiples factores que van desde la preproducción, pasando por la producción, cosecha y almacén hasta el mercadeo, y cuyos factores permiten identificar y resolver problemas que se puedan presentar a lo largo del circuito, el cual es considerado como un conjunto de actividades productivas cuyo punto de partida resulta ser siempre un producto agroalimentario.

Con base en este planteamiento teórico se realizó una investigación a los fines de analizar, bajo la perspectiva descrita, el circuito hortícola (que corresponde a los rubros pimentón, tomate y cebolla) en la parroquia Independencia del Municipio Federación en el Estado Falcón. La investigación tuvo como principal objetivo construir el perfil competitivo de la zona de estudio en términos de las diversas actividades y/o labores que se cumplen dentro de la explotación directa de estos cultivos, así como de los agentes económicos que participan como ejecutores de dichas actividades y/o labores.

La parroquia Independencia se encuentra ubicada al noroeste del Estado Falcón (Venezuela) sobre una superficie de 80 Km2 y presenta una significativa participación en la producción de hortalizas tanto al nivel regional como nacional, que motivó la realización de la investigación en pro de encauzar y orientar un desarrollo armónico y sustentable en ésta localidad (Alcaldía del Municipio Federación, 1999; MPC, 1997; SDA, 1997) (Cuadro 1).

Cuadro 1

Es así como la motivación central de la investigación se sustentó en el carácter agropecuario de la zona de estudio, cuya principal actividad económica la constituyen precisamente -en más del 85%- las actividades agrícolas y pecuarias, principalmente la ganadería doble propósito y la ganadería caprina. Las explotaciones hortícolas, aunque son de reciente aparición, contabilizan una superficie de siembra superior a las 600 hectáreas (SDA, 1997).

Es precisamente el reciente desarrollo de estas explotaciones lo que justifica la importancia de la investigación, dada la repetición de esquemas tradicionales de uso intensivo de insumos altamente perjudiciales para el ambiente e incluso para el hombre, visto su desarrollo en otras localidades de Venezuela, tales como El Cebollal en el estado Falcón y Quibor, en el Estado Lara.

2. Metodología

La estrategia metodológica implementada se sustentó en el esquema desarrollado por Bourgeois et al. (1999) y Martín et al. (1999), quienes presentan como fundamentación metodológica central un estudio de carácter descriptivo al plantear la tarea de elaborar el perfil de los agentes que participan dentro del circuito así como las actividades que éstos ejecutan. Complementariamente se enriqueció la investigación con un estudio de tipo analítico, al configurar posibles escenarios de desarrollo futuro del mismo, de manera de circunscribir el circuito en una dimensión apropiada. El nivel de aplicación de esta estrategia metodológica fue al nivel micro (primario) dentro del sistema agroalimentario, en vista que sólo se consideraron las relaciones de tipo horizontal y vertical entre los actores del circuito. La unidad de investigación estuvo conformada por los productores de hortalizas de la parroquia Independencia del Municipio Federación del Estado Falcón, quienes suman en total 45 productores asociados.

La información necesaria para la conformación del perfil y análisis propuesto se obtuvo bajo la modalidad de entrevistas personales y la aplicación de cuestionarios, a través de encuestas programadas a los agentes participantes dentro del circuito (Cuadro 2). Asimismo se recurrió a la consulta de fuentes de tipo secundario catalogadas en centros de documentación especializados, las cuales en conjunto conformaron de manera definitiva el insumo para la construcción del perfil del circuito hortícola. A partir de este perfil se derivaron las propuestas pertinentes.

Adicionalmente se celebraron encuentros de trabajo de tipo semi-estructurado con agentes calificados como clave, o con significativo peso específico dentro del circuito, con el propósito de profundizar aspectos particulares que en función de su naturaleza pudieran considerarse importantes dentro del estudio. Este esquema de trabajo fue complementado con la consulta de literatura acerca de los rubros hortícolas abordados, de donde se extrajo la base teórica que sustentó la columna vertebral conceptual de la investigación. En lo referente al planteamiento básico de la competitividad, este análisis, se basó en el modelo propuesto por Porter (1999) (Figura 1), mediante el cual se evaluó la influencia de una serie de factores específicos sobre la competitividad del sector hortícola (Cuadro 3).

En este sentido se manejó el concepto de que una zona en particular tendrá éxito en aquellos sectores (circuito hortícola en este caso), donde las determinantes de competitividad brinden los incentivos, presiones y capacidades necesarias para innovar y mejorar las ventajas comparativas de una iniciativa empresarial en particular, en función de una serie de elementos estratégicos agrupados en cada una de las aristas del diamante. Sin embargo es importante destacar que, si bien la competitividad carece de un concepto único, puede aproximarse a una definición a través de la cual se destaque la capacidad que tiene una empresa o un sector para mantener o ampliar su participación en sus mercados meta, manteniendo resultados positivos (Porter, 1999).

3. Resultados y discusión

La producción de hortalizas en el Estado Falcón se concentra fundamentalmente en los Municipios Miranda, Buchivacoa, Sucre y Federación, siendo este último el de mayor aporte a la producción total, donde la parroquia Independencia representa alrededor del 75% de este total. En esa zona los principales rubros explotados son la cebolla, tomate y el pimentón. Éstos se comercializan sin ningún tipo de diferenciación significativa y son producidos bajo esquemas de commodities sin un valor agregado apreciable orientado a satisfacer la demanda cada vez más exigente del consumidor, en términos del costo de oportunidad de éstos.

Cuadro 2

El primer aspecto que resalta al efectuar la investigación es la repetición de modos tradicionales de explotación intensiva desarrollados en otras localidades del estado y del país. Tal práctica ha traído como resultado un agotamiento del recurso agua y del recurso suelo fundamentalmente, así como un significativo daño al ambiente, llegándose incluso a la salinización del suelo y agotamiento de acuíferos (como en el caso de El Cebollal, en el Estado Falcón). El modo de producción empleado pareciera consistir en explotar de manera intensiva hasta su agotamiento una localidad en particular, para luego trasladar el mismo modo de producción a otra área similar y repetir el mismo procedimiento y así sucesivamente.

La producción de estos cultivos se caracteriza, de manera particular, por el intensivo uso de biocidas, una fuerte dependencia del riego (aplicado, en mayor escala bajo el sistema de surcos), amparado en un paquete tecnológico que es aplicado sin el menor conocimiento previo de la naturaleza edáfica donde se desarrollará la explotación agrícola. Posteriormente se realiza un proceso de cosecha sin ningún tipo de prácticas de clasificación de producto, más allá del enhuacalado para su venta, que se realiza fundamentalmente en el mercado mayorista de la ciudad de Barquisimeto (el MERCABAR). Allí se efectúa el Descarte de una primera selección del producto, atendiendo al grado de madurez, color o tamaño. Este proceso por lo general lo realiza el intermediario con una cuadrilla de cosechadores. Se evidencia así que el esquema utilizado limita (en función del centro de poder del canal de comercialización) el desarrollo de actividades post-cosecha, orientadas a darle un mayor valor agregado a la producción primaria en pro de nuevos mercados de mayor retorno económico.

Figura 1

Diagrama de Porter

Fuente: Porter (1999).

Bajo este marco de producción agroalimentaria los productores de la parroquia Independencia desaprovechan (nuevamente, debido al dominio del intermediario y consiguiente desconocimiento de la dinámica del mercado), las potenciales oportunidades que representa la actual tendencia que se ha impuesto paulatinamente bajo el nuevo paradigma de distribución agroalimentaria. Este último se materializado en las cadenas de súper e hipermercados, así como en las cadenas de comida rápida, por citar sólo algunos ejemplos de los nuevos esquemas de consumo que la población venezolana está comenzando a adoptar.

Asimismo, en un ámbito más local, el productor descarta la posibilidad de participar en las denominadas ferias de consumo. En éstas, a través de un contacto más directo con el consumidor, podría -por un lado- percibir un mejor ingreso por su producto y -por el otro- conocer de primera mano las exigencias que los consumidores hacen respecto a estos bienes agroalimentarios.

Cuadro 3

Bajo esta perspectiva el perfil competitivo del circuito hortícola en la parroquia Independencia presenta los siguientes elementos:

a) Condición de los Factores

La razón principal del auge hortícola que en estos momentos exhibe la zona de estudio responde a sus favorables condiciones agroclimáticas y edáficas, así como a una amplia disponibilidad de tierras (aunque concentradas en pocas manos) aptas para estos cultivos y una abundante provisión de mano de obra barata, aunque no especializada, que en conjunto conforman una excelente masa de condiciones comparativas -mas no competitivas-. Es ya ampliamente conocido el carácter efímero de este tipo de ventajas, las cuales pueden ser superadas en cualquier momento en otras localidades donde por algún elemento adicional (o de mayor valor) resulte más atractiva la inversión, fundamentalmente dado el carácter intensivo del modo de producción y el consecuente agotamiento de recursos, principalmente como el agua y el suelo.

Este tipo de ventajas deben ser potenciadas a fin de transformarlas en ventajas competitivas, sobre la base de una especialización de la mano de obra, innovación tecnológica y eficiente uso de los insumos con el propósito de establecer una explotación sustentable en el tiempo y en sintonía con la demanda de los consumidores.

Por otro lado, la infraestructura de la zona no garantiza el intercambio comercial con los principales centros de compra de la producción y la venta de insumos. El tránsito vehicular está fuertemente restringido en épocas de lluvias, al mismo tiempo que se carece de instalaciones (públicas o privadas) para el acopio y clasificación de la producción. Además el acceso al financiamiento proveniente de organismos oficiales es igualmente limitado.

b) Condición de la Demanda

El consumo de hortalizas en Venezuela está representado principalmente por el tomate, la cebolla y el pimentón (en ese orden), siendo el tomate (tanto de consumo fresco como procesado) el que aporta más del 50% de la disponibilidad para el consumo humano (Machado, 2002). De allí la importancia que estos rubros ostentan dentro de la dieta del venezolano, los cuales siempre están presentes en una gran variedad de platos y preparaciones culinarias.

Este consumo ha evolucionado durante los últimos años de un esquema centrado más en condiciones de precio que en atributos del bien, con poco o ningún conocimiento de las normativas de carácter ambiental o inocuidad (que en el caso hortícola de la parroquia Independencia es particularmente importante dado el intensivo uso de biocidas, lo cual atenta contra la salud del consumidor), hacia un consumo basado en bienes diferenciados, con alto valor agregado. El consumidor actual tiene mayor nivel de conciencia acerca del daño que causan estas sustancias, así como el profundo impacto que representa para el ambiente este esquema de producción intensiva.

Complementariamente y dentro del nuevo patrón de vida del consumidor, la valoración de una alimentación sana -no sólo en términos de inocuidad, sino en lo referente a estilos y hábitos de consumo más saludables-, confiere a estos rubros un rol preponderante dentro de estos patrones alimentarios.

Contrariamente la producción de hortalizas en la zona de estudio no está en sintonía con estas exigencias, aunque paradójicamente toda la producción es colocada en los centros de distribución mayoristas y minoristas del país. Esto último evidencia una potencial oportunidad de crecimiento del mercado, si bien se trata de un comportamiento sustentado en cierto grado por el desconocimiento del consumidor acerca de los medios de producción empleados para la obtención de estos bienes, dado que en Venezuela el concepto de trazabilidad no está muy difundido entre el grueso de la población. Adicionalmente las actuales condiciones económicas (de persistente inflación e ingresos reales decrecientes) obligan a un importante segmento de consumidores a preocuparse más por la obtención de alimento («cantidad»), que por la calidad de éstos.

Por otro lado, debe destacarse el hecho de las marcadas fluctuaciones de precios que se observan a lo largo del año para estos rubros, llegándose a extremos (tanto a la baja como al alza) que afectan consecuentemente a productores y consumidores, según el caso.

c) Estrategia, Estructura y Rivalidad

Los productores de hortalizas en la zona de estudio no exhiben, en respuesta a los términos de compra–venta de su producción, un peso específico dentro del mercado donde les toca desempeñarse. No obstante debe destacarse la recientemente creada Asociación de Productores de Hortalizas, organización que ha dado señales positivas de cambio al gestionar la consecución de servicios e insumos para apoyar el proceso productivo, a pesar de que su papel aún no sea reconocido entre los agentes económicos del circuito.

Bajo este panorama se evidencia que no existe, de manera significativa y visible, un marco gerencial que oriente en forma competitiva la explotación hortícola en la zona de estudio. No hay una conducta de los productores basada en función de un esquema competitivo de producción, sino que por el contrario se basa en la obtención de prebendas comerciales, específicamente en lograr mayores precios para la cosecha, bajos precios o plazos más flexibles de pagos de los insumos, que llegan incluso hasta el establecimiento de nexos familiares (en diferentes grados) para la obtención de estos privilegios. En definitiva, se fomentan las distorsiones perniciosas de competitividad frente a esquemas justos y eficientes de producción. Adicionalmente es importante destacar que en la parroquia en cuestión sólo existen cinco productores denominados como independientes, debido a que cuentan con disponibilidad de tierras, equipos, agua para riego y capital de trabajo. Los restantes 40 productores deben acudir a los servicios de un intermediario a fin de tener acceso a los insumos de producción (excepto para el agua y las tierras), lo que en definitiva atenta contra el establecimiento de una cultura gerencial eficiente y competitiva.

Además debe resaltarse que los productores sólo cumplen funciones de producción primaria dentro del circuito, mientras que el resto de funciones (utilidades) de comercialización (cosecha, enhuacalado3 y transporte a centros de acopio y distribución) son realizadas por el intermediario.

No se evidenciaron intenciones por parte de los productores de incursionar en estrategias orientadas a lograr una participación más directa en la venta a la agroindustria o a los consumidores finales. Esta situación, derivada del fuerte control que sobre los mercados de factores se presenta en la zona, conlleva a atrofiar las iniciativas orientadas al establecimiento de canales de comercialización más descentralizados, con mayor interacción productor-consumidor y, por consiguiente, una mayor retribución económica.

d) Industrias Relacionadas y de Apoyo

La producción de hortalizas en la parroquia Independencia está marcada por un elemento determinante: existe un sólo intermediario que adquiere la producción. Este agente económico, con más de 20 años de presencia en la zona suministrando insumos a otros procesos productivos, es quien prácticamente determina el futuro de la producción hortícola en la parroquia. La relación de dependencia entre este intermediario y los productores es de tal grado que, en algunos casos, es él quién decide -en función del suministro de insumos y de financiamiento-, el inicio de la siembra en respuesta a la información de mercado que él maneja. La provisión de semillas, biocidas y fertilizantes los concentra este agente, quien posteriormente comercializa la producción y entrega al productor el resto de la operación comercial, que en algunos casos apenas llega a cubrir las expectativas de éste. Pudiera afirmarse que el intermediario en sí constituye un cluster o agrupamiento productivo, al concentrar en alto porcentaje los servicios necesarios para la producción.

En la práctica sólo existe una industria relacionada y de apoyo al circuito hortícola en la zona de estudio.

e) Gobierno

Independientemente de la crisis que han venido experimentando las dependencias agroalimentarias en el país, la asistencia gubernamental en la zona de estudio es prácticamente inexistente. Durante el período de estudio sólo se contactó a algunos técnicos del desaparecido Programa de Extensión CIARA quienes hicieron presencia hasta poco antes de la definitiva eliminación de dicho programa. En resumen pudiera afirmarse que la acción gubernamental no ha estado presente, o ha sido mal enfocada, convergiendo así en un entorno estructural que no facilita o no promueve un sector hortícola competitivo en la parroquia Independencia.

Por otro lado la política cambiaria del gobierno ha influido significativamente en términos del acceso a semillas y biocidas, los cuales corresponden a insumos fundamentalmente foráneos que han sufrido por la restricción de divisas un aumento considerable de su costo, encareciendo en consecuencia el costo unitario de producción. Asimismo los programas de financiamiento orientados a estos rubros en la zona de estudio son prácticamente nulos. Esta situación puede ser explicada, en parte, por la precariedad de garantías con las cuales cuentan los productores.

f) Hechos Fortuitos

Tal vez el hecho fortuito más relevante detectado en este estudio lo representa la dependencia del régimen de lluvias que presentan los productores. La explotación hortícola está atada en gran medida a la disponibilidad de agua, y dado que en la zona no se cuenta con fuentes alternas de provisión de este recurso, tales como pozos perforados o lagunas que pudieran ser utilizados en la época de sequía, el futuro del circuito pudiera verse seriamente afectado.

Otro elemento fortuito lo representa la potencial incidencia de plagas y enfermedades que pueden limitar en grado significativo la producción en la zona y que pudiera estar vinculada a un mayor uso de biocidas para su control, con su consecuente impacto sobre el ambiente.

4. Conclusiones

En la parroquia Independencia del Municipio Federación, en el Estado Falcón, se desarrolla en los actuales momentos un enclave de explotación hortícola que exhibe un comportamiento errático de producción. Esto se debe fundamentalmente a que el mismo está basado en una serie de elementos de tipo comparativo, por el dominio de los canales de comercialización y provisión de insumos por parte de un solo agente económico, así como por una baja innovación tecnológica de este proceso productivo.

La explotación hortícola de esta zona nació y creció sustentada en factores de producción (tierra, agua, clima y mano de obra) de carácter comparativo, que como tales responden al comportamiento propio a los que están sometidos dichos factores en términos de las distorsiones a que el mercado pueda someterlos, en provecho de cualquier otra localidad con mayor atractivo para los inversionistas. Adicionalmente este modo de producción se caracteriza por un patrón de explotación de tipo intensivo, signado por expectativas de ganancias en el corto plazo, en detrimento de una visión de sustentabilidad del ambiente e inocuidad de los bienes generados bajo este esquema de producción. Todas estas circunstancias conllevan un costo social y ambiental muy alto, revertiéndose negativamente para los pobladores de la zona.

A manera de síntesis, entre los elementos característicos que distinguen al circuito hortícola en la zona de estudio pueden enumerarse los siguientes:

1. Existencia de un modo de explotación basado más en elementos de tipo comparativo (factores heredados) que de factores competitivos (factores creados).

2. El circuito responde a la repetición de esquemas intensivos de producción que conllevan un alto costo social y ambiental, con poca o ninguna innovación tecnológica.

3. El circuito está conformado por tres etapas básicas: producción, cosecha y comercialización. El productor participa sólo en la fase de producción primaria y desconoce el comportamiento y las posibilidades del mercado hortícola en el país.

4. Un solo agente económico controla una parte significativa de los factores de producción (fundamentalmente capital e insumos), y a su vez comercializa la producción; esto le resta significativa competitividad al circuito y desfavorece la calidad de vida de los productores.

5. Los productores tienen escaso peso específico como gremio organizado, lo que limita igualmente un desempeño más competitivo del circuito en términos de gestionar asesoría técnica orientada a la mejora tecnológica del patrón de producción, consecución de fuentes alternas de financiamiento y programas de capacitación, entre otros.

6. La política cambiaria aplicada por el Ejecutivo ha encarecido significativamente la estructura de costos del circuito, debido a que la mayoría de los insumos son importados.

7. Otro aspecto importante a destacar corresponde al elemento social ligado a este modo de explotación, al presentarse corrientes migratorias desde su último nicho de explotación (agotado por la dinámica intensiva de cultivo) hacia otro nuevo nicho (virgen). Este hecho acarrea una serie de consecuencias que tienen un impacto significativo sobre la población local.

La llegada de nuevas personas tiene mucho peso dentro de la dinámica económica de un núcleo social relativamente pequeño; presenta un cambio significativo en su estructura social y cultural durante el efímero auge económico del que disfruta la localidad, para luego dar paso a un más dramático cuadro socioeconómico donde las variables relevantes son la improductividad de las tierras y el aumento demográfico (con secuelas características de las zonas rurales de Venezuela).

8. El régimen de tenencia de la tierra y el acceso al recurso agua son igualmente aspectos relevantes para el desempeño competitivo del circuito, ya que cerca del 80% de la producción hortícola es generada bajo esquemas de arrendamiento de estos factores de producción, a precios significativamente altos y desventajosas condiciones para el productor.

Con base en la anterior caracterización puede afirmarse que la explotación hortícola en la parroquia Independencia carece de una masa crítica de factores que pudiera catalogarse como competitiva y, más aún, se desarrolla bajo un marco de producción muy cercano a modos tradicionales de explotación agropecuaria. A pesar de lo anterior y con base en los últimos rendimientos se observa que la zona aún posee importantes aristas dentro del diamante de competitividad, que pudieran aprovecharse de manera estratégica para favorecer una explotación intensiva de sus recursos. Estas estrategias deberán volcarse hacia un esquema sustentable de producción basado en la diversificación del circuito productivo aguas abajo de la producción primaria, mediante la generación de pequeñas iniciativas empresariales orientadas a darle mayor valor agregado a la producción, en sintonía con los actuales niveles de exigencia de un importante y atractivo nicho de consumidores.

En este sentido, pudieran aplicarse algunas medidas orientadas a favorecer la competitividad del circuito, enfocando las mismas hacia factores claves como:

1. El fortalecimiento de la organización de los productores hortícolas de la zona, como estrategia para coordinar y unificar esfuerzos en pro de la aplicación de modos de producción de menor impacto ambiental.

2. La búsqueda de nuevos mercados, en sintonía con los atributos de valor que los consumidores exigen de este tipo de bienes agroalimentarios, logrando así mejores precios.

NOTAS

3 Embalaje de las hortalizas en unas cajas rectangulares, generalmente de madera, de nominadas en Venezuela «huacales».

Referencias bibliográficas

1. Antle, J. 1999. "The New Economics of Agriculture". En: American Journal of Agricultural Economics, 81(5): 993-1.010.        [ Links ]

2. Alcaldía del Municipio Federación. 1999. Diagnóstico Rural Agropecuario del Municipio Federación. Venezuela: Alcaldía Del Municipio Federación.        [ Links ]

3. Boehlje, M. 1999. «Structural Changes In The Agricultural Industries: How Do We Measure, Analyze And Understand Them?» En: American Journal of Agricultural Economics, 81(5): 1028-1041        [ Links ]

4. Bourgeois, R. et al. 1999. Enfoque Participativo Para el Desarrollo de la Competitividad de los Sistemas Agroalimentarios (CADIAC). Costa Rica: IICA, Área de Políticas y Comercio.         [ Links ]

5. González, H. 2000. Transformación Productiva y Competitividad Sistémica de la Agricultura Costarricense. Área de Políticas y Comercio. Costa Rica: IICA.         [ Links ]

6. Herrera, D. 2000. Competitividad Con Equidad en Cadenas Agroalimentarias. Área de Políticas y Comercio. Costa Rica: IICA.         [ Links ]

7. Hobbs et al., 2000. Value Chains in the Agrifood Sector. What are they? How do they work? Are they for me? EE.UU: University of Saskatchewan, College of Agriculture.        [ Links ]

8. MACHADO, A. 2002. Los Agronegocios en Venezuela. Caracas: Ediciones IESA.         [ Links ]

9. MARTIN et al., 1999. Pautas Para el Análisis de Circuitos Agroalimentarios. Caracas: Fundación POLAR, Serie Estudios de Circuitos. Área Economía Agroalimentaria.        [ Links ]

10. Ministerio de la Producción y el Comercio. 1997. VI Censo Agrícola. Caracas: MPC.        [ Links ]

11. Ministerio de agricultura y tierras. 2001. Anuario Estadístico Agropecuario. Caracas: MAT.        [ Links ]

12. Morales, A. 2000. "Los Principales Enfoques Teóricos y Metodológicos Formulados Para Analizar el Sistema Agroalimentario". En: Agroalimentaria, 10 (junio): 73-88.        [ Links ]

13. Porter, M. 1999. Ser Competitivo. Madrid: Editorial DEUSTO.         [ Links ]

14. Secretaría de Desarrollo Agrícola y Pecuaria del Estado Falcón (SDA). 1997. Situación Hortícola en el Municipio Federación. Falcón: SDA.        [ Links ]