SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número1MicronovedadesGerhard Henrik Hansen índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Bookmark

Revista de la Sociedad Venezolana de Microbiología

versión impresa ISSN 1315-2556

Rev. Soc. Ven. Microbiol. v.23 n.1 Caracas ene. 2003

 

Notas sobre Bioseguridad

Nivel 1 de Bioseguridad.

 

Biosecurity Level-1.

Rosandra Mazzali de Ilja

    Se reconocen 4 niveles de bioseguridad para el manejo de agentes infecciosos (BSLs), en los cuales se asocian combinaciones de prácticas, procedimientos, facilidades del laboratorio y/o infraestructuras para manejo de animales de experimentación. Cada combinación responde en forma específica a las respectivas tareas realizadas, a las rutas de transmisión del agente infeccioso, así como a las funciones o actividades de la respectiva área de trabajo. En este capítulo nos ocuparemos de la descripción tanto de las normas y procedimientos utilizados para el manejo de agentes correspondientes al nivel 1 de bioseguridad en laboratorios microbiológicos, como de los equipos y facilidades del área misma, así como de las dependencias que manipulan animales de experimentación.

PRINCIPIOS

    Se denominan prácticas de bioseguridad nivel 1 (BSL-1) al equipo e instalaciones adecuadas para el adiestramiento de personal cursante de educación secundaria y/o universitaria a nivel de pregrado, o sea con fines docentes. En este nivel suelen manipularse cepas de microorganismos viables que no causan enfermedad en humanos adultos sanos, ejemplo: Bacillus subtilis, Naegleria gruberi, virus de la hepatitis infecciosa canina, etc. Muchos otros microorganismos que comúnmente no están asociados con procesos infecciosos en humanos, conocidos como oportunistas, pueden convertirse en patógenos en individuos muy jóvenes, ancianos, inmunodeficientes e inmunosuprimidos. Las cepas vacunales, que han sufrido múltiples pasajes in vivo, no deben ser consideradas por ello como avirulentas. El nivel BSL-1 representa un requisito básico de contención que se traduce en prácticas microbiológicas estándar, con ausencia de barreras tanto primarias como secundarias especiales, salvo la presencia de un lavamanos.

CRITERIOS PARA EL EMPLEO DEL NIVEL 1 DE BIOSEGURIDAD

    El BSL-1 es el nivel indicado para la manipulación de microorganismos bien caracterizados que no ocasionan enfermedad y que representan un mínimo riesgo o ninguno, tanto para el personal de laboratorio como para el medio ambiente y la comunidad. Este tipo de dependencia no suele estar aislada del resto de las actividades de la edificación central. Las tareas que se llevan a cabo en este tipo de nivel suelen conducirse sobre mesones abiertos, empleando procedimientos microbiológicos estándar; no se requiere para ello la utilización de equipos de contención o diseño específico del área de trabajo. El personal que labora en estas dependencias tiene entrenamiento específico en las tareas que conduce, siendo supervisados por un profesional con experiencia general en Microbiología o área relacionada

A. Prácticas microbiológicas estándar.

    • El acceso al área de trabajo está limitado a la discrecionalidad del responsable de la misma, cuando se encuentran experimentos en curso.

    • El personal que opera a este nivel debe lavarse las manos al final de cada tarea, una vez retirados los guantes, y también antes de salir del laboratorio.

    • Actividades como comer, beber, fumar, colocarse lentes de contacto, maquillarse, rasurarse, cepillarse los dientes, etc. no deben ser practicadas en ninguna de las áreas de trabajo. Las personas que necesariamente tengan que emplear lentes de contacto, deberán equiparse con anteojos de seguridad o con máscaras para su protección. Los alimentos y bebidas, así como los objetos personales del operador, deben mantenerse fuera del laboratorio, en refrigeradores y gabinetes especiales para tales fines.

    • El pipeteo bucal queda terminantemente prohibido, debiéndose utilizar cualquiera de los dispositivos que pueden obtenerse en el comercio..

• Todos los procedimientos deben ser realizados con sumo cuidado, para minimizar la formación de aerosoles y salpicaduras.

    • La superficie del área de trabajo debe ser desinfectada cada vez que se presente un accidente que implique ruptura de envases que contengan material infeccioso, derrame de cultivos viables o salpicaduras, así como al final de cada jornada de trabajo.

    • Todos los cultivos, cepas u otros tipos de desechos contaminantes deben ser preferiblemente desinfectados en autoclave antes de ser eliminados o enviados a lavado. Todo material que deba ser descontaminado fuera del laboratorio o en áreas más lejanas, debe ser colocado en envases rígidos, resistentes y cerrados, para ser trasladado.

    • Debe conducirse en el laboratorio un programa de control periódico de insectos y roedores.

B. Prácticas especiales: Ninguna.

C. Barreras primarias de contención.

    • Por lo general, no se requieren implementos especiales de contención, como cabinas de bioseguridad, para la manipulación de los agentes asignados al BBSL-1.

    • En dichas áreas se recomienda el empleo de batas de laboratorio, bien sea cortas o largas, de acuerdo a la conveniencia del operador, para prevenir la contaminación de su ropa personal; también es conveniente el uso de gorros .

    • En caso de que la piel de las manos esté cortada, presente erupción o dermatitis tópica, debe imponerse la utilización de guantes.

    • Empleo de lentes de seguridad, para prevenir las salpicaduras o aerosoles de material de riesgo.

D. Barreras secundarias de contención.

    • Todo laboratorio debe estar provisto de un lavamanos

    • El mismo debe ser de construcción sencilla, para su fácil limpieza; no deben emplearse alfombras en ninguna de sus dependencias.

    • El tope de los mesones debe ser de material impermeable, resistente a los ácidos, álcalis, solventes orgánicos y calor moderado.

    • El mobiliario del laboratorio debe ser el adecuado, con suficientes espacios entre los mesones y los gabinetes, para facilitar la limpieza del lugar.

    • Si dicha dependencia posee ventanas que suelan abrirse, deben protegerse con tela metálica.

NIVEL 1 DE BIOSEGURIDAD PARA EL MANEJO DE ANIMALES DE EXPERIMENTACIÓN.

A. Prácticas estándar:

    • Acceso limitado o restringido, a discrecionalidad del responsable del laboratorio.

    • El personal que labora en el mismo debe lavarse las manos después de cada manipulación de animales o cultivo, así como al retirarse los guantes y antes de salir del laboratorio.

    • Prohibición de comer, beber, fumar, maquillarse, rasurarse, cepillarse los dientes, colocarse o retirarse lentes de contacto, así como almacenar alimentos o bebidas en el área de trabajo. El personal que usa lentes de contacto debe protegerse con anteojos de seguridad o con máscaras.

    • Minimizar la formación de salpicaduras y aerosoles.

    • Descontaminar la superficie de los mesones de trabajo al finalizar las tareas del día, o cuando ocurra una salpicadura o derrame de material infeccioso.

    • Las puertas de los cuartos de animales deben abrir internamente, cerrarse por sí solas y mantenerse cerradas.

    • Todo desecho de estas áreas deben ser adecuadamente descontaminados antes de ser eliminado, preferiblemente mediante autoclave.

    • Implantación de un programa de control de insectos y roedores, tomando las precauciones en el sentido de no afectar los animales de experimentación.

B. Prácticas especiales:

    • El responsable de las dependencias donde se manipulan animales debe ocuparse de limitar el acceso a las mismas de personas ajenas a la institución o que laboren en otras áreas, advirtiendo del riesgo potencial que ello implica.

    • Así mismo, el responsable de estos laboratorios de animales, debe implantar políticas concernientes a la inmunización de toda persona que preste sus servicios en esas dependencias, advirtiéndole de los riesgos que asume de negarse a ello.

    • Todo el personal contenido en las jaulas de animales debe ser removido cuidadosamente, a fin de evitar en lo posible la formación de aerosoles, desechándose en dispositivos especiales que cada institución debe tener dedicados a esos fines.

    • Posteriormente, las jaulas deben ser lavadas cuidadosamente, bien sea de forma manual o mediante máquinas mecánicas. La temperatura del enjuague final debe ser de al menos 180 grados Fahrenheit.

    • En estos tipos de dependencias debe implantarse el uso de batas y gorros de laboratorio, no debiendo transitar con ellos hacia otras áreas.

    • El responsable de este tipo de dependencia debe encargarse de suministrar a todo el personal que en él presta sus servicios, un manual de bioseguridad, exigiéndole a seguir rigurosamente todas sus prácticas y procedimientos.

C. barreras primarias de contención:

    No se requieren contenedores especiales para animales infectados con agentes infecciosos incluidos en el BSL-1.

D. barreras secundarias de contención:

    • La infraestructura dedicada a los animales de experimentación debe ser diseñada y construida de tal manera que facilite la tarea de limpieza y cuidado, tanto de los animales como del área.

    • Es obligatoria la presencia de una toma de agua con su lavamanos.

    • Si el local posee ventanas que suelan abrirse, éstas deben estar provistas de tela metálica bien ajustada.

    • El aire que sale al exterior lo debe hacer en forma directa, sin recirculación a otras áreas. También es recomendable, aunque no obligatorio, que el flujo de aire de las dependencias de animales circule internamente.

BIBLIOGRAFÍA:

1. Biosafety in Microbiological and Biomedical Laboratories. Section III: Laboratory biosafety level criteria. pp 16-18; section IV: Vertebrate animal biosafety level criteria, 1999, pp 45-47. CDC/NIH.        [ Links ]

2. Biosafety in the Laboratory. Prudent practices for the hanling and disposal of infectious materials. Apendix A, section III: Laboratory biosafety level criteria. pp 89-92. section V: Vertebrate animal biosafety level criteria, 1999, pp 98-99. National Academy Press.        [ Links ]