SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.70 número2Despistaje de toxoplasmosis y enfermedad de Chagas en la Consulta Prenatal del Hospital Universitario de Caracas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark

Revista de Obstetricia y Ginecología de Venezuela

versión impresa ISSN 0048-7732

Rev Obstet Ginecol Venez v.70 n.2 Caracas jun. 2010

 

Editorial

La nueva gramática de la lengua española

Dr. Rogelio Pérez D’Gregorio

La Nueva gramática de la lengua española (NGLE), de la Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española recientemente publicada, define la gramática como la parte de la lingüística que estudia la estructura de las palabras (morfología), las formas como estas se enlazan y los significados a los que tales combinaciones dan lugar (sintaxis). Comprende, además, el análisis de los sonidos del habla que corresponde a la fonética, y el de su organización lingüística que compete a la fonología (1).

La NGLE, está disponible desde noviembre de 2009, y se trata de un libro tamaño 1/8 de pliego, presentado en dos tomos lujosamente empastados, con un total de 3 386 páginas. El tomo I está dedicado a la morfología y a parte de la sintaxis, y el tomo II cubre la materia restante de esta última disciplina.

Consta de un índice de contenidos de los dos volúmenes que aparece en el volumen I y un índice de materias y voces al final del volumen II que incluye toda la obra. Este último es muy útil porque remite a los capítulos, secciones o apartados en que se estructura el libro. Está organizado en tres niveles, que corresponden sucesivamente a las entradas, las subentradas y los comentarios, cada uno de estos niveles refiere a un número y una letra que corresponde a la ubicación del tema en el volumen en que se encuentra.

La RAE en 1973, publicó el Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, con múltiples reimpresiones y que constituía un anticipo a lo que sería la nueva edición de su Gramática de la lengua española (2). En la advertencia de la citada obra, se aclaraba que por ser un simple proyecto, carecía de toda validez normativa. En esa edición para su estudio, la gramática se dividía en cuatro partes : la Fonología (anteriormente conocida como Prosodia u Ortología), la Ortografía (también llamada Grafemática), la Morfología (conocida como Analogía o morfemática) y la Sintaxis (también llamada Sintagmática).

La NGLE no comprende a la ortografía con todas sus normas y atributos y que había recogido la RAE en 1999, en un pequeño libro: La ortografía de la lengua española (3), que fue ampliamente distribuido a partir de 2000. Tampoco incluye a la semántica, disciplina que estudia el significado de las composiciones de palabras.

Según la NGLE, el término gramática, además de ser una parte de la lingüística, designa una obra de análisis gramatical, de forma similar al término diccionario, que designa un tipo de obra en la que se describe el léxico. Por tanto, las informaciones que analizan la gramática y el diccionario constituyen los dos pilares del idioma.

La NGLE no es un diccionario y la RAE recomienda la consulta de la vigésima segunta edición del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) en su versión impresa (año 2001) (4) y el avance de la vigésima tercera edición disponible en la web (www.rae.es) (5). Igualmente recomienda la consulta del Diccionario panhispánico de dudas (DPD) (6), disponible también en la web, obra que pone mayor énfasis en la norma y establece que las dos publicaciones pueden solo coincidir en parte, porque la NGLE aborda además una serie de cuestiones que escapan de lo estrictamente normativo.

Se llama género a una propiedad de los nombes y los pronombres que tiene carácter inherente y que produce efectos en la concordancia con los determinantes (artículos, demostrativos y posesivos), los cuantificadores (numéricamente o con otra forma de estimación), los adjetivos y, a veces, con otras cases de palabras(1). Ejemplos:

la camilla pequeña; ella es la médica de guardia; este cuarto capítulo; él informó que hubo tres casos de fiebre tifoidea, en cambio hubo muchos pacientes con influenza

De acuerdo con la NGLE, atendiendo al género, los sustantivos se clasifican en masculinos y femeninos y no existe el género neutro frente a lo que sucede en muchos otros idiomas. En consecuencia sirve para indicar el sexo de las personas y de los animales y el que se da a las cosas (1).

El masculino se refiere al sexo varón de las personas, macho en los animales, o cosas a las que se antepone el artículo el: asno, estetoscopio, estómago, intestino, páncreas… El femenino se refiere a mujeres, animales hembras o cosas a las que se antepone el artículo la: bilis, córnea, gallina, piel, sangre, … Con respecto a los nombres propios, es incorrecto colocar un artículo o determinante antes del mismo, a menos que la expresión sea despectiva: la Hernández, el Pinzón, la María Luisa, el Rubirosa (1).

En cambio sí pueden ser neutros los demostrativos (esto, eso, aquello), los cuantificadores (tanto, cuanto, mucho, poco), los artículos (lo) y los pronombres personales (ello, lo). lo bueno, lo bello, lo útil…(1).

El género en que aparecen los modificadores adverbiales o complementos adjetivales de estos elementos neutros no se diferencian morfológicamente del masculino (1).

Pues yo te digo que eso está indicado y justificado. Todo ello es falso. Esto es solamente cierto para la escolaridad. Aquello fue asombroso.

En lo que respecta a los sustantivos, la lengua emplea diversos procedimientos para diferenciar el sexo que les correponde. En muchos se agrega un morfema a la raíz como: gato – gata, doctor – doctora, juez – jueza, médico – médica... Otros (llamados heterónimos) utilizan voces completamente diferentes: toro – vaca, yerno – nuera, caballo –yegua. Los sustantivos comunes en cuanto al género, no experimentan cambios en su forma y expresan el género indirectamente mediante los determinantes y los acompañan: el artista – la artista, el modelo –la modelo, el paciente – la paciente, el miembro titular – la miembro titular (de una cátedra, academia, etc), profesionales destacados – profesionales destacadas, este testigo – esta testigo. Finalmente, los sustantivos ambiguos en cuanto al género son aquellos que pueden aparecer en masculino o femenino: el mar – la mar, el radio – la radio, el tizne – la tizne, el calor – la calor (1).

El número es la categoría gramatical que indica si una palabra hace referencia a una sola persona o cosa o a más de una. Se aplica a los nombres (sonda – sondas, tijera – tijeras, mujer – mujeres, historia – historias) y a los pronombres (el – ellos, este – estos, quien – quienes, alguno – algunos). El número se divide en singular y plural (1,7). Singular es el que designa un solo ser o cosa: célula, bacteria, vena… Plural es el que designa a más de un ser o cosa: células, bacterias, venas… (1,7).

Las palabras se dividen en las siguientes clases sintácticas: el artículo (el, un), el sustantivo (aire, prudencia), el adjetivo (limpio, literario), el pronombre (tú, quien), el verbo (ser, hablar), el adverbio (lejos, abiertamente), la preposición (de, durante), la conjunción (y, aunque), y la interjección (eh, vaya) (1).

Hasta la fecha los pronombres este, esta y estas, cuando sustituían al nombre se acentuaban (éste, ésta y éstas), con el fin de diferenciarlos de las formas del verbo estar: esté, está y estás. La NGLE eliminó el uso de tilde en estos pronombres (1).

En lo que respecta a la palabra solo, en su forma de adjetivo no tiene modificaciones pero cuando se trataba de advervio, se acentuaba cuando se podía reemplazar por solamente. Esto fue igualmente eliminado en la NGLE (1).

En los textos médicos es muy frecuente el uso del gerundio, generalmente mal empleado, motivo por el cual recomendamos la revisión de la NGLE que proporciona magníficos ejemplos para su uSo correcto. El gerundio, junto con el infinitivo y el participio son tres formas verbales no personales. Son propias de los verbos que no funcionan como tales y carecen de variación de persona. Tienen en común el no expresar por sí mismas el tiempo en que ocurre la acción, el cual se deduce del verbo de la oración en que se hallen, de los adverbios que los acompañen y de otras circunstancias de la elocución (1).

REFERENCIAS

1. Real Academia Española. Asociación de Academias de la Lengua Española. Nueva gramática de la lengua española. Volumen I y II. Madrid: Espasa Libros, S.L.U;2009.         [ Links ]

2. Real Academia Española (Comisión de Gramática). Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Decimoquinta reimpresión. Madrid: Editorial Espasa Calpe S.A.;1996.         [ Links ]

3. Real Academia Española. Ortografía de la lengua española. Madrid: Editorial Espasa Calpe S.A.; 2000.         [ Links ]

4. Real Academia Española. Diccionario de la lengua española. Madrid: Editorial Espasa Calpe S.A.; 2001.         [ Links ]

5. Real Academia Española. http://www.rae.es/rae.html        [ Links ]

6. Real Academia Española. Asociación de Academias de la Lengua Española. Diccionario panhispánico de dudas. Bogotá: Distribuidora y Editora Aguilar, Altea, Taurus, Alfaguara, S.A.;2005.         [ Links ]

7. Pérez Pulido E. El arte de escribir. Caracas: Editorial Ateproca; 1999.         [ Links ]