SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número2Errores y dificultades en la resolucion de problemas verbales inherentes al teorema de bayes: Un Caso con Futuros Profesores de Matemática índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark

Paradígma

versión impresa ISSN 1011-2251

Paradìgma v.9 n.2 Maracay dic. 2008

 

Línea de investigación conocimiento e investigación (LICOIN)

Ma. Margarita Villegas, Fredy González, Rolando Núñez

Licenciada en Educación Preescolar. Maestría en Orientación. Doctora en Educación Núcleo de Investigadores Junior Centro de Investigaciones Educacionales Paradigma Miembro del Programa Nacional de Promoción al Investigador del FONACT- MTC, Nivel III, área de Ciencias Sociales Premio a la Labor de Investigación, UPEL Maracay 2006 Profesora Asociada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Núcleo Maracay. (margaritavillegas3@yahoo.es)

Profesor de Matemática (IPC; 1979). Master en Enseñanza de la Matemática (U.C, 1987). Doctor en Educación (U:C. 1997) Presidente de la Asociación Venezolana de Matemática.  Subdirector de Investigación y Postgrado 2001-2003, UPEL Maracay).  Coordinador de la Línea de investigación Ciencias Cognitivas. Trabaja en la Universalidad Pedagógica Experimental Libertador, Núcleo Maracay, Venezuela. Departamento de Matemática. Centro de Investigaciones Educacionales Paradigma. Miembro del Programa de Promoción al Investigador (PPI III) del FONACIT en el área de Ciencias Sociales. Director Editor de la Revista Paradigma. Venezuela (fredygonzalez2@yahoo.es)

Lic en filosofia. Maestría en Lingüística. Miembro del Programa Nacional de Promoción al Investigador (PPI) del FONACIT- MTC, Nivel Candidato, área de Ciencias Sociales Área de Bases Sociofilosóficas; Componente Docente. Universidad Pedagógica Experimental Libertador (Núcleo Maracay) (rolandonunez70@hotmail.com)

RESUMEN

La Línea de Investigación Conocimiento e Investigación (LINCOIN) surge como respuesta al bajo índice de producción investigativa que caracteriza a la sociedad venezolana. En ella, se coordinan trabajos vinculados con la generación de conocimientos relacionados con la enseñanza-aprendizaje de la investigación y con las maneras de acercarse al saber desarrolladas durante la ejecución de procesos de indagación en diversos espacios y contextos. En este documento se exponen asuntos vinculados con las dimensiones filosóficas que sirven de base a la formación para la investigación y con la necesidad de abrir espacios para la promoción de trabajos que atiendan este hecho escolar tanto en educación superior como en los otros niveles del sistema educativo venezolano. Así mismo, se dilucidan los elementos que caracterizan a la investigación como una actitud personal y como una actividad profesional. Se espera que los trabajos llevados a cabo en el seno de la LINCOIN permitan estimular y perfeccionar competencias para hacer del saber un elemento potenciador del desarrollo; de tal forma que los miembros puedan actuar responsable, hábil y competentemente en los entornos donde tiene lugar el acontecer humano y social que demanda de condiciones que reequilibren la calidad de vida de quienes habitan el mundo de hoy.

 Palabras Claves: conocimiento, investigación, enseñanza-aprendizaje, actitud de investigación, hecho escolar, educación superior

Research´s line knowledge and inquiry

Abstract

The Research’s Line Knowledge and Inquiry (LINCOIN, in Spanish) arises as a response to the low rate of research production that characterizes the Venezuelan society. They shall coordinate work related to the generation of knowledge related to teaching and learning of the investigation and ways of approaching knowledge developed during the implementation process of inquiry in different contexts. This paper outlines issues related to the philosophical basis for the research training and the need for open spaces to promote jobs that serve this school in higher education as in other levels of education Venezuela . Likewise, they elucidate the elements that characterize the research as a staff and as a professional activity. It is expected that work carried out within the LINCOIN to stimulate and refine the skills to find an enhancer of development so that members can act responsibly, skill and competence in settings where the event takes place human and social conditions demand that rebalanced the quality of life of those who inhabit the world today.

Key Words: Knowledge, Inquiry, Teaching and Learning, High Education, Researcher’s Education

Recibido: 15/05/2008 Aceptado: 18/09/2008

Contexto Situacional

En la denominada  Sociedad del Conocimiento (SC) y de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC), se hace necesario revisar la relación existente entre conocimiento e investigación; sobretodo si se reconoce que  la SC está orientada a la generación-creación de saberes a diferencia de la sociedad del entrenamiento, la cual tenía como propósito adiestrar al individuo para hacerlo capaz de ejecutar las tareas demandas por el desarrollo industrial (Albornoz, 2001); por ende,  la Sociedad del Conocimiento requiere de personas que puedan reconocer los contextos locales y,  sin perder el contacto con el contexto global, creen conocimientos que permitan enriquecer la relación con la realidad, favoreciendo así la producción de nuevos saberes, asumiendo que éstos son impulsados por la reflexión, socialmente mediada, que estimula la interacción entre el mundo exterior y el interior de cada persona (Villegas, 2001), y que emerge de las anomalías que el sujeto aprecia en su realidad, mediante el ejercicio de su capacidad de crítica, lo cual se ve favorecido por el uso inteligente de las NTIC´S, que han incrementado las posibilidades de acceso a la información y acelerado el ritmo de producción de conocimientos; en efecto, con sólo “pinchar” o “clickear” una de las palabras o símbolos conectores que hay en  la INTERNET , cualquier persona se puede sumergir en forma instantánea en un océano de información; con ello, las posibilidades de vincularse con el saber generado en los más recónditos lugares del planeta son casi ilimitadas; claro que las mismas están supeditadas a que los individuos dispongan de los artefactos tecnológicos adecuados y posean idoneidad para seleccionar, asir, aprehender y subjetivar el conocimiento que deviene de tal saber.

Lo anterior exige a las personas nuevas formas de actuar y de relacionarse con la información; cada individuo, de manera independiente y libre, tiene la posibilidad de acceder a ella mediando solamente sus conocimientos previos. Por ello, las competencias que se exigen en el mundo de hoy no son las mismas que en el siglo XX; ahora son otras. Especialmente las que se vinculan con el aprendizaje autónomo, entre las que se destaca la capacidad para diseñar, ejecutar y evaluar trabajos de investigación; lo cual ha de asumirse no sólo como una estrategia de aprendizaje sino, también, como una actitud ante la vida. La trascendencia de este planteamiento ya fue señalada en la Conferencia Mundial sobre la Ciencia para el Siglo XXI, donde se señaló que “para que un país esté en condiciones de atender a las necesidades fundamentales de su población, la enseñanza de las ciencias y la tecnología es un imperativo estratégico”.

No obstante, todos los países que conforman el contexto latinoamericano, están a la saga del desarrollo, como puede apreciarse al examinar los indicadores de desigualdad social (Marchesi, 2002) y de inversión en ciencia; así, por ejemplo, Albornoz (2001:11) señala que, de la inversión mundial en investigación y desarrollo, a USA corresponde 37;9 %; Europa, 28%; Japón, 18,6%; China, 4,9 %; India y países del Asia Central, 2,2 %; y, América Latina y el Caribe apenas 1,9%. En cuanto a la producción de publicaciones científicas, la distribución, para 1995, fue de 35, 8 %, en Europa;  38,4 %, en USA; y, 1,6% en la región latinoamericana; para 2008, estas cifras han variado poco. En relación con el número de investigadores, Rondón (2007) resalta el retraso existente tanto a nivel nacional como latinoamericano, ya que sólo se cuenta con 0,22 investigadores por cada millón de habitantes, cuando esta cifra debería oscilar entre 3000 y 4000 por cada  millón de habitantes pues, “resulta de sentido común pensar que a mayor cantidad de investigadores podríamos tener un mayor desarrollo científico y tecnológico, lo cual a su vez debería conducir a una mayor y mejor calidad de vida para todos los ciudadanos” (Rondón, 2007:25). En Venezuela sólo alcanzamos cifras por debajo del 1 % (UNESCO, 2005), este dato expresa ser aterrador, tanto por sus causas como por sus efectos.

Por lo anterior, las instituciones de educación superior latinoamericanas, especialmente las universidades, están llamadas a incrementar el número de creadores de conocimiento, es decir, de investigadores, a fin de atender el desarrollo sostenible de los países de la región. Para ello, se requiere modificar los niveles de productividad de los profesores universitarios y fortalecer las políticas existentes, o instaurar otras, destinadas a la promoción de la investigación. Esto implica exigirles a los profesores que, en su desempeño universitario, se comprometan, no sólo con la docencia, tal como acontece en casi todos los países de Latinoamérica (Elizondo Montemayor y Ayala Aguirre, 2007), sino que también ejecuten funciones propias de la investigación y de la extensión. Lo anterior está en contradicción con la situación real, con una docencia precariamente remunerada, lo cual exige que el docente tenga que sobrecargarse de horas clase para poder obtener un sueldo que le permita cubrir sus necesidades básicas. Quizás esto explique el por qué sólo el 5% de los profesores universitarios venezolanos se consideran investigadores (Katán, 2000).

Al reflexionar sobre los factores que condicionan el proceso de producción de conocimientos en nuestras instituciones y países,  coincidimos con Marcano y Phelan (2009: 23) en que “Es necesario dedicar mayores esfuerzos a obtener el máximo aprovechamiento de los recursos humanos y materiales existentes, a fin de incrementar los lazos entre las labores de investigación y los requerimientos nacionales de conocimiento para el progreso socioeconómico”; este asunto precisamente, es el que se propone examinar esta línea de investigación

Objetivos de la Línea de Investigación Conocimiento e Investigación (LINCOIN):

¨   Dilucidar los diversos paradigmas que marcan la producción de saberes en la Sociedad del Conocimiento y de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación en los contextos local, regional e internacional.

¨   Examinar los procesos que caracterizan las dimensiones filosóficas en la enseñanza aprendizaje de la investigación atendiendo a distintos enfoques y paradigmas.

¨   Analizar los conflictos que tensionan la producción de saber en los escenarios del sistema escolar venezolano y en los entornos sociales, no escolares, de quienes actúan como investigadores.

¨   Propiciar discusiones que busquen generar alternativas de investigación, que respondan a los diversos contextos objeto de estudio, orientadas al enriquecimiento del conocimiento del mayor número de personas desde su desempeño profesional laboral

¨   Estudiar las vías y medios para estrechar la comunicación entre los generadores de conocimiento y quienes, como representantes de organismos públicos y privados, son responsables y corresponsables de implementar la solución a los problemas científico-técnicos y socio-personales que requiere el país.

¨   Comunicar los resultados de los procesos de investigación generados en cada una de los escenarios y sujetos de estudios a fin de hacer público este conocimiento por los medios más idóneos y permitir, así, su validación por otros todos actores y escenarios que componen la vida pública y ciudadana.

Dimensiones filosóficas de la LINCOIN

Las dimensiones  a las cuales se adscribe la línea giran en torno a cinco dimensiones  fundamentales: (a) teleológica; (b) epistemológica; (c) ontológica; (d) axiológica; y (c) metodológica. Estas serán desarrolladas a continuación

La LINCOIN desde la dimensión teleológica se plantea comprender las características de los procesos implicados en la producción de conocimientos en contextos individuales, sociales, ecoculturales, en un mundo globalizado, a fin de construir opciones adecuadas para transformar los entornos sosteniblemente, reconociendo la inversión en ciencia y tecnología como un imperativo estratégico para el desarrollo.

Desde la dimensión epistemológica se concibe que el saber está por hacerse (González, 1997), por cuanto como representación y proyección humana, la investigación y sus respectivos procesos de enseñanza y de aprendizaje adquieren sentido en escenarios de relación con los otros. De esa forma, se concibe que la crítica es un elemento potenciador del desarrollo cognitivo (Popper, 1991), social y humano. Cognitivo,  al apreciar el potencial de producir ideas, pensar y regular su pensamiento a fin de ser más eficiente en el uso de sus dominios conceptuales y procedimentales; Social ya que los saberes generados necesitan ser reconocidos por los miembros de la comunidad académica donde se desenvuelve; éstos son quienes le otorgan legitimación a la producción en contextos comunitarios; los cuales a través de sus actores podrán ser beneficiarios, usuarios o críticos de su naturaleza; y, humana al reconocer que la enseñanza aprendizaje de la investigación necesita desarrollar sus estatuto como actividad orientada al engrandecimiento de cada persona en su relación de convivencia con el otro y con el nosotros.

La dimensión ontológica contempla: (a) reconocimiento de las estructuras que favorecen la sistematización de los saberes que emergen; (b) caracterización de los rasgos intersticiales del objeto de estudio facilitado por lecturas e interpretaciones subjetivas objetivadas.

Desde la dimensión axiológica concibe que la verdad es interpretación y reinterpretación y la objetividad es relacional y contextualizada por los actores que la suscriben.

En las últimas décadas, especialmente a partir de la crisis de conciencia que sacudió al mundo de las ciencias en los años cincuenta, el convencimiento de que los problemas propios de la investigación científica (en el campo de las Ciencias Sociales o en el campo de las Ciencias Naturales) rebasan el ámbito de lo meramente instrumental, es cada vez más firme. Así, bien podemos afirmar que los problemas de la ciencia no son exclusivamente científicos, y que las bases sobre las que se sostiene el edificio de la investigación contemporánea deben buscarse en un lugar menos empírico y mucho más complejo, mas no por ello inescrutable. Cuatro, por lo menos, son las aristas que constituyen esa piedra angular sobre la que hay que detenerse para obtener una "comprensión'' más o menos amplia de la cuestión investigativa y de la producción de conocimiento, a saber: el problema cultural, el antropológico, el axiológico y el epistemológico. Cada uno de ellos constituye una cara de una misma realidad que se complementa y permite tener en cuenta las distintas perspectivas teóricas que están en juego. A continuación vamos a tratar de esbozar cada uno de estos aspectos, dejando siempre abierta la posibilidad de re-pensar y revisitar estos tópicos más allá de las fronteras del pensamiento dominante, que hasta ahora nos ha fijado los límites y categorías para analizarlos.

El problema cultural-antropológico (definido también como ontológico). Más allá de las visiones parciales de cultura que la entienden como erudición, folclore o "cultura universal de la humanidad", acá vamos a partir de la premisa de que cultura, desde la definición de Andrés Ortiz-Oses, es el modo de habérselas con la realidad; siendo más ambiciosos, cultura es todo aquello que hace, dice y piensa un grupo humano concreto en su contexto- Desde acá es factible pensar que en una cultura como la venezolana, es sano detenerse sobre cuáles aspectos de ella favorece y cuáles no, nuestra labor como investigadores. Tradicionalmente se ha pensado en el investigador como el excéntrico aislado que pasa la vida dentro de un laboratorio. El hombre de nuestra cultura no se define desde lo racional (como lo harían los idealistas), ni desde el trabajo (para el marxismo), ni desde sus pulsiones sexuales (como lo vería cualquier freudiano); ni éstas, y ninguna de las categorías ya clásicas, calzan a  nuestro sujeto cultural. Esto obviamente no excluye que, como venezolanos, pensemos, trabajemos o amemos. El venezolano concreto se vive, y se percibe a sí mismo como parte de un grupo y es esencialmente ser de relaciones, en ningún modo hombre aislado. En nuestra realidad el investigador debe estar implicado con la trama venezolana y con los acontecimientos que en ella se dan; esto evidentemente no menoscaba el hecho de que la labor científica exija dedicación y disciplina a la hora de aproximamos a la realidad y producir conocimiento. Investigar pues en un topos como el nuestro es totalmente distinto a hacerlo en Europa, Asia o África, e incluso es distinto a hacerlo en un país vecino como Colombia o Brasil. De ahí que tener en cuenta que el postulado universalista de la ciencia clásica no siempre es aplicable acá es fundamental para un conocimiento científico verdaderamente inculturado y antropológicamente situado.

El problema axiológico. El análisis del fondo, y raíz última, del quehacer investigativo puede ser hecho desde diversas perspectivas; abordarlo desde lo axiológico pasa por el hecho de que las acciones, y proyectos, deben estar centrados en la pregunta de qué es lo que el investigador valora como punto máximo de su escala y hasta dónde es capaz de llegar para lograr sus objetivos. Si la investigación está centrada en el puro afán económico, o en el deseo narcisista de ser reconocido, entontes, muy probablemente, las valoraciones éticas de respeto a las personas o al mundo que le rodea serán secundarias. Si en cambio el eje de la  acción es la promoción del hombre concreto con el cual convivo, entonces la investigación será un elemento que coloque al "otro"', como centro de todo. De modo que si se quisiere hablar de una investigación humanista, tendremos que aclarar, para no entrar en contradicción con el discurso que se viene desarrollando arriba, que este es un humanismo no renacentista sino más bien humanizado, es decir, desde esta escala, el valor no son las cosas, no son los métodos ni los enfoques paradigmáticos, desde aquí el valor es la persona y su vivencia. Esto, claro está, no excluye que haya otras posturas investigativas que privilegien otros aspectos de la realidad: eso es respetable, la pregunta vendrá a ser ¿desde qué ética?

El problema epistemológico. No por último es menos importante; antes bien, en la crítica epistemológica se sitúa el grueso de las discusiones de los problemas de investigación de los últimos tiempos. Si hacemos un vuelo rasante por las principales matrices filosóficas del siglo XX descubriríamos que el positivismo comtiano y el neopositivismo del Circulo de Viena pretendieron una ciencia neutral, aséptica e infalible, aspiración no exenta de críticas, ya desde mediados de ese siglo. A partir de ese momento aparecieron propuestas como las de Pooper, Lakatos, Feyerabend y Kuhn quienes abrieron camino para un muy enriquecedor debate sobre los logros y fallas de una ciencia hasta hace poco impoluta.

Esto nos ha demostrado claramente que la filosofía de la ciencia o la epistemología nos puede ayudar a decantar nuestra labor y nuestros logros como investigadores. No se trata sólo de manejar métodos y procedimientos sino, además, de tener una comprensión, más o  menos completa de los fundamentos que sustentan los modos de acércanos o de producir conocimiento y al mismo tiempo de prever las implicaciones concretas de las distintas  maneras de investigar y de concebir el mundo. La pretensión totalitaria de edificar una ciencia unificada anula toda posibilidad de novedad, de apertura a las condiciones de posibilidad que el futuro, por esencia, nos ofrece. Una ciencia exclusivamente pragmática además, nos expone al riesgo de ser instrumentos irreflexivos de proyectos no necesariamente al servicio del hombre venezolano de hoy, sino más bien de un hombre ideal, atemporal y ahistórico, que no existe en ninguna parte.

En resumen, esto no nos puede conducir sino a la conclusión de que acá la opción es por una ciencia del hombre real venezolano y no del hombre genérico que el pensamiento moderno cartesiano se empeñó en imponemos por quinientos años.

La Investigación como actividad y actitud

Como puede derivarse de lo anterior, lo que usamos y consumimos en los países de la región latinoamericana es ideado en los grandes centros de investigación del mundo. Por ello, si no se propicia el conocimiento local, cada día nos haremos más dependientes, lo cual significa generar una sensibilidad que haga entender como impostergable la inversión en educación de calidad que eleve los indicadores de productividad, los cuales en los últimos años no han logrado crecer a niveles significativos. Se hacer necesario impulsar políticas que tengan como visión sostener cifras de  producción cada vez más altas. Esto será posible si se considera la función de investigación como una actitud personal y como una actividad profesional.

Si concebimos a la investigación como la actividad o acción humana que el individuo desarrolla orientada o recolectar información sobre un asunto particular con el propósito de: (a) revelar el objeto; (b) comprender el fenómeno; (c) analizar los componentes de un contexto; (d) resolver situaciones para transformar la realidad estudiada; (e) predecir eventos futuros; y (f) explicar los hechos; entre otros, estamos seguros que todos podemos desarrollar una actitud favorable hacia la investigación. Es decir, hacer de la investigación una forma profesional de actuar, en donde se propicie la indagación sistemática, el estudio disciplinado de los fenómenos como medio para acercarse al objeto. No limitándola a la tarea que se realiza eventualmente cuando la persona tiene una meta particular, sino aquella actividad a la que se dedica profesionalmente de forma permanente, y la usa como recurso para enriquecer su patrimonio cognitivo y como herramienta para asir  la realidad y transformarla en beneficio de los seres humanos que de ella se nutren.

¿Dónde es posible el desarrollo de esas condiciones? En todos los espacios que la educación exhibe. Donde la investigación pueda ser usada como eje estratégico para que el individuo interaccione críticamente con la realidad y el entorno del cual es sujeto de vivencias. Por ello, las asignaturas que tengan como misión enseñar a investigar conllevan un compromiso mayor. De tal forma, estudiar los procesos y entornos que condicionan la producción de conocimiento y el desarrollo de la investigación in situ será uno de los propósitos de esta línea de investigación.

Metodología

La metodología que caracterizará los trabajos impulsados en la LINCOIN estarán acordes con los enfoques multidisciplinarios que suscriban los mismos en el campo de las ciencias naturales y sociales respetando la metódica que defina a cada uno de acuerdo con sus principios, el sujeto y el objeto de indagación.

Producción de la Línea

Algunos de los productos generados por los miembros de la línea son:

Flores, N., Villegas, Mª M. (2007). El Sujeto dialógico en la Pedagogía de la Investigación. En Adriana Bolívar y Frances Erlich.  El Análisis del Diálogo. Reflexiones y Estudios. Caracas: Fondo editorial de Humanidades, UCV, 2007-207-218

Flores, N., Villegas, Mª M. (2008). Algunos elementos condicionantes del aprendizaje de la investigación en la educación superior, caso: UPEL Maracay. Investigación y Postgrado, Vol. 23 (1). 155-186.

Gervilla, A., Villegas, Mª M. (2001). El Planteamiento del Problema en Investigación. Paradigma XXI (1); 91-101

González, F. (1997). Los Métodos Etnográficos en la  Investigación Cualitativa en Educación. Revista Paradigma, XVIII (2); 7-40

González, F. (1999). Algunas Consideraciones en Torno a los Criterios para Enjuiciar la Investigación Educativa. Revista ENFOQUES, 1(1) (Segunda Etapa); 34 – 44.

González, F. (2005). Uso del enfoque pentadimensional en el análisis interno de productos escritos de investigación. Revista Educaçâo em Questâo, 23 (9); 7-15.

González, F. (2005, Abril). ¿Qué es un  Paradigma? Análisis Teórico, Conceptual y Psicolingüístico del Término. Investigación y Postgrado, 20 (1);13-54.

González, F. (2005, abril). Las Publicaciones en el Contexto de la cotidianidad profesional. Revista Sinopsis Educativa.  UPEL – IMPM

Villegas, Mª M. (1999). Estudio Exploratorio Acerca del Concepto de Investigación. Un Caso de Futuros Profesores. Paradigma,  XX (1); 141 – 174.

Villegas, Mª M. (2000). La Dimensión Cultural-Afectiva en la Construcción del Conocimiento del Estudiante de Educación Superior. LUMEN XXI, III (1-2) 33 – 43.

Villegas, Mª M. (2001). La Construcción del Conocimiento y la Subjetividad en el Escenario del Aula de Clases. Revista de Pedagogía, XXII (63); 133-144

Villegas, Mª M. (2006). La investigación en el aula y la dinámica de la clase desde una perspectiva constructivista sociocultural. En David Mora. Aprendizaje y Enseñanza en Tiempos de Transformación Educativa. La Paz , Bolivia. CEPIES; 127 - 140.

Villegas, Mª M., González, F. (2003). Estudio Exploratorio de los Trabajos de Grado de la Maestría en Educación, Mención Educación Superior de la UPEL Maracay. Período 1995-2000. Características y resultados. Alternativas, VIII (32) 65-76.

Villegas, Mª M., González, F. (2005). La Construcción de Conocimiento por parte de  Estudiantes de Educación Superior. Un caso de futuro docentes. Revista Perfiles Educativos (México), XXVII (109-110);  117-139.

Villegas, Mª M., González, F. (2006). La Subjetividad en la Relación de Asesoría. Algunos Elementos para su Consideración. Revista  Española de Orientación y Psicopedagogía. Reop Vol. 17(1) 117-131.

Villegas, Mª M., González, F., Bolívar, A., Hernández, I. (2005). La Producción Investigativa de la Jornada de  Investigadores Junior de la UPEL Maracay. Paradigma, XXVI (2); 241-280.

PUBLICACIONES EN TRÁNSITO

González, F. (2005). El Diálogo Mediacional: Aspectos Ontológicos, Epistemológicos, Teleológicos, Metodológicos y Axiológicos.

Villegas, Mª M. (2007). La Investigación Cualitativa de la Vida Cotidiana. Algunas Dimensiones y características.

Villegas, Mª M. (2007). La Investigación y el Papel de los Pares Académicos.

Villegas, Mª M. (2007). La Investigación Financiada en Educación Superior. El Caso de una Institución de Formación Docente.

INVESTIGACIONES EN DESARROLLO

Villegas, Mª M. (2007). El Alumno y sus Subjetividades en el Contexto del Paradigma de la Complejidad.

Villegas, Mª M., Torres, M., González, F., y Flores, N. (2009). Las Tutorías en el Proceso de la Iniciación Científica

Torres, M., González, F., y Villegas, Mª M. (2009).Variantes e Invariantes en las Familias de Investigación Cualitativa

Flores, N. (2009). Pedagogía de la Investigación. Su discurso y su práctica en el ámbito universitario

MATERIALES ACADÉMICOS

Villegas, Mª M. (2007, Enero). Los  Proyectos de Investigación y los Trabajos de Grado: Conceptos y relaciones. Cuadernos del CIEP. Serie: Fundamentos; Nº 2. UPEL Maracay: Ediciones del Centro de Investigaciones Educacionales Paradigma (CIEP).

Villegas, Mª M. (2007, Abril). La Investigación Acción : Elemento para la Transformación Social. Cuadernos del CIEP. Serie: Líneas de Investigación; Nº 1. UPEL Maracay: Ediciones del Centro de Investigaciones Educacionales Paradigma (CIEP).

MATERIALES ACADÉMICOS

Villegas, Mª M. (2006, Noviembre). Pedagogía para la Comprensión : Modelo Didáctico para la Formación Integral. Cuadernos del CIEP. Serie: Modelos Didácticos; Nº 2. UPEL Maracay: Ediciones del Centro de Investigaciones Educacionales Paradigma

González, F. (2006, Junio). El Sistema de Mediación Tutorial (SMT). Cuadernos del CIEP. Serie: Modelos Didácticos; Nº 1. UPEL Maracay: Ediciones del Centro de Investigaciones Educacionales Paradigma (CIEP).

González, F. (2006, Mayo). Consideraciones Epistemológicas Acerca de la Validez en la Investigación Social. Cuadernos del CIEP. Serie: Fundamentos; Nº 1. UPEL Maracay: Ediciones del Centro de Investigaciones Educacionales Paradigma (CIEP).

CURSOS

Villegas, Mª M. Procesos Estratégicos en la Formación de Investigadores. Programa de Seminario en el Doctorado en Educación de la UPEL Maracay

Villegas, Mª M. Formación Estratégica para la Investigación en el Aula. Programa de Seminario en el Doctorado en Educación de la UPEL Maracay

Villegas, Mª M. La Investigación en el Aula de Clase.  Contextos y Características. Programa de Seminario en el Doctorado en Educación de la UPEL Maracay

Villegas, Mª M. La Investigación y la Gestión Pedagógica en Preescolar. Programa de Seminario para la Especialización en Educación Preescolar.

REFERENCIAS

1. Albornoz, O. (2001). La Producción y la Productividad Académica e el Contexto de la Sociedad del Conocimiento: La Experiencia de América Latina y el Caribe. Paradigma, XXII (2), 9-65.        [ Links ]

2. Elizondo Montemayor,  L.L. y  Ayala Aguirre, F. (2007). El equilibrio entre la enseñanza y la investigación en países latinoamericanos. Revista Iberoamericana de Educación, (44), 4.        [ Links ]

3. González, F. (1997). Procesos cognitivos y metacognitivos que activan los estudiantes universitarios venezolanos cuando resuelven problemas matemáticos. Tesis de Doctorado no Publicada de la Universidad de Carabobo. Valencia, Venezuela.        [ Links ]

4. Katan, l. (Coord.) (2000). Formación de Investigadores. Ponencia presentada en reunión de Núcleos de CDCHT y de Postgrados. Margarita 21, 22 y 23 de Junio de 2000.        [ Links ]

5. Marcano, D. y Phélan M. (2009). Evolución y desarrollo del programa de promoción del investigador en Venezuela. INTERCIENCIA, 34 (1), 170-24.        [ Links ]

6. Marchesi, Á. (2002). Un Sistema de Indicadores de Desigualdad Educativa. Revista Iberoamericana de Educación, 23 (2000), 135-163.        [ Links ]

7. OEI Unesco – ICSU (2008). Conferencia Mundial sobre la Ciencia para el Siglo XXI: Un nuevo compromiso. Declaración de Budapest. Declaración sobre la Ciencia y el uso del saber científico,  Budapest (Hungría) del 26 de junio al 1º de julio de 1999. Disponible:  http://www.oei.es/salactsi/budapestdec.htm. Consulta, 1010 2008.        [ Links ]

8. Popper, K. (1988). Conocimiento Objetivo. Madrid, Ediciones Tecnos (3era Edición).        [ Links ]

9. Rondón, L. M. (2007). Ciencia y Tecnología: Aumento del número de investigadores en Venezuela, algunas recomendaciones. Espacios, 28 (2), 25. Disponible: http://www.revistaespacios.com/a07v28n02/07280271.html. Consulta 2/09/2008        [ Links ]

10. Villegas, M. (2001). La construcción del conocimiento y la subjetividad en los escenarios del aula de clase. Revista Pedagogía, XXII (63), 133-144.        [ Links ]

11. Wittrock, M. (1986). Handbook of Research on Teaching. A Project of the American Educational Research Association. New York, Macmillan Publishing Company.        [ Links ]

12. UNESCO (2008). Educación para todos en el 2015. ¿Alcanzáremos la Meta? Resumen. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0015/001548/154820s.pdf. Consulta 4 /9/2008.        [ Links ]