SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.68 número3Diagnóstico molecular en la evaluación de infecciones urogenitales por Chlamydia trachomatisFibromiomatosis uterina gigante: Reporte de caso índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Bookmark

Revista de Obstetricia y Ginecología de Venezuela

versión impresa ISSN 0048-7732

Rev Obstet Ginecol Venez v.68 n.3 Caracas sep. 2008

 

Displasia campomélica: reporte de un caso

Drs. Marcos Lima*, Carlos Rodríguez Sotillo**, Asdrúbal Rodríguez*

* Médico Cirujano. Departamento de Ciencias Fisiológicas. Escuela de Ciencias de la Salud "Dr. Francisco Battistini Casalta" Núcleo Bolívar, Universidad de Oriente.

** Gineco-obstetra, Perinatólogo. Departamento de Ginecología y Obstetricia. Escuela de Ciencias de la Salud "Dr. Francisco Battistini Casalta" Núcleo Bolívar, Universidad de Oriente.

Correspondencia: Dr. Marcos Lima. Médico Cirujano. Urbanización Angostura, Calle El Callao, Casa N° 37, Qta. Marcos – Andrés. Ciudad Bolívar – Estado Bolívar. Venezuela. Teléfono celular: 04161816713. E-mail: marcoslimamedical@hotmail.com

RESUMEN

La displasia campomélica es una osteocondrodisplasia rara y severa caracterizada por alteraciones esqueléticas y no esqueléticas con una alta letalidad en el período neonatal. Este síndrome se caracteriza por acortamiento y angulación de las extremidades inferiores, principalmente el fémur. En cuanto a su mecanismo de transmisión, la mayoría de los casos es de tipo autosómico recesivo; sin embargo, puede ocurrir esporádicamente de forma autosómica dominante, por mutación del gen Sox9 localizado en el cromosoma 17. Presentamos un caso de un neonato masculino, sin antecedentes de consanguinidad entre los padres, con signos característicos de displasia campomélica tales como talla baja 40 cm, macrocefalia (circunferencia cefálica 34 cm), dolicocefalia, tronco y extremidades inferiores cortas. También se encontraron otras alteraciones tales como tórax estrecho en forma de campana, angulación de fémur, hipertelorismo, puente nasal deprimido, micrognatia e implantación baja de las orejas. El neonato falleció a los 2 días de vida producto de insuficiencia respiratoria la cual presentó desde el nacimiento.

Palabras clave: Displasia campomélica. Malformación esquelética.

SUMMARY

Campomelic dysplasia is a very rare, severe osteochondrodysplasia characterized by severe skeletal and nonskeletal malformations and lethal outcome mainly in neonatal period. Characteristic abnormality by which the syndrome got its name is short, bowed long bones of lower extremities, most often of femur, manifested by short and bowed legs. The pattern of inheritance is not clearly understood, in most cases, it is thought to be autosomal recessive. However, this may be a sporadic autosomal dominant mutation. We report a case of a male neonate, without consanguinity between parents, with characteristic signs of campomelic dysplasia with short birth length of 40 cm, macrocephaly (head circumference 34 cm), dolichocephaly, short trunk and legs. Narrow rib cage, bowed lower extremities, high forehead, hypertelorism, low nasal bridge, micrognathia and low set ears were found. Respiratory insufficiency was present since birth, exacerbated, and led to lethal outcome in the second day of life, as described in the majority of these patients.

Key words: Campomelic dysplasia. Skeletal malformation.

INTRODUCCIÓN

La displasia campomélica es una alteración del desarrollo óseo que tiene una incidencia de 0,05 por 10 000 nacimientos (1). Se transmite, en la mayoría de los casos, de forma autosómica recesiva, aunque de manera esporádica puede ser transmitida de forma autosómica dominante por mutación de un gen y se caracteriza por el acortamiento rizomélico de las extremidades y el marcado encorvamiento del fémur bilateral, junto con otras alteraciones orofaciales, cardiopulmonares y neurológicas (2).

Recientemente, se han descrito mutaciones que afectan la dimerización del gen Sox9 ubicado en el cromosoma 17 e impide que realice su función una vez unido a la cadena de ADN (3,4). El gen Sox9 es responsable de la diferenciación sexual y de la maduración de los condrocitos, razón por la cual además de las alteraciones esqueléticas puede haber otras alteraciones como genitales ambiguos y sexo reverso (5,6).

El gen Sox9 codifica para el factor de transcripción que hace que los condrocitos produzcan el colágeno tipo II normal del hueso, a través de la activación del gen COL2A1. Si alguna de las copias del gen Sox9 está mutada, no se activará la transcripción del gen COL2A1, de manera que se producirá un colágeno anormal. Este mecanismo se denomina haploinsuficiencia porque se comporta como si el gen Sox9 estuviera en una sola dosis (haploide) (7).

Se presenta un caso de un recién nacido producto de I gesta pretérmino (31 semanas) pequeño para edad gestacional (1 900 g) con diagnóstico prenatal y posnatal de displasia campomélica.

REPORTE DEL CASO

Se trata de paciente de 22 años de edad, natural de Maracay Estado Aragua y procedente de la localidad que cursa con I gesta de 29 semanas de evolución, sin antecedentes patológicos conocidos, personales ni familiares, por ambas ramas materna y paterna, quien en consulta prenatal se evidencia mediante examen ecográfico angulación de fémur bilateral, tórax estrecho en forma de campana, abdomen prominente y extremidades con acortamiento de huesos largos a predominio rizomélico, razón por la cual es referida al Servicio de Alto Riesgo Obstétrico (ARO) del Hospital Universitario "Ruíz y Páez" (Figura 1 y 2).

La paciente permanece en el servicio de ARO, manteniéndose en condiciones clínicas y hemodinámicas estables por 2 semanas, cuando posteriormente presenta dolor en hipocondrio derecho de carácter punzante, no irradiado, sin atenuantes ni exacerbantes, motivo por el cual es trasladada a sala de parto, obteniéndose recién nacido pretérmino (31 semanas) pequeño para edad gestacional (1 900 g), talla 40 cm, Apgar de 4 y 5 al 1er y 5to minuto respectivamente.

Al examen físico se evidencia neonato de sexo masculino con aumento de volumen en región escrotal, dolicocefalia, micrognatia, protrusión de ojos, hipertelorismo, implantación baja de ambos pabellones auriculares, puente nasal deprimido y cuello corto. Al examinar las extremidades encontramos extremidades cortas a predominio rizomélico y pies equinovarus bilateral (Figura 3 y 4).

El recién nacido es trasladado a retén patológico del Hospital Universitario Ruíz y Páez donde a los 2 días fallece.

La autopsia señaló como causa directa de muerte insuficiencia respiratoria secundaria a hipoplasia pulmonar, la cual se atribuyó a la estrechez de la caja torácica, lo cual impidió el crecimiento y desarrollo normal de los pulmones.

DISCUSIÓN

El hallazgo de angulación del fémur en el feto o en el neonato, es relativamente común cuando éste presenta una displasia esquelética. Alanay y col., en un estudio realizado en el Registro Internacional de Displasias Esqueléticas entre los años 1988 - 2006 analizaron todos los casos en los cuales se encontraba angulación de fémur en el feto o en el neonato y concluyeron que si bien es cierto que este hallazgo puede asociarse a más de 40 desórdenes diferentes, en el 66 % de los casos este signo se encuentra asociado a 3 desórdenes bien descritos tales como: displasia campomélica (24,4 %), displasia tanatofórica (23,9 %) y osteogénesis imperfecta (18,1 %). En estas condiciones, la angulación de los huesos largos como el fémur se explica por la tracción que ejercen los músculos adyacentes sobre un hueso debilitado por la ausencia de colágeno normal (8).

Estableciendo diagnósticos diferenciales con las osteocondrodisplasias anteriormente mencionadas, podemos decir que la patología de base del neonato no se trataba de una displasia tanatofórica pues no presentaba aplanamiento de los cuerpos vertebrales (platispondilia) ni aumento de los espacios intervertebrales, los cuales constituyen criterios morfológicos diagnósticos de displasia tanatofórica. Además tampoco presentaba cabeza en forma de trébol lo cual permite excluir el diagnóstico de displasia tanatofórica tipo II (cráneo treboliforme) (9).

Por otro lado, en los estudios de ultrasonido prenatal se evidenció la parrilla costal con osificación normal, sin fracturas, y además todas las estructuras óseas presentaron ecogenicidad normal, excluyendo por tanto el diagnóstico de osteogénesis imperfecta.

Planteamos que el neonato presentaba displasia campomélica pues presentaba criterios clínicos tales como macrocefalia, dolicocefalia, puente nasal deprimido, implantación baja de ambos pabellones auriculares, micrognatia, protrusión de ojos, hipertelorismo y cuello corto, además de criterios imaginológicos tales como acortamiento de las extremidades a predominio rizomélico, angulación femoral bilateral, tórax estrecho en forma de campana y escápulas hipoplásicas. Todos estos hallazgos han sido previamente reportados en otros casos de displasia campomélica por otros autores (2,10).

Vale destacar, que si bien es cierto que muchos casos de displasia campomélica cursan con genitales ambiguos o sexo reverso, el neonato no lo presentó, pues tanto su cariotipo como su fenotipo eran masculinos; sin embargo, el hallazgo de sexo reverso no constituye una condición sinequanon para establecer el diagnóstico de displasia campomélica.

Khajavi y col., distinguen dos tipos de este síndrome: el tipo I o displasia campomélica de "miembros largos", en la cual los huesos son angulados pero están muy ligeramente acortados y tienen un ancho normal, y el tipo II o displasia campomélica de "miembros cortos" en la cual los miembros están

angulados, acortados y ligeramente ensanchados (11). En base a esta clasificación, el presente caso correspondería a una displasia campomélica tipo II.

En cuanto a la causa directa de muerte del neonato, la insuficiencia respiratoria se ha descrito como la principal causa de muerte en esta displasia esquelética y no las anormalidades de los huesos (12). Es suficiente saber que el diámetro torácico debe ser de 80 % – 100 % del diámetro abdominal, y el neonato presentó un diámetro torácico del 50 % con respecto al diámetro abdominal, por ende la anomalía fue letal.

Podemos concluir que el diagnóstico de displasia campomélica se debe establecer reuniendo en conjunto los criterios clínicos e imaginológicos ya mencionados, y debido al curso letal que tiene esta entidad, es imperativo realizar el diagnóstico en forma precoz con una adecuada valoración por ultrasonido durante la gestación, por lo tanto vale la pena hacer hincapié en un control prenatal minucioso que incluya los estudios de ultrasonido como herramienta básica para el despistaje de ésta y muchas otras displasias esqueléticas.

REFERENCIAS

1. Sosa-Olavarria A. Ultrasonografía y clínica embrio – fetal. Valencia, Venezuela: Editorial Tatum , C.A. 2002:224.         [ Links ]

2. Khoshhal K, Letts RM. Orthopaedic manifestations of campomelic dysplasia. Clin Orthop Relat Res. 2002;401:65-74.         [ Links ]

3. Savarirayan R, Robertson SP, Bankier A, Rogers JG. Variable expression of campomelic dysplasia in a father and his 46, XY daughter. Pediatr Pathol Mol Med. 2003;1:37-46.         [ Links ]

4. Sock E, Pagon RA, Keymolen K, Lissens W, Wegner M, Scherer G. Loss of DNA-dependent dimerization of the transcription factor SOX9 as a cause for campomelic dysplasia. Hum Mol Genet. 2003;12:1439-1447.         [ Links ]

5. Harley VR. The molecular action of testis-determining factors SRY and SOX9. Novartis Found Symp. 2002;244:57-66.         [ Links ]

6. Kobayashi A, Chang H, Chaboissier MC, Schedl A, Behringer RR. Sox9 in testis determination. Ann N Y Acad Sci. 2005;1061:9-17.        [ Links ]

7. Bi W, Huang W, Whitworth DJ, Deng JM, Zhang Z, Behringer RR, et al. Haploinsufficiency of Sox9 results in defective cartilage primordia and premature skeletal mineralization. Proc Natl Acad Sci USA. 2001;12:6698-6703.         [ Links ]

8. Alanay Y, Krakow D, Rimoin DL, Lachman RS. Angulated femurs and the skeletal dysplasias: Experience of the International Skeletal Dysplasia Registry (1988-2006). Am J Med Genet A. 2007;143:1159-1168.         [ Links ]

9. Padilla RA, Durán PM, Davies BR. Displasia tanatofórica: revisión de los criterios de diagnóstico en 5 casos de autopsia. Rev Mex Pediatr. 2005;72:126-132.         [ Links ]

10. Tongsong T, Wanapirak C, Pongsatha S. Prenatal diagnosis of campomelic dysplasia. Ultrasound Obstet Gynecol. 2000;15:428-430.         [ Links ]

11. Khajavi A, Lachman R, Rimoin N. Heterogeneity in the campomelic syndromes. Long and short bone varieties. Radiology. 1976;120:641-647.         [ Links ]

12. Perl AK, Kist R, Shan Z, Scherer G, Whitsett JA. Normal lung development and function after Sox9 inactivation in the respiratory epithelium. Genesis. 2005;41:23-32.        [ Links ]