SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.51 número78Una caracterización del género informe escritoEl aspecto con verbos de cambio de estado en español índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark

Letras

versión impresa ISSN 0459-1283

Letras v.51 n.78 Caracas ene. 2009

 

El humor en la comunicación cotidiana o cómo defendernos de la adversidad  

Luis Barrera Linares

(Universidad Simón Bolívar), caracas, Venezuela. lbarrera@usb.ve, www.barrealinares.com, http://barreralinares.blogspot.com

Resumen

Aristóteles afirmó que el hombre es el único animal que ríe. Si Si relacionamos eso con los postulados chomskianos acerca del lenguaje, podemos agregar que el ser human o tiene, por lo menos, dos rasgos que son inherentes a la especie: el lenguaje y el humor. Vocablos, frases, refranes, giros pareados, comparaciones, ambigüedades y muchas otras figuras sintácticas y/o retóricas sirven al hablante común para atenuar asperezas y facilitar canales de comunicación con los otros. Así, la presencia del humor en el discurso opera como estrategia pragmática que atenúa el impacto inevitable de algunos aspectos de la realidad, al tiempo que generan una posibilidad de reflexión sobre la misma. El recurso humorístico verbal puede convertirse entonces en una herramienta que potencie las posibilidades de desarrollar la competencia comunicativa del hablante-oyente, no importan el lugar, la situación ni el registro de que se trate. En ese marco referencial y, como recurso adicional para contribuir al conocimiento de la lengua nacional, describo en este artículo algunas estrategias comunicativas que incorporan los recursos del humor venezolano a la comunicación lingüística cotidiana. Una vez delimitadas algunas premisas teóricas acerca del humor como recurso comunicativo, abordaré la descripción, categorización y discusión de una muestra de expresiones humorísticas propias del español venezolano actual. Los datos han sido compilados al azar de múltiples fuentes, durante los años (2005-2007).

Palabras clave: discurso, competencia, humor, español de Venezuela

Humor in everyday communication or how to defend ourselves from adversity

Abstract

Aristóteles claimed that man is the only animal that laughes. If we relate that to Chomskyan statements about language, we can add that the human being has at least two traits which are inherent to our species: language and humor. Words, phrases, sayings, paired turns, comparisons, ambiguities, and many other syntactic or rhetoric figures serve, for the ordinary speaker, to mitigate differences and facilitate communication with others. So, the presence of humor in discourse acts as a pragmatic strategy that mitigates the inevitable impact of some aspects of reality, while it generates a possibility for reflection upon it. The humoristic verbal device can, therefore, become a tool that enhances the speaker-hearer’s opportunities to develop communicative competence regardless the place, situation or register with which they deal. Within this referential framework, and as an additional resource that contributes to the knowledge of our national language, I describe some communicative strategies that incorporate Venezuelan humor devices within everyday linguistic communication. Once some theoretical premises about humor as communicative device have been narrowed down, I will approach the description, categorization and discussion of a sample of humoristic expressions of current Venezuelan Spanish. The data have been complied randomly from different sources, during two years (2005-2007).

Key words: discourse, competence, humor, Venezuelan Spanish.

L’humour dans la communication quotidienne ou comment nous défendre de l’adversité

Résumé

Aristote a affirmé que l’homme est le seul animal qui rit. Si on associe cela aux postulats chomskyens à propos du langage, on pourrait ajouter que l’être humain a, au moins, deux caractéristiques inhérentes à l’espèce : le langage et l’humour. Des vocables, des phrases, des proverbes, des tournures d’appariement, des comparaisons, des ambiguïtés et d’autres figures syntaxiques et / ou rhétoriques permettent au producteur textuel ordinaire d’arrondir les angles et de faciliter les moyens de communication avec les autres. De cette façon, la présence de l’humour dans le discours fonctionne comme une stratégie pragmatique qui nuance l’impact inévitable de certains aspects de la réalité en même temps qu’ils entraînent une possibilité de réflexion sur celle-ci. La ressource humoristique verbale peut devenir alors un outil qui rend possible le développement de la compétence communicative de l’émetteur– récepteur sans tenir compte du lieu, de la situation et du registre. Dans ce cadre référentiel et, comme ressource additionnelle contribuant à la connaissance de la langue nationale, nous décrivons dans cet article quelques stratégies communicatives incorporant les ressources de l’humour vénézuélien à la communication linguistique quotidienne. Une fois délimitées quelques prémisses théoriques concernant l’humour comme ressource communicative, nous aborderons la description, la catégorisation et la discussion d’un échantillon d’expressions humoristiques propres à l’espagnol vénézuélien actuel. Les données ont été recueillies au hasard de sources multiples pendant les années (2005-2007).

Mots clés : Discours, compétence, humour, espagnol du Venezuela.

L’umore nella comunicazione quotidiana o come diffenderci dall’ avversità

Riassunto

Aristotele affermò che l’uomo era l’unico animale che rideva. Se colleghiamo questo ai postulati di Chomsky sul linguaggio, possiamo aggiungere che l’essere umano ha, per lo meno, due tratti inerenti alla spezie: il linguaggio e l’umore. Vocaboli, frasi, detti, frasi fratte, comparazioni, ambiguità e tante altre figure sintattiche e/o retoriche servono all’utente usuale della lingua per rallentare asperità e agevolare la comunicazione con gli altri. In questo modo, la presenza dell’umore nel discorso costruisce una strategia prammatica che rallenta l’impatto ineluttabile di alcuni aspetti della realtà e allo stesso tempo generano la possibilità di riflettere sulla stessa realtà. La risorsa umorista verbale quindi, può diventare un attrezzo per incrementare la possibilità dello sviluppo della competenza comunicativa degli utenti della lingua, senza rendersi conto né del luogo né della situazione né della registrazione ad hoc. In questo quadro di riferimento e, come una risorsa in più per aiutare la conoscenza della lingua nazionale, descrivo in quest’articolo alcune strategie comunicative linguistiche usuali. Stabilite le premesse teoriche sull’umore come risorsa comunicativa, affronterò la descrizione, la categorizzazione e la discussione di una mostra di espressioni umoristiche proprie dello spagnolo attuale del Venezuela. I dati sono stati raccolti a caso, da diverse fonti, negli anni (2005-2007)

Parole chiavi: Discorso, Competenza, Umore, Spagnolo del Venezuela.

O humor na comunicacão quotidiana ou como defender-nos da adversidade

Resumo

Aristóteles afirmou que o homem é o único animal que se ri. Se relacionarmos isto com os postulados chomskianos acerca da linguagem, podemos adicionar que o ser humano tem, pelo menos, duas propriedades que são inerentes à espécie: a linguagem e o humor. Vocábulos, frases, ditados populares, frases feitas, comparações, ambiguidades e muitas outras figuras sintácticas e/ou retóricas servem ao falante comum como forma de atenuar asperezas e facilitar canais de comunicação com os outros. Desta forma, a presença do humor no discurso opera como estratégia pragmática que amortece o impacto inevitável de alguns aspectos da realidade, ao mesmo tempo que gera uma possibilidade de reflexão sobre a mesma. O recurso humorístico verbal pode converter-se então numa ferramenta que potencie as possibilidades de desenvolver a competência comunicativa do falante-ouvinte, independentemente do lugar, da situação ou do registo em causa. Nesse enquadramento referencial e, como recurso adicional para contribuir para o conhecimento da língua nacional, descrevo neste artigo algumas estratégias comunicativas que incorporam os recursos do humor venezuelano à comunicação linguística quotidiana. Uma vez delimitadas algumas premissas teóricas relativas ao humor como recurso comunicativo, abordarei a descrição, categorização e discussão de uma amostra de expressões humorísticas próprias do espanhol venezuelano actual. Os dados foram reunidos aleatoriamente a partir de fontes múltiplas, durante os anos (2005-2007).

Palavras-chave: discurso, competência, humor, espanhol da Venezuela

Recepción: 01-02-2008 Evaluación: 03-03-2008 Recepción de la versión definitiva: 13-04-2008

1. Introducción

“No ríe quien quiere sino quien puede”

(expresión popular)

El humor parece ajeno al poder, su entorno, su simbología y su imaginario, en cualquiera de sus instancias, desde las más terrenales hasta las presuntamente divinas: gobernantes, héroes, estatuas, retratos en papel moneda, dioses y diosas, imágenes oficiales, vírgenes y santos, no se ríen jamás o apenas esbozan sonrisitas escondidas (tipo Mona Lisa, o Afrodita,  quien parece de las pocas deidades asociadas con la risa, la felicidad, los estados de ánimo amorosos y felices, opuesta a la férrea y muy seria figura de Atenea).1 Ejemplos clásicos de esta afirmación son la Estatua de la Libertad y los íconos fotográficos del papel moneda en cualquier parte del mundo. Igualmente, los padres rígidos, mandones, severos, machistas, no parecen dispuestos a la risa sino al ceño fruncido, ícono cultural que cierta tradición les ha asignado a las posiciones de dominación desde la época medieval.

Por razones que también emanan del ejercicio del poder (religioso, político, económico, social), por lo menos en la cultura occidental, interesadamente suele asociarse la risa con la maldad en general, con el diablo y lo diabólico, con la brujería y lo perverso. Pensemos en las carcajadas burlonas de las brujas en el cine y la literatura, en la vileza que envuelve la risa maléfica de las hienas, en el cinismo carcajeante y estrepitoso de Lucifer.  Pero si bien esto -también interesadamente- se vincula con lo negativo y a veces con lo “siniestro”, no es, como pudiera creerse, un asunto de contraposición entre dos corrientes ideológicas extremas (derecha e izquierda). Más que una confrontación de tal naturaleza, se trata de un desencuentro entre la risa franca y el ejercicio del poder, la dominación sobre los otros, sin importar su inclinación sociopolítica. Lo hegemónico y lo impositivo parecen ajenos a la ventura que generan el humor y la risa. Por ejemplo, sean de derecha o de izquierda, por lo general, los dictadores, los autócratas, los gobernantes felones, los políticos que ocupan cargos oficiales, no se ríen, son alérgicos a la felicidad y, cuando lo intentan, convierten el humor en cinismo, o acuden a la llamada “risa nerviosa”, que más bien parece tener su origen en el miedo oculto a perder el poder. Generalmente, la autoridad mal entendida, sus representantes y todo lo que les concierne, tienen rostro serio. Un político sólo tiene sonrisas a granel cuando está en campaña electoral porque necesita de los otros para alcanzar sus objetivos. La sonrisa se le desmarca una vez que comienza confrontar la fría y dura realidad de la burocracia oficial y sus enredijos. Con el ascenso a cualquier cargo gubernamental, por muy pequeño que éste sea, el humor y sus consecuencias devienen en actitudes ácidas, amargas, saladas. Desaparece el dulzor de los rostros y el rostro se torna huidizo e hipócrita. En consecuencia, para quienes practican lo humorístico como método de supervivencia, toda seriedad resulta sospechosa, al menos en primera instancia y aunque no siempre sea de esa manera.

Por otra parte, en la acera contraria, que perversamente lo vincula con la maldad, el humor representa esos modos sutiles e inteligentes, metafóricos, mediante los cuales el común de los hablantes se burla de las hegemonías, de la represión, de las pretensiones opresoras del poderoso en cualquiera de sus manifestaciones sociales: desde el profesor que abusa en su rol de “mandante absoluto” en el aula hasta el gobernante que reprime con la fuerza pública, o por otros medios, a quienes se le oponen, sin olvidar dentro de ese espectro al médico que abusa de léxico especializado para humillar al paciente, o al burócrata de cualquier nivel que, valiéndose de su función de intermediario, sólo persigue entorpecer las diligencias del desasistido ciudadano que a él acude a realizar algún trámite.

Por lo menos en nuestro medio hispanohablante en general, y venezolano, en particular, siempre la colectividad tendrá una salida humorística que le sirve de muro de contención, de mecanismo cognitivo de defensa ante lo que no puede contraatacar por otros medios. De allí los chistes, las frases, los refranes, los dichos y las expresiones generales con que nos referimos a las suegras, a los docentes, a quienes ejercen cargos públicos, a la pareja que nos oprime, al que nos discrimina o nos segrega, a los grupos sociales que nos excluyen, a los adversarios políticos, etc.

Valerse de los recursos del humor mediante la actuación lingüística es entonces una respuesta defensiva frente a la agresión de cualquier naturaleza. De allí que durante o después de situaciones sociales, políticas y económicas conflictivas, proliferen los chistes y las expresiones populares humorísticas referentes a ello.

Los venezolanos no podíamos ser la excepción. Por eso me ha interesado tratar en este artículo el tema desde una perspectiva discursiva o retórica, pero sin caer en la rigidez que “seriamente” nos ha impuesto la formalidad excesiva, cuantificadora, taxonómica, formulista, de algunas corrientes de la lingüística. Nos es que busque salirme aquí del rigor académico para justificar un trabajo de esta naturaleza. Eso no es posible porque aspiro a que este siga siendo un abordaje de carácter especializado, una posible categorización de algunas de nuestras realizaciones humorísticas a través de la palabra. Sólo que he querido mostrar el cultivo del humor verbal desde una orientación general, con ejemplos recogidos azarosamente del lenguaje informal, durante dos años (2006-2007), y en diferentes espacios donde la comunicación verbal es una necesidad.2 Mas no haré en este trabajo distinción diastrática ni diatópica, ni sociolingüística, ni de ninguna otra categoría que no sea la espontaneidad, venga de donde venga. Hay mucho material que recoger en este sentido. Aquí apenas intento un acercamiento a lo que aspiro se convierta en un proyecto futuro de mayor dimensión. De modo que este artículo recoge apenas los resultados iniciales de una propuesta de investigación que está sólo en su fase inicial (con una muestra mínima de lenguaje informal cotidiano). El propósito general es extenderlo después a otros registros como el literario, el periodístico, la lengua escrita en general y la oralidad en sus distintos registros y niveles.

2. Marco teórico

El hombre es el único animal que ríe (Aristóteles) La presencia del humor en el discurso opera como recurso pragmático que atenúa el impacto inevitable de algunos aspectos de la realidad, al tiempo que genera una posibilidad de reflexión sobre la misma. Si a esto añadimos la premisa chomskiana sobre el lenguaje doblemente articulado como específico del homo sapiens, pues es probable que humor y lenguaje formen parte de un tronco común exclusivamente humano. De allí la expresión aristotélica con que hemos iniciado esta parte.

Independientemente del contexto de enunciación (formal, informal), del modo de producción (oral, escrito, pictórico, gestual) y de la relación o jerarquía entre los participantes de un acto de habla, pocos dudarían del vínculo de cercanía y afinidad que puede establecerse mediante la utilización de estrategias humorísticas en el discurso. El humor en el lenguaje abre una mayor posibilidad de verdadera comunicación entre el productor y su audiencia receptora.

Para Mijaíl Bajtín, (1974) hay un universo de manifestaciones relacionadas con la risa que él opone a lo que pudiera denominarse “cultura oficial”. El mismo autor establece un vínculo necesario entre lo humorístico y lo carnavalesco. De allí proviene, a nuestro juicio, la diferenciación ideológica que suele hacerse entre lo cómico y lo humorístico, dicotomía que subyacente -y contradictoriamentesupone que lo humorístico es “más serio” que lo cómico.3 El autor asocia este último campo específico con bufones, payasos, actores de calle, pero también con el lenguaje cotidiano. Lo vincula con rituales, cultos, parodias, expresiones grotescas, etc. En concreto, habla de tres categorías muy particulares que permiten deslindar los distintos ámbitos en que se realiza la modalidad cómica: (a). Formas rituales del espectáculo, (b). Obras cómicas verbales, (c). Formas y tipos del vocabulario familiar y grosero (sic).

Por eso el autor asocia la risa y lo popular con lo cómico. En este caso he preferido agrupar todo bajo la entrada genérica humor. No haré diferencia entre una y otra concepción. No es fácil comprender las razones para que, por ejemplo, el chiste se vincule casi siempre a lo cómico y pocas veces a lo humorístico.4

Aquí agruparé dentro de lo humorístico cualquier elemento de lenguaje que incite a una visión risueña del universo y además facilite la refl exión acerca del mismo. Me concentraré en la tercera categoría, que, a juicio de Bajtín, incluiría, por ejemplo, insultos, juramentos, lemas populares, distorsiones de la realidad, entre otras variables. En todo caso, para nosotros, agrupa todas las formas verbales del lenguaje cotidiano que utilizan como vínculo comunicativo el humor. Y se logra generar el humor cuando, como diría Veatch (1998), se violenta alguno de los principios que sustentan el orden moral del receptor.

Visto así, el humorismo en general puede convertirse en un instrumento que potencie las posibilidades para desarrollar la comunicación lingüística. Paralelamente a la delimitación de algunas premisas teóricas acerca del humor como estrategia comunicativa (Raskin, 1985; Agelvis, 1998; Zavala, 1993, Veatch, 1998, Torres Sánchez, 1999; Quero, 2002, en línea), ejemplificaré con una muestra de expresiones informalmente recogida de la cotidiana actividad lingüística del español de Venezuela, desde la rutinaria oralidad hasta los medios escritos y audiovisuales, incluida la Internet. E intentaré –como he dicho antes-una propuesta de categorización específica, de acuerdo con el propósito y el contexto. Me sumo a la propuesta de Torres Sánchez (1999) según la cual, aparte de aspectos sintácticos y fonológicos, se precisa enfocar el estudio del humor lingüístico desde una orientación pragmática que considere fundamentalmente lo contextual. Más aún, asumo que el estudio del humor es mucho más que el estudio y análisis del chiste como paradigma y que los efectos humorísticos del lenguaje pueden sobrepasar incluso la intención del emisor, dependiendo en ciertos casos de interpretaciones de la audiencia ajenas al propósito del hablante.

3. Categorización de algunas manifestaciones verbales de humor

La risa sacude al universo, lo pone fuera de sí, revela sus entrañas

(Octavio Paz)

Víctor Raskin (1985) plantea la posibilidad de tres categorías generales relacionadas con las variantes teóricas para abordar la semántica del humor.

La primera alude a la incongruencia que puede percibirse en una expresión humorística, lo que principalmente recae en la factura textual de la misma (Ej., (1). Ellos son marginales, pero buena gente). Por su mismo carácter que a veces puede parecer descontextualizado, esta incongruencia (no siempre voluntaria de parte del emisor, insisto) puede resultar humorística para quien la escucha y no se siente marginal, pero ofensiva en cuanto al referente.

Otra posibilidad es aquella que pone en juego la relación entre el hablante y el oyente; implica necesariamente una oposición entre ambos que puede estar marcada por rasgos como la hostilidad, la superioridad, la malicia o la agresión (Ej., (2). El hombre madura, la mujer envejece / El alcalde confunde la res pública con una vaca lechera / Mi madre es una rata. El ratón). Es el nivel de las expresiones que el emisor produce con el abierto propósito de confrontar y “atacar” o sorprender al receptor directo o al referente.

La tercera opción dentro de ese rango la ofrecen aquellas expresiones de humor que, por el contrario, persiguen generar un efecto de relajación en el destinatario. Por ejemplo, las siguientes:

(3). Mujer, libérate, orina de pie Consejo de una madre: Hija, estudie para que pueda divorciarse Estudia hasta morir…serás un cadáver culto Nadie es perfecto. Firma, Nadie. El que madruga…encuentra todo cerrado.

A nuestro juicio, es esta última la que aparentemente se ajustaría más a las posibilidades de un intercambio lingüístico neutral, no ofensivo ni agresivo. Pero las otras dos (incongruencia y hostilidad) tendrían cabida siempre que se trate de hacer refl exionar sobre el lado negativo que subyace en algunas expresiones que si bien resultan humorísticas en determinados contextos, pudieran ir intencionalmente dirigidas hacia la discriminación, el rechazo, la ofensa, la exclusión o la venganza. Por ejemplo, cuando se presentan expresiones que impliquen algún tipo de discriminación o ataque racial, genérico, familiar, laboral, regional, físico: casos como los siguientes:

(4). Blanco con bata, médico / Negro con bata, chichero (heladero, en otras versiones) Si es hombre,… es bruto. Mujer que conduce bien un auto, es hombre. Mi hermana ya es adulta, la tuya ya es adúltera. ¿Qué hace una mujer después de tener relaciones sexuales?

…Estorbar Detrás de hombre que triunfa…siempre hay una mujer sorprendida.

Pero independientemente de su significado, parece intervenir en esto un efecto semántico que, por una u otra razón, dispara la risa o la sonrisa y que puede originarse a partir de estrategias estilísticas como la ambigüedad (focalizada, por ejemplo, en recursos verbales específicos: juegos de palabras, homonimias y polisemias: (5). Busco hombre con bíceps, que me dé muchos bepsos)5 o la contradicción (que se materializa mediante oposiciones, confrontaciones, contrasentidos, pareos: (6). Se pintan casas a domicilio). En ambos ejemplos, el resultado humorístico se fundamenta en estrategias retóricas como la ironía, el sarcasmo, la parodia, el doble sentido.

Como recurso comunicativo básico, propongo la referencia inicial a los efectos humorísticos que intencionalmente parten del emisor, se plasman en el discurso habitual y están destinados a generar lo que se llama un efecto de relajación en los receptores (Raskin, 1985). Esto principalmente focalizado en la utilización de expresiones cotidianas de la lengua, caracterizadas por la presencia simultánea de dos perspectivas de enunciación: una explícita (descriptora de la apariencia de una situación determinada) y otra implícita (que muestra la verdadera cara de esa situación). Nótese, por ejemplo, la siguiente expresión, leída en el cartel de un mercado popular al que acuden muchos turistas:

(7). Se hablan todas las lenguas…por señas. O esta otra, en la que uno de los interlocutores se vale de una de las acepciones que la palabra “palo” tiene en el español de Venezuela, equivalente a “trago de alguna bebida alcohólica” (Núñez y Pérez, 1994:367), de donde provienen las frases “echarse palos”, “caerse a palos”, “estar paloteado”, “asistir a una palazón” etc. Veamos la salida ingeniosa de uno de los hablantes del siguiente acto de habla:

(8) -Mucho gusto, ¿qué hace usted, señor?

-¿Yo?, pues me dedico a la escritura…

-¿Y qué escribe?

-Varias cosas, soy polígrafo ¿Y usted?

-Bueno… yo soy palígrafo…

-¿Palígrafo? ¿Y qué es eso?

-Consumo varios tipos de bebidas alcohólicas…

En cuanto a las expresiones lingüísticas cotidianas, Beinhauer (1973) alude a la presencia recurrente de un elemento “sorpresa” que, agrego yo, surte el efecto de disparador de lo humorístico. “Un contraste entre la sorpresa y lo previsible”, dice Jorge Barale (2005, en línea). Sin embargo, es discutible el hecho de que todo efecto humorístico tenga su causa en la sorpresa. En general, la sorpresa puede deparar muchas reacciones diferentes de la risa (incluido su opuesto, la rabia, e incluso el llanto). Aparte de que otros efectos como la ridiculización, la descontextualización, la confusión, el desconcierto, pueden también servir de disparadores de una situación de humor.6 Y si no, cómo explicaríamos las siguientes expresiones:

(9). No hay mujeres feas, sino hombres sobrios. Si secuestran a tu suegra, paga para que no la devuelvan.

Por esa razón, aunque no resulte el más académico, preferimos el término “cortocircuito” (utilizado por Sigmund Freud al explicar la pragmática del chiste y aludido por Agelvis, 1998: 37) para generalizar en la noción de disparador del efecto humorístico. Todo resultado humorístico tiene su origen en un contexto que, dentro de la cotidianidad del lenguaje, rompe con la literalidad del mismo y lo conduce a significados inesperados por el receptor. En suma, como ha dicho Veatch (1998), violenta un principio, una idea comprometida con el funcionamiento social normalizado.

Ese mecanismo que dispara la risa puede proceder de cuatro fuentes fundamentales dentro del acto de habla: del emisor, del receptor, del contexto o de algún elemento externo, ajeno a esos tres componentes. Y naturalmente que, más allá de la intención, no siempre existe la posibilidad de generar alguna situación humorística. Una expresión como (10). Toda rumba de primera se celebra con chicas de segunda, puede resultar muy poco humorística para algunas personas porque subyace en ella una valoración que implícitamente compromete a las “chicas de segunda” y alude a un estigma social muy específico, la prostitución.

4. Humor y praxis comunicacional

“A ninguna mente bien organizada le falta sentido del humor”

(Samuel Taylor Coleridge)

Cuando se habla de estos temas, por lo general se dice que los venezolanos somos tan adictos al jugueteo lingüístico que convertimos hasta las tragedias en travesuras humorísticas. Hacemos humor de cualquier evento, incluidas las desgracias, los gobiernos, los sepelios y los divorcios. Por ejemplo, si nos amenazan con subir los precios de la gasolina, cobrarnos impuestos por fallecer, viajar o comer, sencillamente hacemos un chiste con Jaimito o con algún funcionario público como personaje, o inventamos uno de andinos (a quienes llamamos “gochos”), de jobiteros (en el Zulia) o de gallegos. Y seguimos (sobre) viviendo, al tiempo que llegamos al nivel más sofisticado del humor cuando somos capaces de hacer reír a los otros poniéndonos como referentes nosotros mismos. Nada extraña entonces la lectura de las siguientes expresiones, escritas sobre lápidas de tumbas como epitafios:

(11). Aquí descansa mi querida esposa, señor, recíbela con la misma alegría con que yo te la he enviado.

Vino, mujer y tabaco se llevaron a este hombre en el saco.

Levántate perezoso, la tierra es de quien la trabaja.

Particularmente creo que éste no es un atributo exclusivo de los venezolanos (ni de los zulianos, ni de los orientales, en particular); es más bien una condición que nos ofrece el idioma español en general. Pensemos, si no, en lo aburrido que es para nosotros hacer y entender el humor a la inglesa, a la sueca o a la noruega. No debe ser muy fácil porque, aunque no sea cierto, suele decirse que en los países donde se hablan esas lenguas todo está tan resuelto que la gente más bien se divierte suicidándose.

Pero como todavía tenemos que padecer la cotidianidad idiomática del país, pues, aunque no sea condición exclusiva nuestra, mediante un intento de categorización, de acuerdo con la intención y el contexto, me limitaré a mostrar otros ejemplos de cómo hacemos los venezolanos para sacarle provecho risible a nuestras palabras.

Uno de los rasgos más resaltantes en ese sentido es la hiperbolización. Quién duda de la tendencia que tenemos a hiperbolizar lingüísticamente nuestra cotidianidad cuando, por ejemplo, en lugar de expresarle a otra persona un simple “te quiero” o “te amo”, saltamos el límite semántico que en otra lengua nos impondrían esas expresiones para decirles a nuestros seres queridos “¡Te quiero que jode!”. Y es que, verbalmente, los venezolanos somos frenéticos y exagerados en nuestras manifestaciones, por más seriedad y formalidad que las mismas impliquen.

Otra característica fundamental es la ubicación grupal, la sectorización del otro. En nuestra rutina conversacional estamos ya acostumbrados en Venezuela a aceptar que convivimos divididos en dos grupos perfectamente diferenciados: los vivos y los bobos, que, en otros contextos menos formales, solemos llamar los pendejos y los avispados. Ambos grupos son necesarios para la supervivencia del opuesto. Suele considerarse “pendejo”, por ejemplo, al funcionario gubernamental que acepta un cargo público y sale de él sin haber “aprovechado” de alguna manera su condición. Bien conocida es la expresión del supuesto militante de partido gubernamental que ante la oferta de algún cargo que implique exceso de labores, reclame a su oferente: (12) No le pedí un trabajo, le dije que quería un puesto.

Por otro lado, existen algunas expresiones cotidianas con que los integrantes de los grupos “más vivos” suelen referirse a sus presuntos opuestos:

(13) El pendejo al cielo no va, lo joden aquí, lo joden allá.

Todo pendejo es malicioso

Maracucho pendejo, se muere chiquito.

Además, los autoproclamados “avispados” o “vivos” han consagrado una expresión que ya forma parte de nuestra idiosincrasia idiomática: (14). Todos los días sale un pendejo a la calle, el que lo encuentre es de él. Sin olvidar que evitamos eufemismos a la hora de decir “hacerse el sueco” o “hacerse el suizo” para expresar, claro y sin tapujos: (15). Hacerse el pendejo, hacerse el güebón, hacerse el bolsa, hacerse el gocho, para citar sólo cuatro posibilidades de ese amplio campo semántico.

También es un rasgo distintivo de nuestra inclinación humorística la metáforización. Como ya hemos anotado, la manifestación de humor no siempre sale del emisor. A veces, es el receptor el que prefiere entenderlo de esa manera. El humor lingüístico lo tenemos tan arraigado que, por ejemplo, a los periodistas en general los hemos bautizado académicamente como “comunicadores sociales”, aunque algunos sean realmente muy poco comunicativos y ajenos a la verdadera socialización. Y esto sin entrar en la paradoja lingüística que representa la designación universitaria de dicha profesión: si el lenguaje es una entidad de indiscutible naturaleza social, todo hablante de una lengua es de por sí un “comunicador social”. Pero si la limitamos a quienes han sido institucionalmente titulados para ejercer ese rol de hablantes públicos, podemos agregar que algunos de ellos suelen generar en sus audiencias ciertas humoradas a veces involuntarias. Por ejemplo, pocas veces dicen o escriben en sus reportajes y entrevistas palabras tan simples y literales como “agua”, “premio” o “leche”. Para aludirlas prefieren expresiones metafóricas bastante gastadas como “el vital líquido” “el preciado galardón” y “el líquido perlino de la consorte del toro”. En tanto otros, casi siempre los de tendencia oficialista, suelen causar cierta disonancia cognoscitiva con expresiones como (16) Este año no habrá infl ación sino ajuste de precios.

Un recurso adicional que genera situaciones de humor es la argumentación vacía o simulada, sin justificación. Aceptamos con humor ciertas premisas aunque desconozcamos o simulemos el razonamiento que las ha generado. En ciertos casos, se trata de expresiones usuales en nuestra cotidianidad lingüística con las que nos hacemos eco de frases que supuestamente son verdades absolutas, pero desconocemos por qué. A quién se le ha ocurrido investigar qué nivel de verdad hay en la afirmación aquella tan nuestra según la cual (17). Los perros ven en blanco y negro. Nadie tiene ni la más mínima sospecha sobre el origen y la documentación de la misma pero, igualmente, pocos dudan de su estricta veracidad.

¿Sabe alguien en qué momento, quién y con qué propósito apareció en Venezuela la expresión mítica (18). ¡Señores, el Himno Nacional no se aplaude!. Parece ineludible en cualquier acto cultural, después de la participación inicial de la coral del colegio, cuando al final de la interpretación de dicha canción patriótica caemos en la tentación muy lógica y natural de palmear las manos con fuerza.

En la mesa, somos adictos a una sola expresión cada vez que en casa nos toca comer lo mismo del día anterior. Ante la necesaria resignación, no nos queda más salida que complacer a nuestra pareja, madre, hermana o hermano, mirando con sonrisa lastimera aquellos alimentos envejecidos, engullendo el primer bocado y exclamando con total hipocresía (simulando), pero con rostro de felicidad: (19). ¡Ummm, esta comida está mucho mejor que ayer!. Igual que no faltará jamás quien, después de una parrillada horrorosa, observe los carbones encendidos reverberando, al rojo vivo, y quiera halagar al parrillero o parrillera con la expresión (20).¡Coño, ahora es cuando ese fuego está bueno!

Nos volvemos seguros y convincentes si la esposa o novia nos descubre con las manos en la moza: (21). ¡Te juro, mi amor, que yo estaba revisándole un moretón que tiene en la parte centro occidental izquierda del pezón! ¡Por Dios, un favor se le hace a cualquiera!. Como no deja de ser curiosa la salida diplomática que solemos usar cuando, ante la insistencia para que permanezcamos en una reunión social, expresamos con total hipocresía (22). Bueno, me quedo, pero me tomo una nada más. Así como también sudamos humor con promesas como (23). ¡La última y nos vamos!

Todos hemos vivido la experiencia de encontrar a un viejo amigo o compañero de bachillerato a quien no veíamos desde hace años. Los comentarios y las preguntas de rigor suelen ser los mismos en todas las ocasiones:

(24). -Coye, vale, qué de tiempo, ¿qué has hecho?, estás un poco más gordo, calvo y barrigón…. Qué mala gente somos, ¿verdad? ni siquiera nos volvimos a llamar por teléfono… ¡Vamos a hacer una vaina, chico, dame tu número, toma mi tarjeta, ahora sí, vale, tenemos que dedicarnos a recuperar la amistad de tantos años, llamamos a los otros y nos reunimos de nuevo con unas cervecitas!, ¿ok? vaya, ¡vamos a hacerlo!, mi mujer se va a contentar mucho, yo te llamo, ¡seguro!.

Y así, hasta dentro de unos veinte años más, cuando se repetirá la misma escena. Como no sea que nos topemos a otro cuya cara nos resulte muy familiar pero de quien no recordemos ni siquiera el sobrenombre y la situación sea mutua. En una especie de chateo con algún desconocido, desarrollamos la conversación sin identificarnos ni comprometernos:

(25). -Y qué, cómo te va, tiempo sin verte, vale.

-Sí, vale, igualmente, tú sabes.

-¿Todo bien?

-Bueno, ahí, sí, más o menos.

-¿Y el trabajo?

-Aquí, echándole pierna.

Y en algún momento interrumpimos el diálogo de sordos con cualquier excusa. Es la magia de la palabra, el mejor recurso para mantenernos humorísticamente en contacto con el otro, el que nos ayuda a mitigar las penas que pasaríamos si no hubiera manera de decirle algo al interlocutor inesperado.

Una característica más es la de la imprecisión temporal. En tal sentido, podríamos recordar también nuestros hábitos de hacer con alguien una cita: los hablantes del resto del mundo suelen acordar encontrarse a las cuatro, cuatro y treinta o a las cinco menos cuarto. Nosotros decidimos desde hace tiempo, modificar la “imperfección” de la puntualidad absoluta y encontrarnos (26). “a eso de las cuatro”, “más o menos a las cuatro”, “entre las cuatro y las cuatro y media”, “a golpe de cuatro”, “por ahí a las cuatro”, “cerca de las cuatro”, “antes de las cinco” “pasadas las cuatro”, etcétera, sin precisar jamás con exactitud, aunque todos entendemos y aceptamos. Como dijera uno de nuestros mejores humoristas, Aníbal Nazoa, “A las cuatro y pico en punto, que en todas partes es un chiste, en Venezuela es una hora que puede corresponder a la realidad” (cf. Díaz de Nazoa, 2005:54).

A esto podemos incorporar la categoría del enriquecimiento semántico del vocabulario. Se trata de la tendencia que tenemos a incrementar los significados del vocabulario conocido, añadiendo nuevas acepciones que amplíen su esfera semántica sin afectar los límites establecidos por los diccionarios o repertorios léxicos oficiales.

Sin problema de ninguna naturaleza, desde hace mucho tiempo en Venezuela aceptamos que el melón, el melocotón, la ciruela, la naranja, el zapote, el mamey, la guayaba, la mandarina, el café, el chocolate, el pistacho, no son sólo frutas y vegetales, sino también colores. Así como el mantecado y la vainilla tampoco son solamente sabores de helados o bebidas. Existe además el llamado “color crema” sin que sepamos exactamente a qué tipo de tonalidad se alude con él (crema de cacao, de café, de chocolate, de verduras, etc.). Y aparte del “amarillo caterpillar” ( de uso frecuente en el estado Zulia, cuyo origen se remonta a la pintura que recubre una conocida marca de tractores), posiblemente el más original de nuestros colores locales fue perfectamente delimitado hace años por la sabiduría popular: (27). El color de mono corriendo. Es posible que nadie sepa definirlo, pero todos estamos seguros de reconocerlo.7

Tenemos además una bebida refrescante a la que denominamos “Malta”. Pues en esto del humor lingüístico, no podré jamás olvidar los gritos de un vendedor ambulante de malta helada que alguna vez se paseaba por las calles de mi vecindario. El hombre arreaba su carrito con los emblemas de las principales marcas venezolanas de malta y su mejor grito de publicidad era:

(28). -¡Tome malta, maltirícese, maltirícese!

No hay duda de que era un auténtico creativo publicitario, como también lo es la ingeniosa chica que, cuando su progenitora le reclamara haber salido con algún caballero a “venderle su cuerpo”, se defendiera argumentándole:

(29). ¡Madre, te equivocas, no vendo mi cuerpo, lo alquilo!

Igualmente, podría referirme al humor confuso que generamos al turista cuando se entera de las variedades de café que consumimos en el país. Exceptuando algunas denominaciones de uso común en el ámbito hispano, como capuchino, mocaccino y expreso, encontramos que cuando acudimos a una cafetería venezolana tenemos la opción de solicitar se nos sirvan variedades del café tinto como (30). Negro, negrito, guayoyo, negro o negrito corto o extracorto, negro o negrito largo, negro fuerte, negro suave, negro tibio, guarapo, negro oscuro suave, etc. Y en cuanto a las variantes del café con leche, entre otras, podemos pedir (31). Tetero o teterito, con leche claro, con leche tibio, con leche claro tibio, con leche oscuro, con toque de leche sin o con espuma, marrón claro, marrón oscuro, marrón cremoso, marrón fuerte o fuertecito, mitad café-mitad leche, etc.

Pero lo más simpático de esto es que en una mesa de diez o doce comensales, cada uno pide una variedad diferente y supuestamente el mesero es capaz de comprender los diferentes gustos sin tomar nota. Sencillamente cuando acude a la barra de servicio ordena genéricamente (¡diez con leche y dos negros!), pero en la mesa cada solicitante cree que realmente se ha satisfecho su requerimiento.

Y con esto podríamos entrar en el modo humorístico como violentamos el campo semántico de los tradicionales nombres del santoral. Alguna vez reportaba, por ejemplo, el New York Times la particularidad de los actuales nombres de los venezolanos (cfr. Romero, 2007):

Desde (32). “Yesaidú” , “Guatabaut”, Guasap, Guarisdá y Guanjondre, que reproducen fonéticamente las expresiones del inglés “Yes, I do” , “What about…”, What’s up?, “What is that?” y “One hundred”, podríamos mencionar algunos otros como (33). Tajmajal (de Taj Mahal), Hiroshima, Nagasaki, Bluberrina (de Blue Berry), Maiquelyordan (Michael Jordan), Sivuplé (Sil vu ple), etc.8

Otro ejemplo relativo al enriquecimiento semántico se refiere a los llamados comodines léxicos. Acudimos a la vigésimo segunda edición del mítico Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española y nos encontramos lo siguiente: la segunda acepción que se le asigna a la palabra comodín es “cosa que se hace servir para fines diversos según conviene” (cf. http://buscon. rae.es/draeI/, en línea). Extrapolamos el concepto a lo que aquí nos interesa: en el caso de las palabras cotidianas. En su definición formal la expresión comodín léxico se refiere a aquellos vocablos que podemos utilizar con múltiples significados, pero a la vez sin ninguno específico, de acuerdo a como necesitemos llenar un vacío semántico. En nuestra comunicación cotidiana son muchísimos los llamados comodines léxicos, pero valga recordar sólo siete de nuestra conversación diaria, casi todos incluidos en la categoría de las llamadas “voces malsonantes” (cf. Martín, 1974). No digo que sean palabras exclusivamente venezolanas, apenas los reporto aquí como frecuentes en nuestro medio. Comienzo por una que podría sonar muy fuerte para ciertos oídos: la palabra verga. En la definición del DRAE, esta palabra remite a significados como “pene” o “vara”, con el añadido de que en Venezuela y El Salvador se utiliza como interjección “vulgar” útil “para expresar protesta, disgusto o rechazo”. Mucho más que eso, hay que añadir que en nuestro país la palabra verga es uno de los comodines léxicos que mayores significados ha alcanzado. Por ejemplo, en la región voseante del estado Zulia, algún desconocido lexicógrafo se ha dedicado a dar vida a una “gramática” que circula por la Internet, atinente a esta palabra, de la que podemos citar algunos de sus distintos significados contextuales:

(34). Inicio de oración: ¿Sabéis una verga?...

Precaución: ¡Cuidado me echáis una verga!

Vergüenza, pena, timidez: Me da verga

Sorpresa: ¡A la verga!

Negación: ¡Ni de verga!

Inicio de riña: ¿Qué es la verga, pues!

Saludo: ¿Cómo está la verga?

Incredulidad: ¡Verga sí, cómo no!

Desesperación: ¡Verga, no joda!

Alboroto: ¡Qué verguero!

Persona destacada: ¡Es un vergatario-a!

Exclamación absoluta: ¡Vergación!

Aparte de la ya mencionada, incluyo otros comodines léxicos como vaina, coño, carajo, coroto, bicho y cosa. Cada uno también con sus múltiples significados y voces derivadas. (vainita, vainón, coñazo, coñiza, carajita, bichito, bicharango, cosota, etc.).

En alguna ocasión he propuesto muy seriamente sacarle doble provecho humorístico a un campo semántico tan rico como éste de los comodines léxicos. Por una parte, podríamos contribuir en la escuela a liberar a algunas palabras de la pesada carga ideológica que suele caracterizarlas como supuestas voces prohibidas y aceptar que a veces son ineludibles en ciertos contextos: por ejemplo, nada más ridículo que gritar ¡Cáspita! o ¡Recórcholis! cuando en una reunión familiar te das un inesperado golpe en la rodilla. En tal contexto, cabe sólo una palabra que precisamente hace de comodín en distintas situaciones. La acabo de incluir en el paradigma referido antes: ¡Cooooño!

Esto a su vez me permite entrar en un segundo aspecto, la definición humorística de comodín léxico. Valiéndome del grupo de palabras delimitado arriba, propongo una definición, que al mismo tiempo que sea humorística, facilite el acceso a la comprensión del concepto. Y entonces, podría aportar como posible definición la siguiente:

(35). Un comodín léxico es una verga del carajo, algo así como un coroto, que no remite a un coño pero permite mencionar cualquier cosa o bicho, incluidas las vainas que no conocemos.

5. Consideraciones finales y conclusiones

“…y si han aprendido de mí a reír, no es, sin embargo, mi risa la que han aprendido”

(F. Nietzsche).

Ya para cerrar, me permito recordar aquí dos anécdotas llenas de humor lingüístico que tienen que ver con mi propia experiencia.

Tendría yo más o menos unos cuarenta y cinco, todavía el pelo negro, apenas con asomo de algunas canas incipientes. En plena vía rápida, me interceptó bruscamente una señora que, a simple vista, calculé que podría pertenecer a la quinta o sexta edad. La doña arremetió contra mi automóvil en un cruce, lo interceptó hasta hacerme detenerlo, se bajó hecha furia y me gritó:

(36). -¡Oiga, usted, anciano, ¿por qué no se va a criar a sus nietos en vez de estar atravesándose en plena vía?!

Obviamente, en una actitud que me resultaba absolutamente humorística, ella se sentía mucho más joven que yo, aunque la estampa de anciana abuela le pertenecía más a ella que a mí.

La segunda historia se refiere a la confrontación con un taxista caraqueño. A la espera de la luz verde del semáforo, intentaba yo atravesar una avenida cuando viene el taxista y se para justo sobre el rayado destinado a los peatones. Perturbado por aquello, me limité a pasar como pude pero aproveché para golpear con los nudillos en la parte delantera del automóvil y hacerle ver que estaba ocupando un espacio prohibido. Pues también el conductor se ha enfurecido. Veo que se baja del carro una inmensa mole de más o menos 1.90 metros de alto por 1 metro de ancho cuya estatura se disimulaba frente al volante, sale, manotea bruscamente frente a mi pequeña humanidad de 1.60 metros y me grita:

(37). -¡Mire, amigo, la próxima vez que quiera golpearle el carro a alguien, búsquese uno de su tamaño!

Ambas situaciones resultaron dignas de risa para quienes presenciaban los hechos y aún hoy el público las celebra cuando las relato. Sin embargo, ello no ocurrió porque los emisores así se lo hubieran propuesto sino porque, en los contextos en que se desarrollaron, aglutinaron en un solo evento comunicativo las tres categorías señaladas por Raskin (1985): incongruencia, hostilidad y relajación.

El alto nivel de autoestima de la señora del primer caso implicó varios mensajes simultáneos: (a) Aunque a veces sean completamente involuntarias, los conductores cometen más infracciones en la medida en que envejecen, (b) Las personas mayores no deben conducir autos por el riesgo que ello significa para los demás, (c) La emisora del mensaje (la señora) percibe en el interlocutor (mi persona) algo que no ha sido capaz de reconocer en ella misma (la edad), (d) Su actitud defensiva la hace comportarse de tal modo que termina siendo protagonista de una situación que despierta la risa de quienes presenciaban la escena.

En el caso del taxista, ocurrió algo parecido. El conductor no intentaba de ninguna manera “hacerse el gracioso”. Lejos estaba su reclamo de la intención humorística. Por el contrario, era en verdad muy serio, estaba disgustado porque yo había osado golpear su automóvil, ante lo cual asumió su actitud de hombre ofendido. No obstante, el hecho de haber transgredido involuntariamente el sentido usual de la expresión que utilizó, contribuyó a convertir la escena en un evento risible para las personas ajenas al acto de habla. Usualmente, la expresión “búscate uno de tu tamaño” la utilizábamos en nuestra adolescencia cuando algún grandulón deseaba medirse a trompadas con un chico más pequeño (o de menor edad).

No obstante, en ambos casos, los emisores, que con su actitud de reclamo pretendían hacer gala de su posición de poder frente al interlocutor, se sintieron desconcertados. El humor que generaron involuntariamente atentó contra la rabieta que había motivado sus actitudes.

Por eso la generación del humor no siempre es voluntaria de parte del emisor; puede tener su origen en la situación contextual. Algunas veces, son los participantes ajenos al hecho los que infieren en tales casos aspectos risibles. Y es así debido al efecto sorpresivo y desconcertante propio de tales actos de habla. Es precisamente lo que Freud llamaba el “cortocircuito”. Pero también esto demuestra que el humor está presente en nuestra cotidianidad comunicacional y que puede ser una fuente muy provechosa para el desarrollo de habilidades lingüísticas y cognitivas. A veces, lo que comienza siendo muy serio, rígido, formal, termina adquiriendo visos humorísticos. Lo podemos generar de modo voluntario o inferir de situaciones que resultan contraproducentes. Así, somos capaces de asignar un matiz humorístico a eventos que no tuvieron originalmente esa intención. Lo que significa que la inclinación hacia lo humorístico es parte de nuestra vida ordinaria y diaria.

De modo que, utilizado con la debida cautela y desde una perspectiva analítica que incite a la refl exión sobre los hechos del lenguaje, el humor verbal como recurso comunicativo puede contribuir a favorecer el acercamiento a nuestra lengua materna y los recursos que ésta ofrece. Entre sus ventajas fundamentales estaría que no sólo favorece el proceso de asimilación y desarrollo de habilidades idiomáticas, sino que además permite a los hablantes implicarse en el proceso retórico de su valor como arma comunicacional para enfrentar al poderoso, o al menos para intentar neutralizarlo. Esto facilita a su vez una consideración de los receptores como la parte más importante del proceso comunicativo y podría contribuir como estímulo para el desarrollo de la competencia lingüística desde una perspectiva que de por sí implica el procesamiento de mensajes que sobrepasen los básicos niveles de literalidad del lenguaje.

Quienes por motivos de cualquier naturaleza sólo creen en la rigidez, la seriedad y la formalidad, deben convencerse de una máxima que se le atribuye al escritor inglés Gilbert K. Chesterton: “Lo divertido no es lo contrario de lo serio, sino de lo aburrido”. Y si, sea como productores sea como receptores utilizamos, (o percibimos) el lenguaje con humor profundo e inteligente, hasta podremos entrenar a nuestros interlocutores a que mejoren los recursos con que suelen hacer chistes sobre nosotros y los otros. De esa manera daremos pleno sentido a la intención de Aristóteles al consagrar la frase “el hombre es el único animal que ríe”, y hasta podríamos agregarle una variante que dé al género femenino su justo lugar en el humor: La mujer es el único animal que llora… de risa.

Notas

1 Me sumo aquí a algunas de las ideas sobre este tema planteadas en el trabajo La risa y la esperanza de la vida sobre la tierra, de Maximiliano Salinas Campos. Discur­so inaugural del XI Congreso Anual de la Sociedad Internacional para el Estudio del Humor Luso-Hispano. Santiago de Chile, noviembre de 2007.

2 En justicia debo agradecer a los cursantes del Programa de Estudios Avanzados en Lexicografía, auspiciado por la Casa Nacional de las Letras y la Universidad Católica Andrés Bello, y dirigido por el Dr. Edgar Colmenares del Valle. Con ellos compartí y discutí algunos de los aspectos aquí desarrollados, al tiempo que recibí interesantes sugerencias y preguntas. Especial mención merecen Ascensión Vizcaíno y Carmen Cedeño, quienes además me proporcionaron algunos interesantes datos para mi muestra.

3 “Quien nos hace reír es un cómico, quien nos hace pensar y luego reír es un humorista”. George Burns, cómico estadounidense.

4 Entre los autores que no hacen esta falsa diferenciación, destaco el excelente trabajo que sobre la semiosis del humor lingüístico ha desarrollado Agelvis (1998). Según ese autor “…ambos lexemas, humor y chiste coinciden en sus semas consecutivos. En ambos hay “festividad” (“alegría”) y “agudeza”. En el fondo, al analizarlo, el fenómeno es similar. Para nosotros el chiste es un “formato” específico del humor. Desde esta perspectiva estamos redefiniendo nuestro objeto de trabajo: se trata de dar cuenta de un fenómeno lingüístico de características lúdicas (“festivo”, “gracioso”) que se manifiesta a través de una estructura específica (“dicho agudo”, “ingenio”) (Agelvis, 1998: 18).

5 Este ejemplo y el siguiente provienen de la promoción que para sus avisos clasificados, hace el diario La verdad, que circula en el estado Zulia (datos recogidos en marzo de 2007). Sólo aludiré a las fuentes de donde provienen los ejemplos en casos como éste; de resto se trata de expresiones de uso general, recogidas al azar.

6 Valiéndose de la terminología propia de la semiótica, Agelvis (1998: 128) define muy acertadamente el humor como “el resultado de una salto inusitado de una isotopía a otra.”

7 Alude a cierta tonalidad marrón. No sé si tenga alguna relación con el llamado “color patata”: “…las faldas de mi abuela optaban todas por el mismo color patata. Es de suponer que este color le quedaba bien”. (Günter Grass, El tambor de hojalata. Madrid: Punto de lectura, 2006:18, trad. Carlos Gerhard y Joaquín Mortiz).

8 Con respecto a esta curiosa situación de nominar a los nuevos ciudadanos, hubo en agosto de 2007 una propuesta del Consejo Nacional Electoral que, aunque fue ridiculizada y asumida como burla por distintos voceros públicos, mediante uno de sus artículos (el 106) intentaba poner freno a la manía de algunos padres por presentar a sus hijos con nombres extravagantes como Usneivy /Usnavy (U.S. Navy), Usmeil (U.S. Mail), Supermán, Yuvifred, Makgíber, Lexotanil (nombre de medicamento) o Yusleidy (U.S. Lady), comunes en el censo electoral nacional. A esta breve lista, podríamos agregar muchos otros apelativos con los que nos hemos topado en nuestras indagaciones: Yunsdaiker, Balompié, Eyialmardolith, Cariolvis, Oriolvis, etc. Luego de fuertes y reiteradas críticas de opinión publica, la propuesta oficial fue retirada.

Referencias

1. Agelvis, V. (1998 ) Semiótica del discurso lúdico. Mérida, ULA.        [ Links ]

2. Bajtin, M. (1974). La cultura popular en la edad media y en el renacimiento. España:Barral Editores.        [ Links ]

3. Barale, J. (2005).Técnicas de creación del humor. Disponible: http://www.mailxmail.com/curso/excelencia/tecnicascreacionhumor (consulta: 22-07-07).        [ Links ]

4. Beinhauer, W. (1973). El humorismo en el espacio hablado. Madrid, Gredos.        [ Links ]

5. Díaz de Nazoa, M.L. (2005). El venezolano que fui. Una visión sobre la obra de Aníbal Nazoa. Caracas, Fundación Polar, col. Periodismo y Memoria.        [ Links ]

6. Martín, J. (1974). Diccionario de expresiones malsonantes del español. Madrid, Istmo.        [ Links ]

7. Nazoa, A. (2005). El venezolano que fui. Una visión sobre la obra de Aníbal Nazoa. Caracas, Fundación Polar (Compilación, ecuento y notas de María Lucía Díaz de Nazoa).

8. Núñez, R. y Pérez, F.J. (1994). Diccionario del habla actual de Venezuela. Caracas, UCAB.        [ Links ]

9. Quero Alfonso, A. (2002, en línea). Algunas teorías sobre el humor. Cap. De la tesina Las Sombras de la Risa. La Relación entre humor, identidad cultural y agresividad en sociedades multiculturales. Universidad de Granada. Disponible: www.antropoenfermermería.com. (consulta: 28 de octubre de 2007).        [ Links ]

10. Raskin, V. (1985). Semantics Mechanisms of Humor. Dordrecht: D. Reídle Publishing.        [ Links ]

11. Real Academia Española (en línea). Diccionario de la Lengua Española. Disponible en: http://buscon.rae.es/draeI/        [ Links ]

12. Romero, S. (2007, 13 de enero). Padres venezolanos prefieren nombres famosos. Lenín y Elvis forman parte de curiosa tradición. En El Nacional, Caracas, D/3.        [ Links ]

13. Salinas Campos, M. (2007). La risa y la esperanza de la vida sobre la tierra. Discurso inaugural. XI Congreso Anual de la Sociedad Internacional para el Estudio del Humor Luso- Hispano. Santiago de Chile, noviembre de 2007.        [ Links ]

14. Torres, Sánchez, M. (1999). Estudio pragmático del humor verbal. Cádiz, Universidad de Cádiz.        [ Links ]

15. Veatch, T. (1998). A theory of humor. En: Humor, the Internacional Journal of Humor Research. Mayo, 1998. Versión en html: http://www.tomveatch.com/else/humor/paper/humor.html. consulta: 12 de marzo de 2007.        [ Links ]

16. Zavala, L. (1993). Humor, ironía y lectura. Las fronteras de la escritura literaria. México: Universidad Autónoma Metropolitana, Xochimilco.        [ Links ]